Destello Tres

0c5a3205-4c7b-479d-a2ee-1c9ac8ff8d2a

Destello Tres

[La emoción y el placer espiritual se han mezclado en este Destello en cierta forma y, ya que su exuberancia no presta mucha atención a los principios del intelecto y la balanza del pensamiento tampoco se corresponde con ellos, no se debería pesar en la balanza de la lógica.]

كُــلُّ شَىْءٍ هَالِكٌ اِلَّا وَجْهَهُ لَهُ الْحُكْـﮥُ وَاِلَيْهِ تُرْجَعُونَ

Las dos frases يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ ﱳ يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ  expresan el significado de la aleya mencionada y también afirma dos verdades importantes. Es por esto que algunos de los jefes de la Orden Naqshbandi hicieron una invocación especial con estas dos frases, en forma de una súplica Naqshi concisa. Viendo que las dos frases expresan el significado de la aleya poderosa, explicaremos unos puntos en relación a dos verdades importantes que las dos frases afirman.

PRIMER PUNTO

La primera vez que se recita يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ, como una operación quirúrgica, corta y aísla al corazón de todo lo que no sea Allah. Es como sigue:

Con respecto a lo abarcativo de su naturaleza, el ser humano está conectado con casi todos los seres y, además, se ha incluido una capacidad ilimitada para amar en su naturaleza. Por estas razones, el ser humano siente amor por todos los seres. Tal como ama el mundo enorme como si fuera su casa, así también ama el Paraíso eterno como si fuera su jardín. Sin embargo, los seres que ama no se detienen, parten y constantemente sufre el dolor de la separación. Ese amor ilimitado se convierte en el medio de tormento ilimitado.

La falta al sufrir ese tormento es suya, porque la capacidad ilimitada de amar de su corazón se le dio para que pudiera dirigirlo hacia Uno que posee una belleza eterna que no muere. Al usarlo mal y gastarlo en los seres efímeros, se ha equivocado y sufre el castigo por sus faltas a través del dolor de la separación.

Y entonces, la primera vez que pronuncia: يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ, corta su apego con los seres efímeros; deja esos objetos de amor antes de que ellos lo dejen a él y así se limpia de su falta. Declara que el amor se restringe al Eterno Amado y expresa este significado: “¡El único Verdaderamente Eterno eres Tú! Cualquier otra cosa excepto Tú es efímera. Quien es efímero por cierto, no puede ser el objeto de apego para mi corazón que fue creado para el amor eterno, para un amor que dura toda la eternidad. Ya que aquellos innumerables amados son efímeros, me dejan y parten, antes de hacerlo, declarando يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ, yo los dejaré. Sólo Tú eres inmortal y sé y creo que los seres sólo pueden ser inmortales porque Tú los haces así. En cuyo caso, deberían ser amada con Tu amor. De lo contrario no son merecedores del apego del corazón”.

Mientras estaba en este estado, el corazón renuncia a innumerables objetos de amor; viendo el sello de fugacidad en su belleza y amabilidad, corta su apego con ellos. Si no lo corta, sufre tantas heridas como cantidad de amados. La segunda frase يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ, es tanto un bálsamo como un antídoto para esas heridas infinitas. Es decir: يَا بَاﯻﰍ Ya que Tú eres Eterno, eso es suficiente, Tú ocupas el lugar de todo. Ya que Tú existes, todo existe”.

Sí, la belleza, el otorgamiento y la perfección en los seres, que son la causa del amor, son generalmente signos de la belleza, del otorgamiento y de las perfecciones del Verdadero Eterno y pasando a través de muchos velos, son sombras pálidas de ellas; por cierto, son sombras de las sombras de las manifestaciones de Sus Bellos Nombres.

SEGUNDO PUNTO

Incluida en la naturaleza humana hay un amor intenso para la eternidad. Incluso, por la facultad de la imaginación, el ser humano desea un tipo de inmortalidad en todo lo que ama. Cada vez que piensa o ve su fugacidad, grita desde la profundidad de su ser. Todos los lamentos de la separación son interpretaciones del llanto que resulta del amor por la inmortalidad. Si no hubiera una inmortalidad imaginada, no habría amor. Incluso se podría decir que una razón por la existencia del reino eterno y del Paraíso eterno es el deseo intenso de inmortalidad que surge de ese amor apasionado por la inmortalidad en la naturaleza humana y de la oración innata y universal por la inmortalidad. El Eterno de Gloria aceptó el deseo intenso, inquebrantable e innato del ser humano y su oración poderosa, efectiva y general ya que Él creó para el ser humano efímero un reino eterno.

