CARTA DOCE

Descargar

Carta Doce

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ وَاِنْ مِنْ شَيْءٍ اِلاَّ يُسَبِّحُ بِحَمْدِهِ

اَلسَّلاَمُ عَلَيْكُمْ وَ عَلَى رُفَقَائِكُمْ

¡Mis Queridos Hermanos!

Me hicieron una pregunta esa noche y no respondí, porque no está permitido discutir sobre los asuntos de la fe. Vuestra discusión de ellos fue en forma de disputa. Por ahora estoy escribiendo respuestas muy breves para vuestras tres preguntas que fueron la base de vuestra disputa. Encontrarán los detalles en las Palabras, cuyos nombres ha escrito el farmacéutico. Solamente no se me ocurrió mencionar la Palabra Veintiséis, sobre el Decreto Divino y la facultad de voluntad del ser humano; miren eso también, pero no lo lean como un periódico. La razón por la que refiero al farmacéutico a estudiar esas Palabras es esta: las dudas sobre los asuntos de ese tipo surgen de la debilidad de la fe en los pilares de la fe. Esas Palabras demuestran todos los pilares de la fe completamente.

PRIMERA PREGUNTA

¿Qué sabiduría surge de que Adán (p.) haya sido expulsado del Paraíso y de que algunos de la humanidad, los hijos de Adán, sean enviados al Infierno?

La Respuesta: La sabiduría de ello se relaciona con las tareas a cargo; Adán fue enviado a cargo de una tarea tan importante que descubrir el progreso espiritual de toda la humanidad y desarrollar las habilidades de toda la humanidad y la naturaleza esencial del ser humano como un espejo abarcativo de todos los Nombres Divinos, son el resultado de esa tarea. Si Adán hubiera permanecido en el Paraíso, su rango hubiera sido fijo como el de los ángeles; las habilidades del ser humano no se hubieran desarrollado. De todos modos, los ángeles, cuyos rangos no cambian, son numerosos y el ser humano no necesita realizar ese tipo de adoración. Por cierto, ya que la sabiduría Divina requirió un reino de aceptación de la religión por voluntad propia según las habilidades del ser humano, que atravesaría infinitos niveles, Adán fue expulsado del Paraíso por su reconocido pecado, siendo el pecado el requisito de la naturaleza del ser humano contrariamente al de los ángeles. Es decir, tal como que Adán fuera expulsado del Paraíso fue pura sabiduría y pura misericordia, así también es justo y correcto que los incrédulos sean enviados al Infierno.

Como se menciona en la Tercera Indicación de la Palabra Diez, el incrédulo sólo cometió un pecado en una vida corta, pero dentro del pecado hubo infinitos errores. Porque la incredulidad es un insulto a todo el universo; niega el valor de todos los seres, niega el testimonio de la Unidad Divina de todas las criaturas y desprecia los Nombres Divinos, cuyas manifestaciones se ven en los espejos de los seres. En consecuencia, para vengar los derechos de los seres sobre los incrédulos, el monarca de los seres, el Convincente de Gloria, arroja a los incrédulos al Infierno eterno y esto es puro derecho y justicia porque un crimen infinito exige un castigo infinito.

SEGUNDA PREGUNTA

¿Por qué se crearon los demonios? Allah Todopoderoso creó a Satanás y a los demonios; ¿cuál es la sabiduría en ello? ¿No son malas la creación de los demonios y la creación del mal?

La Respuesta: Allah no lo permita, la creación de los demonios no es mala, hacer el mal más bien es malo. Porque la creación y la existencia miran hacia todas las consecuencias, mientras que hacer el mal mira hacia un resultado en particular, ya que es una relación en particular. Por ejemplo, hay miles de consecuencias de la caída de lluvia y todas son buenas. Si a través de la mala elección, algunas personas reciben daño de la lluvia, no pueden decir que la creación de la lluvia no es una misericordia, no pueden afirmar que la creación de la lluvia es mala. Porque es debido a su mala elección o a su acto equivocado que es mala para ellos. También hay numerosos beneficios en la creación del fuego y todos son buenos. Pero si algunos reciben daño del fuego por su mal uso y su mala elección, no puede decir que la creación del fuego es mala; porque no fue solamente creado para quemarlos a ellos. Más bien, ponen sus manos en el fuego por su mala elección, que cocina su comida y hacen que ese siervo sea enemigo para sí mismos.

