CARTA DIECISIETE

Descargar

Carta Diecisiete

[El Apéndice del Destello Veinticinco]

UNA CARTA DE CONDOLENCIAS

POR LA MUERTE DE UN HIJO

بِاسْمِهِ وَاِنْ مِنْ شَيْءٍ اِلاَّ يُسَبِّحُ بِحَمْدِهِ

¡Mi Querido Hermano del Más Allá, Hafiz Halid Efendi!

وَبَشِّرِالصَّابِرِينَ الَّذِينَ اِذَااَصَابَتْهُمْ مُصِيبَةٌقَالُوااِنَّالِلّٰهِ وَاِنَّااِلَيْهِ رَاجِعُونَ

            Hermano mío, la muerte de tu hijo me entristeció. Pero, اَلْحُكْمُ لِلّٰهِ la conformidad con el decreto Divino y la sumisión del Decreto Divino es una marca del Islam. Que Allah Todopoderoso les otorgue paciencia a todos ustedes. Y que Él pueda hacer del difunto un mérito y un intercesor para ustedes en el Más Allá. Explicaré Cinco Puntos que son noticias verdaderamente buenas y ofrecen consuelo para ti y para los piadosos creyentes como tú:

PRIMER PUNTO

El significado de la frase: وِلْدَانٌ مُخَلَّدُونَ en el Sabio Corán es este: con esta frase, la aleya indica y da las buenas noticias de que los hijos de los creyentes que mueren antes de alcanzar la madurez permanecerán perpetuamente como hijos eternos y amorosos en una forma merecedora del Paraíso; que serán un medio eterno de felicidad en el abrazo de sus padres y madres que van al Paraíso; que serán el medio de asegurarles a sus padres los placeres más dulces como hijos amorosos y cariñosos; que todas las cosas placenteras se encontrarán en el Paraíso; que las afirmaciones de quienes dicen que debido a que el Paraíso no es el lugar de reproducción, no habrá hijos amorosos y cariñosos no son correctas; y que ganar millones de años de amor y cariño puro y sin dolores de hijos eternos en lugar de un corto tiempo como diez años de hijos amorosos mezclados con las penas de este mundo es una gran fuente de felicidad para los creyentes. وِلْدَانٌ مُخَلَّدُونَ

SEGUNDO PUNTO

Una vez, un hombre estaba en prisión. Enviaron a uno de sus hijos amorosos con él. El prisionero infeliz sufrió sus propios pesares y, ya que no pudo hacer que su hijo estuviera cómodo, también sufrió por su dificultad. Entonces el juez compasivo le envió un hombre a él con un mensaje que decía: “Por cierto este niño es tuyo, pero él es mi súbdito y de mi pueblo. Lo tomaré y lo cuidaré en un palacio delicado”. El hombre lloró angustiado. Dijo: “¡No te daré a mi hijo que es mi fuente de consuelo!” Sus amigos le dijeron: “Tu dolor no tiene sentido. Si te lamentas por tu hijo, él irá a un palacio espacioso y feliz en lugar de este calabozo sucio, apestoso y angustiante. Si sufres por ti mismo y estás buscando tu propio beneficio, si tu hijo se queda aquí, sufrirás mucha angustia y dolor por las dificultades de tu hijo además de tu beneficio dudoso y temporario. Si va allí, será mil ventajas para ti, será la causa de atracción de la misericordia del rey y será un intercesor para ti. El rey querrá que te encuentres con él. Seguramente no lo enviará a la cárcel para que tú lo puedas ver; te liberará a ti de la prisión, te convocará al palacio y te permitirá encontrarte con tu hijo allí. Con la condición que de tengas confianza en el rey y lo obedezcas…”

 Mi querido hermano, como esta comparación, cuando los hijos de los creyentes mueren como el tuyo se debe pensar como sigue: el niño era inocente y su Creador es Compasivo y Generoso. Lo ha llevado ante Su más perfecta gracia y misericordia en lugar de mi crianza y compasión deficientes. Lo ha liberado de la prisión dolorosa, calamitosa y difícil de este mundo y lo envió a los jardines del Paraíso. ¡Qué felicidad para el niño! Si se hubiera quedado en este mundo, quién sabe qué forma hubiese tomado. En consecuencia, no siento pena por él, creo que es afortunado. Quedan los beneficios para mí mismo y no me lamento por mí, ni me angustio ni siento pesar. Porque si se hubiera quedado en el mundo, él hubiera asegurado diez años del amor temporario de un hijo mezclado con dolores. Si hubiera sido recto y si hubiera sido capaz en cuanto a los asuntos del mundo, tal vez me hubiera ayudado. Pero con su muerte, se ha vuelto como un intercesor que es el medio de diez millones de años del amor de un niño en el Paraíso eterno y de la felicidad perdurable. Por cierto, quien pierde un beneficio dudoso e inmediato y gana mil beneficios ciertos y pospuestos no muestra dolor ni pesar, no grita desesperado.

