CARTA UNO

Descargar

بِسْمِ اللّٰهِ الرَّحْمٰنِ الرَّحِيمِ

وَ بِهِ نَسْتَعِينُ

Carta Uno

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ وَاِنْ مِنْ شَيْءٍ اِلاَّ يُسَبِّحُ بِحَمْدِهِ

[Ésta consiste de breves respuestas a cuatro preguntas]

PRIMERA PREGUNTA

¿Hadhrat Jidr está vivo? Si está vivo, ¿por qué algunos eruditos religiosos importantes no lo reconocen?

La Respuesta: Él está vivo, pero hay cinco niveles de vida. Él está en el segundo. Es por esto que algunos eruditos religiosos han dudado de ello.

El Primer Nivel de Vida es la de nuestra vida, que es muy restringida con muchas limitaciones.

El Segundo Nivel de Vida es la de las vidas de Jidr y de Ilyas (que Allah les de paz) que es libre en cierta forma. Es decir, pueden estar presentes en varios lugares al mismo tiempo. No están permanentemente restringidos por los requerimientos de la humanidad como nosotros. Pueden comer y beber como nosotros cuando así lo desean, pero no están obligados como lo estamos nosotros. Los evliyas son quienes descubren y atestiguan las realidades de la creación y los informes de sus aventureros como Jidr, son unánimes y aclaran y demuestran este nivel de vida. Incluso hay un nivel de evliyas que se llama ‘el nivel de Jidr’. Un evliya que alcanza este nivel recibe instrucción de Jidr y se encuentra con él. Pero a veces quien está en ese nivel erróneamente cree que es Jidr en persona.

El Tercer Nivel de Vida es la de Idris y Jesús (que Allah les de paz) que, al haberles quitado los requerimientos de la humanidad, se elevan a un nivel angelical y adquieren una delicadeza luminosa. Simplemente Idris y Jesús están presentes en los cielos con sus cuerpos terrenales, que tienen la sutileza de los cuerpos del Mundo de Similitudes y la luminosidad de los cuerpos estelares. El Hadiz cuyo significado es: “Al final de los tiempos, Jesús (p.) vendrá y actuará según la Sharía de Muhammad (PyB)”, indica que al final de los tiempos la religión cristiana se purificará y se  despojará de supersticiones frente a la corriente de incredulidad y ateísmo nacida de la filosofía naturalista y se transformará al Islam. En este punto, la personalidad colectiva de la cristiandad matará a la temible personalidad colectiva de la irreligión con la espada de la Revelación; así también, representando a la personalidad colectiva de la cristiandad, Jesús (p.) matará al Dayyal, que representa a la personalidad colectiva de la irreligión, es decir, matará al pensamiento ateo.

El Cuarto Nivel de Vida es la de los mártires. Según el Corán, los mártires están en un nivel de vida superior al de los otros muertos en sus tumbas. Ya que los mártires sacrificaron sus vidas mundanales en el camino de la verdad, por Su perfecta munificencia, Allah Todopoderoso les otorga en el Reino Intermedio una vida parecida a la vida mundanal, pero sin penas ni dificultades. No saben que están muertos, piensan que se han ido a un mundo mejor. Disfrutan de una felicidad perfecta y no sufren los dolores de la separación que acompaña la muerte. Por cierto, los espíritus de los muertos son inmortales, pero ellos saben que están muertos. La felicidad y el placer que experimentan en el Mundo Intermedio no son iguales al de los mártires. Como si dos personas en sus sueños entraran a un palacio bello parecido al Paraíso; una sabe que está soñando y el placer y la felicidad que recibe son deficientes. Piensa: “Si me despierto, todo este placer desaparecerá”. Mientras que la otra persona no sabe que está soñando y experimenta verdadera felicidad y placer.

El modo en que los mártires y los otros muertos se beneficias de la vida en el Reino Intermedio es así diferente. Se ha establecido con innumerables incidentes y narraciones y, es cierto que los mártires manifiestan la vida de esa manera y creen que están vivos. Por cierto, este nivel de vida ha sido iluminado y demostrado en reiteradas ocasiones por muchos eventos como cuando Hamza (que Allah esté complacido con él) – el señor de los mártires – protegió a quienes habían recurrido a él y realizando y haciendo realizar los asuntos de este mundo. Yo mismo, incluso, tenía un sobrino y alumno llamado Ubeyd. Lo mataron a mi lado y en mi lugar; se convirtió en mártir. Luego, cuando fui prisionero de guerra en un lugar que quedaba a tres meses de distancia, en un sueño verdadero entré en su tumba, que tenía forma de morada bajo la tierra, a pesar de que yo no sabía dónde estaba enterrado. Lo vi viviendo el nivel de vida de los mártires. Evidentemente creía que yo estaba muerto y dijo que había llorado mucho por mí. Creyó que él estaba vivo, pero que al haberse retirado de la invasión rusa, se había construido un buen hogar bajo el suelo. Así, a través de algunas indicaciones similares, este sueño corto me brindó una convicción tan certera como haber atestiguado la verdad mencionada anteriormente.