En Breve: El mal menor es aceptable para un bien mayor. Si un mal que conducirá a un bien mayor se abandona para que el mal menor no suceda, un mal mayor entonces se habrá perpetrado. Por ejemplo, hay por cierto algunos daños y males menores materiales y físicos al enviar soldados a pelear la yihad, pero en la yihad hay un bien mayor por medio de la cual el Islam se salva de ser conquistado por infieles. Si la yihad se abandona debido a esos males menores, entonces el mal mayor vendrá después de que el bien mayor se haya ido. Y eso está absolutamente mal. También, por ejemplo, amputar un dedo que está infectado con gangrena y debe ser amputado es bueno y correcto, a pesar de que aparentemente es un mal porque si no se amputara, la mano será amputada y eso sería un mal mayor.

Así, la creación y la existencia de males, daños, tribulaciones, demonios y cosas dañinas no está mal y feo, ya que son creados por muchos resultados importantes. Por ejemplo, porque los demonios no molestan a los ángeles, los ángeles no pueden progresar; sus niveles son fijos y no cambian. También, los niveles de los animales son fijos y deficientes. Sin embargo, en el mundo de la humanidad los niveles de progreso y declive son infinitos. Hay una distancia extremadamente larga por la que progresar, desde la de Nimrod y del Faraón hasta los evliyas veraces y profetas.

Así, a través de la creación de los demonios y el misterio de la aceptación de la religión por voluntad propia y el envío de los profetas y la arena de pruebas y examen, de esfuerzo y competición, se ha abierto para que los espíritus bajos como el carbón puedan diferenciarse y separarse de los espíritus elevados como diamantes. Si no hubiera habido esfuerzo y competición, las habilidades en la mina de la humanidad que son como diamantes y carbón hubieran quedado iguales. El espíritu de Abu Bakr el Veraz en lo más alto de lo alto hubiera quedado al mismo nivel de Abu Yahl en lo más bajo de lo bajo. Esto significa que debido a que la creación de los demonios y los males mira hacia los resultados grandes y universales, la creación de ellos no es una maldad ni está mal. Los demonios y las instancias de mal que surgen de los abusos y de las causas particulares conocidas como inclinación o elección pertenecen a la ‘adquisición’ y elección del ser humano, no a la creación Divina.

Si preguntan: La mayoría de la humanidad se convierte en incrédulos debido a la existencia de Satanás y abrazan la incredulidad y sufren daño, a pesar del envío de profetas. Si, según la regla: “la mayoría tiene la palabra”, la mayoría sufre males como resultado, entonces la creación del mal es mala e incluso se puede decir que el envío de profetas no es una misericordia. ¿No es así?

La Respuesta: La cantidad no tiene importancia en relación a la calidad. La verdadera mayoría mira hacia la calidad. Por ejemplo, si hay cien semillas de una palmera datilera y no se ponen debajo de la tierra y se riegan para que sufran una reacción química y manifiesten una lucha por la vida, son sólo cien semillas que no valen nada. Pero si se las riega y están sujetas a la lucha por la vida y luego ochenta de las cien se pudren debido a una falla al hacerlo, pero veinte se convierten en árboles cargados de frutos, ¿puedes decir que “regarlas estuvo mal porque la mayoría se pudrió”? Por supuesto, no puedes decir eso, porque esas veinte se han convertido en veinte mil. Quien pierde ochenta y gana veinte mil no sufre daño y no puede ser malo.

Y, por ejemplo, un pavo real pone cien huevos y valen creo que valen mucho mas. Si la gallina se sienta sobre los cien huevos y ochenta se arruinan y veinte se incuban como pavos reales, ¿se puede decir que hay una gran pérdida y el asunto estuvo mal; que estuvo mal poner a la gallina clueca sobre los huevos y ocurrió un mal? No, no es así, es más bien un bien. Porque la especie del pavo real y la familia de huevos perdió ochenta huevos que valen, pero ganó veinte pavos reales que valen veinte.

