CARTA SEIS

Descargar

Carta Seis

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ وَاِنْ مِنْ شَيْءٍ اِلاَّ يُسَبِّحُ بِحَمْدِهِ

سَلاَمُ اللّٰهِ وَرَحْمَتُهُ وَبَرَكَاتُهُ عَلَيْكُمَا وَعَلَى اِخْوَانِكُمَا مَادَامَ الْمَلَوَانِ وَتَعَاقَبَ الْعَصْرَانِ وَمَادَارَ الْقَمَرَانِ وَاسْتَقْبَلَ الْفَرْقَدَانِ

¡Mis hermanos trabajadores, amigos fervientes y medios de consuelo en esta tierra de exilio conocida como el mundo!

Ya que Allah Todopoderoso los ha hecho accionistas de los significados que Él ha impartido en mi mente, seguramente también es vuestro derecho compartir mis sentimientos. Para no entristecerlos demasiado, omitiré la parte excesivamente dolorosa de mi soledad en el exilio y les relataré una parte, como sigue:

Estos últimos dos o tres meses he estado muy solo. En ocasiones, una vez cada dos o tres semanas tengo un invitado conmigo; el resto del tiempo estoy solo. Y hace casi veinte días, no ha habido ninguno de ellos trabajando en las montañas cerca de mí; todos se han dispersado…

Una noche en estas montañas extrañas, en silencio y solo entre los suspiros acongojados de los árboles, me vi a mí mismo en cinco exilios de diferentes matices.

El primero: debido a la ancianidad, estaba solo y era un extraño alejado de la gran mayoría de mis amigos, relaciones y quienes son cercanos a mí; sentí un exilio triste por haberme abandonado y por haber partido hacia el Reino Intermedio. Luego otra esfera de exilio se abrió dentro de este: sentí un triste sentido de separación y exilio en la mayoría de los seres con los cuales estaba apegado, como la última primavera, habiéndome abandonado y habiendo partido. Y otra esfera de exilio se abrió dentro de éste, que era el que me había alejado de mi tierra natal y de mis relaciones y estaba solo. Sentí un sentido de separación y exilio que surgió de esto también. Luego, a través de eso, la soledad de la noche y de las montañas me hicieron sentir otro exilio lamentable. Y luego vi mi espíritu en un exilio tanto abrumador, que se habían preparado para viajar hacia la eternidad tanto de este exilio y de la casa de huéspedes transitoria de este mundo. De repente me dije, Allah Mío, ¿cómo pueden soportarse estos exilios y capas de oscuridad? Mi corazón exclamó:

¡Señor mío! Soy un extraño, no tengo a nadie, soy débil, no tengo poder, soy impotente, soy anciano;

No tengo voluntad; busco recurso, busco perdón, busco ayuda de Tu Corte, ¡Oh, Allah!

De repente la luz de la fe, la refulgencia del Corán y la gracia del Más Misericordioso vino en mi ayuda. Transformaron aquellos cinco exilios oscuros en cinco esferas luminosas y familiares. Mi lengua dijo:

حَسْبُنَااللّٰهُ وَنِعْمَ الْوَكِيلُ

Mientras mi corazón recitaba la aleya:فَاِنْ تَوَلَّوْا فَقُلْ حَسْبِىَ اللّٰهُ  لاَاِلهَ اِلاَّهُوَعَلَيْهِ تَوَكَّلْتُ وَهُوَرَبُّ الْعَرْشِ الْعَظِيمِ mi mente también se dirigía a mi alma, exclamando con angustia y terror diciendo:

¡No te quejes por las dificultades, oh, desdichado, ven, confía en Allah!

Porque debes saber que quejarse agrava la dificultad y es un gran error.

Encuentra a Quien Envía la dificultad, y debes saber que es un regalo dentro de un regalo, un placer.

¡Entonces deja de quejarte y ofrece las gracias; como el ruiseñor, sonríe a través de tus lágrimas!

Si no Lo encuentras, debes saber que el mundo es todo dolor dentro de dolor, fugacidad y pérdida.

Entonces ¿por qué lamentarse por una pequeña dificultad mientras sobre ti hay todo un mundo de aflicción? ¡Ven, confía en Allah!

¡Confía en Allah! Ríete en la cara de la dificultad; ella también se reirá.

Mientras se ríe, disminuirá; cambiará y se transformará.           

Y como Mevlana Yalal al-Din, uno de mis maestros, le dijo a su alma, yo también dije:

اُو گُفْتْ اَلَسْتُ و تُو گُفْتِى بَلَى شُكْرِ بَلَى چِيسْتْ كَشِيدَنْ بَلاَ ٭ سِرِّ بَلاَ چِيسْتْ كِه يَعْنِى مَنَمْ حَلْقَه زَنِ دَرْگَهِ فَقْر و فَنَا

Entonces, después mi alma declaró: “Sí, sí, a través de la impotencia y de confiar en Allah, de la pobreza y de buscar refugio en Él, la puerta de la luz se abre y las capas de oscuridad se dispersan. ¡Alabado sea Allah por la luz de la fe y el Islam!” Vi que elevada verdad expresan los siguientes versos del famoso Hikam Ata’iyya:

مَاذَا وَجَدَ مَنْ فَقَدَهُ٭ وَمَاذَا فَقَدَ مَنْ وَجَدَهُ

Es decir, quien Lo encuentra, encuentra todo, mientras que quien no Lo encuentra, no puede encontrar nada. Si encuentra algo, sólo le traerá problemas. Y comprendí el significado del Hadiz: طُوبَى لِلْغُرَبَاءِ . Y ofrecí las gracias.

Y entonces, hermanos míos, por cierto estos exilios oscuros se iluminaron a través de la luz de la fe, pero aún así me afectaron al punto tal que me provocó el siguiente pensamiento: “Ya que soy un extraño y estoy en exilio e iré al exilio, me pregunto si mis deberes en esta casa de huéspedes han terminado. ¿Debería delegarles a las Palabras y a ustedes y, por completo, cortar todos mis lazos?” Por esta razón les pregunto si las Palabras que he escrito son suficientes o les falta algo. Es decir, ¿ha terminado mi deber para que con comodidad de corazón pueda arrojarme a un exilio lleno de luz, verdadero y agradable, olvidarme del mundo y, como dijo Mevlana Yalal al-Din:

دَانِى سَمَاعِ چِه بُوَدْ بِى خُودْ شُدَنْ زِهَسْتِى

اَنْدَرْ فَنَاىِ مُطْلَقْ ذَوْقِ بَقَا چَشِيدَنْ

Preguntando: “¿puedo buscar un exilio elevado?”, los he molestado con estas preguntas.

اَلْبَاقِى هُوَ الْبَاقِى

Said Nursi