El Quinto Nivel de Vida es la de la vida de los espíritus de los muertos en sus tumbas. Sí, la muerte es un cambio de residencia, la liberación del espíritu, un cese de tareas; no es aniquilación, inexistencia ni es ir a la nada. Hay muchas evidencias como los eventos innumerables de los espíritus de los evliyas que asumen formas y aparecen ante quienes descubren las realidades, también de los otros muertos que se relacionan con nosotros mientras estamos despiertos o durmiendo y que nos dicen cosas que se ajustan a la realidad. Evidencias como estas iluminan y demuestran este nivel de vida. De hecho, la Palabra Veintinueve sobre la inmortalidad del espíritu humano demuestra este nivel de vida con pruebas incontrovertibles.

SEGUNDA PREGUNTA

Aleyas como la siguiente en el Sabio Corán, el Criterio de Verdad y Falsedad, اَلَّذِى خَلَقَ الْمَوْتَ وَالْحَيٰوةَ لِيَبْلُوَكُمْ اَيُّكُمْ اَحْسَنُ عَمَلاً  da a entender que “la muerte es creada como la vida; también es una bendición”. Mientras que la muerte es aparentemente disolución, inexistencia, deterioro, la extinción de la vida, el aniquilador de los placeres; ¿cómo puede ser creada y ser una bendición?

La Respuesta: Como se estableció al final de la respuesta de la Primera Pregunta, la muerte es un cese de las tareas de la vida; es un descanso, un cambio de residencia, un cambio de existencia; es una invitación a una vida eterna, un comienzo, la introducción a una vida inmortal. Tal como la vida llega al mundo a través de un acto de creación y de un decreto, así también la partida del mundo es a través de una creación y un decreto, a través de una sabiduría y con un propósito. Porque la muerte de la vida de una planta, el nivel más simple de vida, muestra que es una obra de arte más ordenada de la vida. Porque a pesar de que la muerte de los frutos, las semillas y los granos parecen ocurrir a través del deterioro y la disolución, su muerte es de hecho un amasado que comprende una reacción química extremadamente bien ordenada y de elementos combinados equilibradamente y una formación sabia de partículas; esta muerte oculta, ordenada y sabia aparece a lo largo de la vida y de los nuevos brotes. Es decir, la muerte de la semilla es el comienzo de la vida del brote; por cierto, ya que es como la vida misma, esta muerte es tan creada y bien ordenada como la vida.

Además, la muerte de los frutos y animales en el estómago humano es el comienzo de su elevación al nivel de vida humana; en consecuencia se puede decir “esa muerte es más ordenada y creada que su propia vida”.

Entonces, si la muerte de la vida de la planta, el nivel más bajo de vida, es así creada, sabia y ordenadamente, así también debe ser la muerte que cae sobre la vida humana, el nivel más elevado de vida. Y como una semilla sembrada en el suelo se convierte en un árbol en el mundo del aire, así también el ser humano que yace en la tierra seguramente producirá los brotes de una vida eterna en el Reino Intermedio.

En cuanto a los aspectos de la muerte que son bendiciones, señalaremos cuatro de ellos.

El Primero: Es una gran bendición porque es ser liberados de las tareas y obligaciones de la vida, que se vuelven una carga y es una puerta a través de la cual nos reunimos con noventa y nueve de cien de nuestros amigos que ya están en el Reino Intermedio.

El Segundo: Es una liberación de la prisión estrecha, fastidiosa, turbulenta y agitado de este mundo y, manifestando una vida inmortal expansiva, feliz y libre de angustia, es entrar a la esfera de la misericordia del Eternamente Amado.

El Tercero: Hay numerosos factores como la ancianidad que hacen las condiciones de vida ardua y muestran la muerte como una bendición mucho más superior que la vida. Por ejemplo, si junto con todos los padres ancianos que provocan mucha angustia estuvieran ahora frente a ustedes los abuelos de vuestros abuelos en sus estados lamentables, comprenderían qué calamidad es la vida y qué bendición es la muerte. También, por ejemplo, se comprende qué difíciles son las vidas en las condiciones del invierno de los bellos insectos voladores, los amantes de las flores bellas, y qué misericordia es su muerte.