Así, a través del envío de profetas y el misterio de la aceptación de la religión por voluntad propia y al esforzarse y pelear con los demonios, a cambio de los cientos de miles de profetas y millones de evliyas y miles de millones de eruditos purificados que han ganado, que son como los soles, las lunas y las estrellas del mundo de la humanidad, los seres humanos han perdido a los incrédulos y embusteros, que son numerosos con respecto a la cantidad, insignificantes con respecto a la calidad y son como bestias dañinas.

TERCERA PREGUNTA

Allah Todopoderoso envía calamidades e ocasiona tribulaciones; ¿no es esto tiránico para los inocentes en particular e incluso para los animales?

La Respuesta: Allah no lo permita, la soberanía es Suya. Él sostiene el dominio sobre Sus posesiones como Él desea. Además, un artesano habilidoso te hace un modelo a cambio de un salario y te viste en una vestimenta enjoyada que él ha diseñado muy artísticamente. Entonces para mostrar su arte y habilidad, lo acorta y lo alarga, lo mide y lo recorta, y te hace sentar y parar. ¿Puedes decirle?: “Has arruinado la vestimenta que me hizo bello. Me has causado problemas haciéndome sentar y parar”? Por supuesto, no puedes decir eso. Si lo dijeras, estarías loco.

De la misma manera, el Creador Glorioso te ha vestido con un ser trabajado artísticamente enjoyado con facultades como los ojos, los oídos y la lengua. Para mostrar los bordados de varios de Sus Nombres, Él hace que te enfermes, Él te ocasiona tribulaciones, Él hace que sientas hambre, Él te sacia, Él hace que sientas sed; Él hace que gires en estados como estos. Para fortalecer la esencia de la vida y mostrar las manifestaciones de Sus Nombres, Él hace que viajes en numerosas condiciones así. Si dices: “¿Por qué me ocasionas estas calamidades a mí?”, como se indica en la comparación, cien instancias de sabiduría te silenciará. En todo caso, la calma, el reposo, la inactividad, la monotonía y la detención de la acción son formas de inexistencia y daño. La acción y el cambio son existencia y bien. La vida encuentra su perfección a través de la acción, progresa por medio de las tribulaciones. La vida manifiesta varias acciones a través de la manifestación de los Nombres Divinos, se purifica, encuentra fuerza, se descubre y se expande, se vuelve una pluma móvil que escribe su propio destino; realiza su deber y adquiere el derecho de recibir recompensa en el Más Allá.

Así, las respuestas a las tres preguntas en vuestra disputa son brevemente estas. Las explicaciones se encuentran en las treinta y tres Palabra.

¡Mi Querido Hermano! Léeles esta carta al farmacéutico y a quienes oyeron la discusión que consideres apropiado. Y envíale mis saludos a mi nuevo alumno, el farmacéutico, y dile lo siguiente:

“No está permitido discutir los asuntos sutiles de la fe como los mencionados anteriormente en una reunión social de forma de disputa desequilibrada. Como un concurso descontrolado, mientras que es una panacea, se convierte en veneno. Es dañino tanto para quienes hablan como para quienes escuchan. Está permitido discutir esos asuntos moderada y justamente como un intercambio de ideas”. Y dile: “Si te surgen dudas sobre asuntos de este tipo a tu corazón y no puedes encontrar la respuesta en las Palabras, entonces escríbeme en privado…”. Y dile al farmacéutico: “El siguiente significado se me ocurrió en relación al sueño que tuvo sobre su difunto padre: ya que su difunto padre fue un doctor tal vez fue beneficial para algunos de los cercanos a Allah o algunos puros y sagrados y en el momento de su muerte, los espíritus de aquellas personas benditas que se beneficiaron con él fueron vistos por el más cercano a él, su hijo, en forma de pájaros; se me ocurrió que vinieron a encontrarse con él con un tipo de bienvenida que sería la intercesión de su espíritu”. Les envío saludos a todos los amigos que estuvieron juntos aquí esa noche y rezo por ellos.

اَلْبَاقِى هُوَ الْبَاقِى

Said Nursi