¿Es acaso posible que el Creador Munificente y Compasivo acepte el deseo insignificante de un estómago diminuto y su súplica a través de su estado para una permanencia temporaria creando innumerables tipos de alimentos deliciosos y no acepte el deseo intenso de toda la humanidad, que surge de una necesidad innata aplastante y la oración para la eternidad universal, constante, correcta y justa de la humanidad ofrecida a través de la palabra y el estado? ¡Que Allah no lo permita! ¡Cien mil veces no! No es posible que Él no lo acepte. No aceptarlo no sería acorde a Su sabiduría ni a Su justicia ni a Su misericordia ni a Su poder.

Ya que el ser humano desea tanto la eternidad, todas sus perfecciones y placeres dependen de la eternidad. Y ya que la eternidad es particular al Eterno de Gloria; y ya que los Nombres del Eterno son eternos; y ya que los espejos del Eterno toman la tonalidad del Eterno y reflejan Su decreto y manifiestan un tipo de eternidad; por cierto el asunto más necesario para el ser humano, su deber más importante, es establecer una relación con ese Eterno y adherir a Sus Nombres. Porque todo lo que se usa en el camino del Eterno recibe una especie de eternidad. Así, la segunda frase يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ expresa esta verdad. Además de sanar las innumerables heridas espirituales, satisface el deseo intenso de inmortalidad en su naturaleza.

TERCER PUNTO

En este mundo, los efectos del tiempo sobre la fugacidad de las cosas y su paso difieren enormemente. Y mientras que los seres están uno dentro de otro como círculos concéntricos, son diferentes con respecto a la velocidad de su paso.

Tal como las manecillas de un reloj cuentan los segundos y las que cuentan los minutos, las horas y los días aparentemente se parecen entre sí, pero difieren con respecto a la velocidad, así también las esferas del cuerpo, alma, corazón y espíritu del ser humano difieren entre sí. Por ejemplo, a pesar de que la permanencia, la vida y la existencia del cuerpo es sólo de un día que él está o bien una hora y su pasado y futuro están muertos y no existen, la esfera de la existencia y de la vida del corazón se extiende desde muchos días anteriores al presente hasta muchos días en el futuro. Y la esfera del espíritu es vasta; la esfera de su vida y existencia se extiende de los años anteriores al presente y hasta muchos años después de él.

Así, debido a esta capacidad, con respecto al conocimiento, al amor y la adoración de Allah, el Sustentador, y la complacencia de ese Misericordioso, que son el medio para la vida del corazón y del espíritu, la vida efímera de este mundo comprende una vida eterna, resulta en una vida eterna y se parece a una vida eterna e inmortal.

Sí, un segundo en el camino del amor, del conocimiento y de la complacencia del Verdaderamente Eterno es un año. Mientras que si no es en Su camino, un año es un segundo. Un solo segundo, incluso, en Su camino es inmortal y muchos años. Cien años de los negligentes con respecto a este mundo son como un solo segundo. Hay un dicho famoso:

سِنَةُ الْفِرَاقِ سَنَةٌ وَسَنَةُ الْوِصَالِ سِنَةٌ “La separación de un momento dura un año y la unión de un año pasa tan rápidamente como un momento”. Yo digo todo lo contrario: la unión de un momento en nombre de Allah dentro de los límites de la complacencia del Eterno de Gloria es una ventana de unión, no sólo de un año sino una ventana permanente. Mientras que no un año, sino tal vez mil años pasados en negligencia y extravío son como un segundo. Hay un dicho más famoso que el anterior que corrobora esto:

اَرْضُ الْفَلَاةِ مَعَ الْاَعْدَٓاءِ فِنْجَانٌ  سَمُّ الْخِيَاطِ مَعَ الْاَحْبَابِ مَيْدَانٌ

Un significado explícito del primer dicho famoso que mencionamos es este: ya que la unión de los seres efímeros es pasajera, sin importar qué tan larga sea, es breve. Un año de esa unión es tan efímero como un segundo y es una ilusión, un sueño, que causa arrepentimiento y pesar. El corazón humano, que desea la inmortalidad, sólo puede recibir de la unión de un año el placer más diminuto dentro de una fracción de segundo. Y la separación de un minuto no es un año, sino muchos. Porque la arena de la separación es amplia. Incluso si sólo por un segundo, la separación inflige años de destrucción al corazón que anhela la eternidad porque presagia innumerables separaciones. Mientras que para los amores físicos y viles, todo el pasado y el futuro están llenos de separaciones.

