La Carta de Aisha Deniz

La Carta de Aisha Deniz

Cuando decidí venir a Turquía, hace ya más de un año, jamas imaginé todas las cosas y personas buenas que me esperaban aquí. Parecía que todo eran peligros y riesgos. Mi familia y amigos no se alegraron al saber que abandonaría España, para ir a otro país donde no tendría un trabajo mejor, ni familia, amigos, etc?Sin embargo, todos me apoyaron porque yo quería hacerlo. En un principio lo vi como una aventura, aún hoy no sé muy bien por qué quería tanto vivir aquí, tampoco por qué sigo aquí, es algo que viene del alma y del corazón y no se puede explicar con palabras, algo me dice que tengo cosas importantes que hacer aquí. Cada día me gusta más mi trabajo, tirengo amigos que son como mi familia y estoy feliz, pero sé que hay algo más, yo lo atribuyo a las traducciones del Risale-i Nur.

Al llegar no sabía muy bien en qué consistiría mi trabajo en la escuela, pero sabía que tendría que ayuar a Mehmet Bey en unas traducciones, sinceramente no imagine que fueran libros religiosos. Cuando comencé a leer los libros y traducirlos me empecé a sentir mejor. Aunque me había adaptado más o menos rápido y estaba contenta, hacer las traducciones me ayudó mucho, podía comprender mejor muchas cosas y sentía una gran tranquilidad y paz en esos momentos.

En los libros encontré una forma de pensar muy similar a la mia y así a través del Risale-i Nur llegué al Corán. Los bellos versos del Corán me parecían algo verdaderamente milagroso, un ser humano no podía haber escrito eso. En ningún momento tuve dudas sobre creer o no creer, simplmente creí.

Debo decir que cuando vivía en España tuve problemas y discusiones en cuanto a la religión. Nunca pude aceptar que Jesús o el Espíritu Santo fueran igual que Allah. Además las prácticas de muchas iglesias no son normales y en ocasiones se parecen más a un negocio que a un lugar de oración. Sin embargo, nunca he dejado de creer que un Ser superior nos ha creado y lo ha planeado todo. Así que aceptar el Islam no fue dificil para mi, sucedió de una manera natural y sin darme mucha cuenta.

Así comencé a sentir que debía de hacer cosas, que tenía deberes que cumplir. Y en el mes de Ramadán, ayuné. Ya lo había hecho el año anterior, justo al llegar de España, pero lo había hecho para vivir la experiencia y como un reto. Esta vez era diferente, ahora lo sentía y lo hacía feliz, lo cual lo hizo más fácil de llevar, y pude disfrutarlo muchísimo.

Fue en esa época cuando empece a asimilar que ya era parte del Islam. Al enterarse que ayunaba la gente solía preguntarme que por qué lo hacía, que si era musulmana. Yo me quedaba parada sin saber muy bien que responder, y mi respuesta era algo como: ?Si me explicas que es ?ser musulmán?, podré decirte si lo soy o no. Si consideras ser musulmán creer en Allah, aceptar el Corán y a su revelador el Profeta Muhammed (y otros profetas anteriores). Pues entonces sí, soy musulmana.?

Después pasaron otras cosas interesantes. Normalmente no recuerdo mis sueños, sin embargo en este último mes he tenido dos muy importantes. El primero lo tuve en Estambul, estaba allí para asistir en el Simposium Internacional ?Adalet?. Soñe que estaba en España, en casa de mi familia, todos estabamos sentados en la mesa comiendo y tambien estaba allí Said Nursi. El maestro hablaba y yo les explicaba en español a mi familia lo que decía, ya no podían entender el idioma. Desperté llorando pero con sensación de felicidad. Para mi el sueño es una aproximación a la realiadad. Yo traduzco sus libros para que el resto de la gente que habla español pueda entenderlos y como yo, dejar que la luz entre en sus corazones.

El segundo de los sueño fue hace menos de una semana, había estado buscando piso y había visto una casa perfecta para mi, esa noche soñe que en el salón de esa casa, Said Nursi me ponía nombre: ?Ayse Deniz? dijo tres veces. Al día siguiente alquilé el piso y espero que pronto la gente pueda llamarme así.

Sólo Allah lo sabe, pero creo que si no hubiera venido a trabajar a aquí, si Mehmet Bey no hubiera puesto los libros del Risale-i en mis manos, la luz del Islam no habría llegado hasta mi corazón.

            Aisha Deniz Caparros Machuca
2 Diciembre 2007 İzmir