CARTA TRES

Descargar

Carta Tres

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ   وَاِنْ مِنْ شَيْءٍ اِلاَّ يُسَبِّحُ بِحَمْدِهِ

[Parte de una carta enviada a uno de sus alumnos reconocidos.]

Quinto: Me escribiste en una de tus cartas que querías compartir mis sentimientos aquí, entonces escucha uno de mil de ellos.

Una noche, a una altura de un edificio de cien pisos en la casa de árbol en la cima de un cedro, miré el bello rostro de los cielos engalanados con estrellas y vi en el juramento del Sabio Corán de:

الْكُنَّسِ una elevada luz de milagro y un brillante secreto de elocuencia. Esta aleya, que se refiere a los planetas que están ocultos y esparcidos por afuera, muestra a la mirada de los observadores un bordado de arte muy elevado y un tapiz instructivo. Estos planetas surgen de la esfera del sol, su comandante y, al entrar a la esfera de las estrellas fijas, muestran bordados frescos e instancias de arte en los cielos. A veces vienen hombro con hombro con otra estrella como ellas mismas y muestran una situación bella. Y a veces entran entre las estrellas pequeñas y asumen la posición de un comandante. Especialmente en esta época después de la puesta del sol, Venus en el horizonte y antes del amanecer temprano, una  de sus compañeras muestra una gracia verdadera y una escena agradable. Más tarde, después de cumplir con sus tareas como inspectores y actuando como lanzaderas en el tapiz artístico, regresan y entran en la esfera resplandeciente del sol y se ocultan. Ahora demuestran tan brillantemente como el sol la majestuosidad de la divinidad y la brillante soberanía Divina de Quien gira nuestra tierra y los planetas descriptos en la aleya mencionada anteriormente con perfecto orden en el espacio, cada uno como un barco o aeroplano. Ve qué soberanía majestuosa que tiene bajo su dominio barcos y aeroplanos mil veces más grandes en tamaño que la tierra y que viajan ocho horas de distancia en un segundo.

Puedes comprender de esto, entonces, qué felicidad tan elevada, qué gran honor, es conectarse con semejante Monarca a través de la adoración y la fe y se su huésped.

Luego observé la luna y vi una luz brillante de milagro en la aleya:

وَالْقَمَرَ قَدَّرْنَاهُ مَنَازِلَ حَتَّى عَادَ كَالْعُرْجُونِ الْقَدِيمِ Por cierto, la determinación, rotación, regulación e iluminación de la luna y su posicionamiento con respecto a la tierra y el sol con un cálculo extremadamente preciso es tan maravilloso, tan increíble, que para el Todopoderoso Quien lo ordena y determina así, nada en absoluto puede ser difícil. Instruye a todos los seres concientes que lo contemplan, transmitiéndoles la idea de “Quien hace esto así seguramente puede hacer todo”. Y sigue al sol de tal manera que no se desvía de su camino ni siquiera por un segundo ni se atrasa una iota en sus deberes. Hace que aquellos que lo observan cuidadosamente exclamen:سُبْحَانَ مَنْ تَحَيَّرَ فِى صُنْعِهِ الْعُقُولُ En especial cuando a fines de mayo a veces viene junto con las Pléyades en forma de una delicada luna creciente, mostrando la forma de rama blanca y curva de una palmera datilera y las Pléyades que parecen como un racimo de uvas, le hace creer a la imaginación en la existencia de un enorme árbol luminoso detrás del velo de los cielos verdes. Como si la asignada punta de una de las ramas del árbol hubiera perforado el velo y metido su cabeza junto con su racimo de uvas y se hubiese convertido en las Pléyades. Como si la luna creciente y las otras estrellas se hubieran convertido en frutos de ese árbol oculto. Entonces ve la sutileza y la elocuencia de la metáfora de: كَالْعُرْجُونِ الْقَدِيمِ.

Luego se me ocurrió esta aleya:

هُوَ الَّذِى جَعَلَ لَكُمُ اْلاَرْضَ ذَلُولاً فَامْشُوا فِى مَنَاكِبِهَا

que sugiere que la tierra es un barco o monte subyugado. De esto, me vi en lo alto de un enorme barco que viajaba a alta velocidad a través del espacio. Recité la aleya:

سُبْحَانَ الَّذِى سَخَّرَ لَنَا هذَا وَمَا كُنَّا لَهُ مُقْرِنِينَ

que es Sunna recitar cuando se utilizan medios de transporte como caballos o barcos.