En conexión a este tema, decimos esto: ¡Oh, seres humanos! ¿Quieren hacer de sus vidas breves y sin sentido una vida inmortal, larga, beneficiosa y fructífera? Ya que querer esto es demandado por la humanidad, pasa tu vida en el camino del Verdaderamente Eterno porque todo lo que se vuelve al Eterno recibe la manifestación de inmortalidad.

Ya que cada persona desea una larga vida fervientemente y anhela la inmortalidad; y ya que hay un medio para transformar esta vida efímera en vida eterna y en significado es posible hacerla como una larga vida; por cierto cualquiera que no haya perdido su humanidad buscará el medio e intentará transformar la posibilidad en una realidad y actuará en consecuencia. Sí, el medio es este: trabajan por Allah, encuéntrense con otros por Allah, hagan sus labores por Allah; actúen dentro de la esfera de ‘Por Allah, en nombre de Allah, por cuenta de Allah’. Entonces todos los momentos de sus vidas se volverán como años.

Aludiendo a esta verdad, las aleyas del Corán señalan que una sola noche como la Noche del Decreto es como mil meses, es decir, aproximadamente ochenta años. También indicando esta verdad está ‘la expansión del tiempo’, un principio probado entre los evliyas y la gente de realidad, a través del misterio por el cual, la Ascensión de unos pocos minutos se convierte en muchos años y demuestran la existencia de esta verdad y de hecho lo muestra. Las pocas horas de la Ascensión del Profeta (PyB) tuvieron la longitud, amplitud y comprensión de miles de años. Porque entró al mundo de la eternidad por medio de la Ascensión y algunos minutos de ese mundo comprende miles de años de este mundo.

Además, están las numerosas instancias de ‘la expansión del tiempo’ experimentada por los evliyas, que se construyeron sobre esta verdad. Se narra que algunos evliyas hicieron el trabajo de un día en un solo minuto, algunos realizaron los deberes de un año en una hora y recitaron todo el Corán en el espacio de un minuto. Estas personas veraces nunca caerían tan bajo como para mentir a sabiendas. Tampoco puede haber ninguna duda de que observaron exactamente el hecho de ‘la expansión del tiempo’[1], que así se informa numerosa y unánimemente.

Un tipo de expansión del tiempo confirmado por todos se experimenta en los sueños. A veces un día en el mundo despierto, o muchos días, sería necesario experimentar los sucesos, las palabras, los placeres y los dolores que se experimentan en el sueño de un minuto.

En Breve: Por cierto el ser humano es efímero, pero fue creado para la eternidad y como el espejo del Eterno y fue encargado con tareas que producen frutos eternos y se le dio una forma que es el medio para las manifestaciones y los bordados de los Nombres eternos de un Eterno. En cuyo caso, la verdadera tarea y felicidad del ser humano es aferrarse con todos sus poderes y facultades a los Nombres de ese Eternamente Eterno dentro de los límites de aquellas cosas que Lo complacen; es para volverse al Eterno y para ir a Él. Tal como su lengua pronuncia: يَا بَاﯻﰍ أَنْتَ الْبَاﯻﰍ, así también su corazón, espíritu, mente y todas sus facultades sutiles deberían declarar:

هُوَ الْبَاﯻﰍ هُوَ الْاَزَلِىُّ الْاَبَدِىُّ هُوَ الْسَّرْمَدِىُّ هُوَ الدَّائِمُ هُوَ الْمَطْلُوبُ هُوَ الْمَحْبُوـبُـ هُوَ الْمَقْصُودُ هُوَ الْمَعْبُودُ
سُبْحَانَكَ لَاعِلْمَ لَنَٓا اِلَّا مَاعَلَّمْتَنَاﮈ اِنَّكَ اَنْتَ الْعَل۪يمُ الْحَك۪ــيمُ
رَبَّنَا لَا تُؤَاخِذْنَٓا اِنْ نَس۪ينَٓا اَوْ اَخْطَاْنَا

[1] Las aleyas:قَالَ قَائِلٌ مِنْهُمْ كَمْ لَبِثْتُمْ قَالُوا لَبِثْنَا يَوْمًا اَوْ بَعْضَ يَوْمٍ yوَلَبِثُوا فِى كَهْفِهِمْ ثَلاَثَ مِائَةٍ سِنِينَ وَازْدَادُوا تِسْعًا  señalan el traspaso del tiempo, mientras que la aleya:وَاِنَّ يَوْمًا عِنْدَ رَبِّكَ كَاَلْفِ سَنَةٍ مِمَّا تَعُدُّونَ , señala la expansión del tiempo.