TERCER PUNTO

El niño que murió era la criatura, la posesión, el siervo y, junto con todos sus miembros, la obra de arte de un Creador Muy Compasivo y, perteneciéndole a Él, fue un amigo de sus padres, puesto temporariamente bajo su supervisión. El Creador hizo que el padre y la madre fueran siervos del hijo. A cambio por sus servicios, Él les dio una compasión agradable como salario inmediato. Ahora, si como lo requieren la misericordia y la sabiduría, ese Creador Compasivo, Quien tiene novecientas noventa y nueve partes de mil de las que tiene el niño, te quita al niño y le pone fin a tu servicio, gritar con dolor y desesperación debido a esa única parte aparente frente al verdadero dueño de las mil partes de una manera que parece una queja, no es apropiado de un creyente; más bien es apropiado de la gente negligente y extraviada.

CUARTO PUNTO

Si el mundo hubiera sido eterno, el ser humano tuviera que permanecer en él eternamente y la separación hubiera sido eterna; el pesar doloroso y la congoja desesperante hubieran tenido algún significado. Pero ya que este mundo es una casa de huéspedes, fuera donde fuera que el niño muerto se haya ido, tú, y nosotros también, iremos. Además, esta muerte no es particular a él, es una carretera general. Y, ya que la separación no es para siempre, en el futuro, tanto en el Reino Intermedio y en el Más Allá, se encontrará con él. Debe decir,   اَلْحُكْمُ لِلّٰهِ. Él se lo dio y Él se lo quitó.

اَلْحَمْدُ لِلّٰهِ عَلَى كُلِّ حَالٍ y se debe ofrecer las gracias con paciencia.

QUINTO PUNTO

La compasión, una de las manifestaciones más sutiles, bellas, agradables y dulces de la misericordia Divina es un elixir luminoso. Es mucho más directo que el amor pasional; rápidamente se convierte en un medio de unión con Allah Todopoderoso. El amor metafórico y el amor mundanal se transforman en verdadero amor con muchas dificultades y encuentran a Allah Todopoderoso, pero la compasión ata a Su corazón de manera más corta, pura y sin dificultad. Tanto el padre como la madre aman a su hijo como al mundo completo. Cuando se les quita a su hijo, si son afortunados y si son verdaderos creyentes, giran sus rostros de este mundo y encuentran al Verdadero Otorgador de Bendiciones. Dicen: “Ya que este mundo es transitorio, no vale el apego del corazón”. Donde sea que el hijo haya ido, se apegan a ese lugar y alcanzan un estado altamente espiritual. La gente negligente y extraviada está privada de la felicidad y de las buenas noticias de estos Cinco Puntos. Puedes ver de lo siguiente qué dolorosa es su situación: una mujer vieja ve a su único hijo amoroso que lo ama en la agonía de la muerte y porque imagina que el mundo es eterno y como resultado de su negligencia y extravío, cree que la muerte es inexistencia y separación eterna. Piensa en él en la tierra de su tumba en lugar de su cama suave, y debido a su negligencia o extravío, no piensa en el Paraíso de misericordia y en el cielo de bendición del Más Compasivo de los Compasivos; puedes ver por comparación qué pesar y dolor desesperante sufre ella. Mientras la fe y el Islam que son el medio de la felicidad tanto en este mundo como en el Otro le dice al creyente: su Creador Compasivo tomará a tu hijo que está en la agonía de la muerte desde este mundo fugaz y lo llevará al Paraíso. Lo hará tanto un intercesor para ti y un niño eterno. La separación es temporaria, no te preocupes, di:

اَلْحُكْمُ لِلّٰهِ ٭ اِنَّا لِلّٰهِ وَاِنَّا اِلَيْهِ رَاجِعُونَ

y sopórtalo con paciencia.

اَلْبَاقِى هُوَ الْبَاقِى

Said Nursi