Vi que con este movimiento el globo terráqueo había asumido la posición de un proyector mostrando imágenes como en el cine; hizo mover a todos los cielos y comenzó a movilizar a todas las estrellas como un ejército magnificente. Muestra escenas tan delicadas y elevadas que intoxican y llenan de asombro a quienes razonan. “¡Glorificado sea Allah!”, exclamé; que obras tan numerosas, vastas, extrañas, maravillosas y elevadas se realizan a tan bajo costo. Dos puntos sutiles en relación a la fe se me ocurrieron de esto:

El Primero: Unos días atrás un huésped me hizo una pregunta; su base, que mostraba duda, era esta: el Paraíso y el Infierno están a una gran distancia entre sí. Por la gracia Divina, la gente del Paraíso pasará volando por la resurrección como un rayo o como Buraq y entrará al Paraíso. Pero la gente del Infierno, ¿cómo irán, con sus cuerpos pesados y cargados con las cargas pesadas y grandes de sus pecados? ¿Por qué medio viajarán?

Lo que se me ocurrió fue esto: como si, por ejemplo, todas las naciones estuvieran invitadas a un congreso general en Estados Unidos y cada una se embarcara en un enorme bote y fuera allí; de la misma manera, el globo terráqueo, que viaja una larga distancia de veinticinco mil años en un año en el vasto océano del universo, cargará a su gente, viajará al campo de la resurrección y los hará desembarcar. Además, el Infierno del centro de la tierra, que está indicado por el hecho de que la temperatura de la tierra aumenta un grado cada treinta y tres metros, arrojará su fuego, cuya temperatura de doscientos mil grados centígrados es similar a la de la descripta en el Hadiz y, según los Hadices, llevará a cabo algunas de las tareas del Infierno Mayor en este mundo y en el Reino Intermedio, al Infierno Mayor, luego por orden Divina, la tierra se transformará en algo mejor y eterno y se convertirá en una de las moradas del Más Allá.

El Segundo Punto que viene a mi mente: es la costumbre del Hacedor Todopoderoso, el Creador Omnisciente, el Único de Unidad, para demostrar la perfección de Su poder y la belleza de Su sabiduría y las pruebas de Su Unidad, de realizar muchas obras con muy poco y tener grandes deberes llevadas a cabo por cosas pequeñas. Como he dicho en algunas de las Palabras, si todas las cosas se les atribuyen a un solo ser, las cosas se vuelven tan fáciles como necesarias. Mientras que si las cosas se atribuyen a numerosos creadores y numerosas causas, surgen tantas dificultades como para hacerlo imposible. Porque un solo individuo como un oficial o un maestro constructor fácilmente les da una sola situación a numerosos soldados o a numerosas piedras con un solo acto, un solo movimiento y obtiene un resultado. Pero si, para obtener esa situación y resultado, fueran referidas a los soldados del ejército o a las piedras del domo, que no tienen soporte, sólo podrían alcanzarse con actos verdaderamente numerosos, con muchísimas dificultades y con una gran confusión.

Y entonces, si los actos como los giros y las rotaciones, la circulación y las revoluciones, y el paseo que esparce glorificación y las excursiones de las cuatro estaciones y el día y la noche en el universo están asignadas a la unidad, entonces al obligar a un solo globo con una sola orden, un Solo Ser puede obtener aquellas situaciones elevadas y resultados exaltados, como mostrando las maravillas de arte en la alternación de las estaciones y las maravillas de la sabiduría en las revoluciones del día y la noche, y las gafas elegantes en los movimientos aparentes de las estrellas, del sol y de la luna. Porque el ejército de todos los seres es Suyo. Si Él lo desea, puede asignar a un soldado como la tierra como comandante de todas las estrellas, hacer del sol poderoso una lámpara que provee calor y luz para su gente, y las cuatro estaciones, que son tablas con los bordados de Su poder, como lanzaderas, y la noche y el día, que son páginas para los escritos de Su sabiduría, Él puede convertirlos en agujas. Al mostrarle a cada día la luna de distintas formas, Él la convierte en un calendario para calcular el tiempo. Y tal como Él hace de las estrellas linternas adornadas, elegantes y brillantes en manos de los ángeles, bailando en éxtasis, así también Él demuestra muchas instancias de su sabiduría en relación a la tierra. Si estas situaciones no se buscan de Un Ser Cuyos comando, orden, ley y regla se dirigen a todos los seres, entonces todos los soles y todas las estrellas deberían cortar una distancia infinita cada día con movimiento real y velocidad infinita.

Es por esta infinita facilidad en la unidad y la infinita dificultad en la multiplicidad que las personas de negocios y de la industria le dan una unidad a la multiplicidad para que sea facilidad; es decir, forman compañías.

En Breve: Hay infinitas dificultades en el camino del extravío e infinita facilidad en el camino de la unidad y guía.

اَلْبَاقِى هُوَ الْبَاقِى

Said Nursi