El Cuarto: Tal como el sueño es una comodidad, una misericordia, un descanso, particularmente para quienes están afligidos por el desastre, y los heridos y los enfermos, así también lo es la muerte, el hermano mayor del sueño, una bendición pura y una misericordia para quienes están golpeados por el desastres y sufren de amarguras que los conduce al suicidio. Sin embargo, como se demuestra fehacientemente en muchas de las Palabras, para los extraviados, la muerte es tormento dentro tormento y aflicción dentro aflicción, pero está fuera de discusión aquí.

TERCERA PREGUNTA

¿Dónde está el Infierno?  La Respuesta:

قُلْ اِنَّمَا الْعِلْمُ عِنْدَ اللّٰهِ ٭ لاَ يَعْلَمُ الْغَيْبَ اِلاَّ اللّٰهُ Según algunas narraciones, el Infierno está debajo de la tierra. Como hemos explicado en otras partes, en su órbita anual, el globo terráqueo traza un círculo alrededor de un área que en el futuro será el lugar de la Gran Reunión y el Juicio Final. Significa que el Infierno está debajo del área de su órbita. Es invisible e imperceptible porque consiste de fuego oculto y sin luz. En la vasta distancia recorrida por la tierra hay muchas criaturas que son invisibles porque no tienen luz. Como la luna pierde su existencia cuando su luz se retira, así también nosotros somos incapaces de ver los numerosos globos sin luz y las criaturas que están delante de nuestros ojos.

Hay dos Infiernos, el Menor y el Mayor. En el futuro, el Menor se transformará en el Mayor y es como su semilla; en el futuro se volverá uno de sus asentamientos. El Infierno Menor está debajo de la tierra, es decir, en el centro de la tierra. Es el interior y el centro del globo terráqueo. Se sabe en geología que cavando hacia abajo, el calor de la mayor parte aumenta un grado cada treinta y tres metros. Eso significa que debido a que la mitad del diámetro de la tierra es alrededor de seis mil kilómetros, el fuego en el centro está a una temperatura cercana a doscientos mil grados, es decir, doscientas veces más caliente que el fuego mundanal; esto concuerda con lo relatado en los Hadices. Este Infierno Menor realiza muchas de las funciones del Infierno Mayor en este mundo y en el Reino Intermedio y esto está indicado en los Hadices. Tal como en el mundo del Más Allá la tierra verterá a sus habitantes en la arena de la resurrección dentro de su órbita anual, así también con la orden Divina le entregará el Infierno Menor dentro de ella al Infierno Mayor.

Algunos de los imámes mutazilíes dijeron que “el Infierno será creado después”, pero esto es un error y una tontería; y surge porque el Infierno no se ha abierto por completo en el presente y se desarrolló en una forma enteramente apropiada para sus habitantes. Para ver con los ojos mundanales las moradas del mundo del Más Allá dentro del velo de lo Oculto y para demostrarlos, el universo tiene que encogerse al tamaño de dos provincias, o bien nuestros ojos tienen que agrandarse hasta alcanzar el tamaño de las estrellas para que podamos ver y especificar sus lugares.وَالْعِلْمُ عِنْدَ اللّٰهِlas moradas del Más Allá no son visibles para nuestros ojos mundanales, pero como lo indican ciertas narraciones, el Infierno del Más Allá está conectado con nuestro mundo. En un Hadiz se habla del calor intenso del verano:

مِنْ فَيْحِ جَهَنَّمَ Es decir, el Infierno Mayor no es visible para los ojos diminutos y poco iluminados de las mentes de este mundo. Sin embargo, podemos ver con la luz del Nombre Divino de Omnisciente, como sigue:

El Infierno Mayor debajo de la órbita anual de la tierra es como si hiciera al Infierno Menor del centro de la tierra su diputado y lo hiciera realizar algunas de sus funciones. Las posesiones del Todopoderoso y Glorioso son verdaderamente extensivas; sea donde sea que la sabiduría Divina señale, el Infierno Mayor se ubica allí. Sí, un Todopoderoso de Gloria, un Omnisciente de Perfección Que es el dueño de la orden de كُنْ فَيَكُونُha atado la luna a la tierra ante nuestros ojos  con perfecta sabiduría y orden, con un vasto poder y perfecto orden ató la tierra al sol y ha hecho que el sol viaje junto con sus planetas con una velocidad cercana a la de la rotación anual de la tierra, y con la majestuosidad de Su soberanía, según una posibilidad, la hizo viajar hacia el sol de los soles, y como una flota engalanada con luces eléctricas ha hecho que las estrellas luminosas den testimonio de la soberanía de Su divinidad. Con eso, Él mostró la soberanía de Su divinidad y la majestuosidad de Su poder. No está lejos de la perfecta sabiduría, el poder tremendo y la soberanía de la divinidad de uno así Glorioso para hacer el Infierno Mayor como el hervidero de una fábrica de luz eléctrica y con ello prende fuego a las estrellas de los cielos que miran al Más Allá y les da calor y poder. Es decir, les da luz a las estrellas del Paraíso, el mundo de luz, y les envía fuego y calor desde el Infierno y, al mismo tiempo, hace parte de ese Infierno un asentamiento y una prisión para quienes serán torturados. Además, Él es un Creador Omnisciente Que oculta un árbol tan grande como una montaña en una semilla del tamaño de una uña. Seguramente no está lejos entonces del poder y de la sabiduría de un Glorioso semejante ocultar al Infierno Mayor en la semilla del Infierno Menor en el corazón del globo terráqueo.

En Breve: El Paraíso y el Infierno son los dos frutos de una rama del árbol de la creación que se estiran hacia la eternidad. El lugar del fruto está en la punta de la rama. Y son los dos resultados la cadena del universo; y los lugares de los resultados son los dos lados de la cadena. Lo bajo y pesado está en su lado inferior, lo luminoso y elevado, en su lado superior. También son los dos depósitos de este aluvión de eventos y el producto inmaterial de la tierra. Y el lugar de un depósito es acorde a la variedad de la producción, lo malo debajo, lo bueno por encima. También son los dos pozos de este aluvión de seres que fluyen en olas hacia la eternidad. En cuanto a la ubicación del pozo, está donde el aluvión termina y se reúne. Es decir, lo obsceno y sucio debajo, lo bueno y puro por encima. También son los dos lugares de manifestación, uno de beneficencia y misericordia, el otro de ira y horror. Los lugares de manifestación pueden estar en cualquier parte; el Misericordioso de Belleza, el Convincente de Gloria, establece Sus lugares de manifestación donde Él desea.

En cuanto a la existencia del Paraíso y el Infierno, se ha demostrado fehacientemente en las Palabras Diez, Veintiocho y Veintinueve. Aquí, sólo decimos esto: la existencia del fruto es tan definitiva y cierta como la de la rama; del resultado, como de la cadena; del depósito, como de la producción; del pozo, como del río; y del lugar de manifestación, tan definitiva y cierta como la existencia de la misericordia y de la ira.

CUARTA PREGUNTA

Así como el amor metafórico por los amados puede transformarse en verdadero amor, ¿puede también el amor metafórico que la mayoría de la gente tiene por este mundo transformarse en verdadero amor?

La Respuesta: Sí, si el amor metafórico por la faz transitoria del mundo ve la fealdad del deterioro y la fugacidad sobre esa faz y se aleja de ella. Si busca un amado inmortal y tiene éxito al ver las otras dos fases más bellas del mundo, la del espejo de los Nombres Divinos y la del almácigo para el Más Allá, su ilícito amor metafórico entonces comienza a transformarse en verdadero amor. Pero con la única condición de que no se confunda con el mundo exterior, con su propio mundo efímero e inestable que está atado a su vida. Si como los extraviados y negligentes, él se olvida de sí mismo, se hunde en el mundo exterior y, creyendo que el mundo general es su mundo privado se enamora de él, caerá en el pantano de la naturaleza y se ahogará a no ser que, extraordinariamente, una mano de favor lo salve. Considera la siguiente comparación que iluminará esta verdad.

Por ejemplo, si sobre las cuatro paredes de esta habitación delicadamente decorada hay cuatro espejos de cuerpo entero que pertenecieran a cuatro de nosotros, entonces habría cinco habitaciones. Una sería la real y general y cuatro serían similitudes y personales. Cada uno de nosotros sería capaz de cambiar el diseño, la forma y el color de su habitación personal por medio de su espejo. Si lo pintáramos de rojo, parecería rojo; si lo pintáramos de verde, parecería verde. Del mismo modo, podríamos darle numerosos estados al ajustar el espejo; podríamos hacerlo feo o lindo, darle diferentes formas. Pero no podríamos fácilmente ajustar y cambiar la habitación externa y general. Mientras que en realidad la habitación general y personal es la misma, en la práctica son diferentes. Podrías destruir tu propia habitación con un dedo, pero no podrías mover una piedra de la otra.

Así, el mundo es una casa decorada. La vida de cada uno de nosotros es un espejo de cuerpo entero. Cada uno de nosotros tiene un mundo de este mundo, pero su soporte, centro y puerta es nuestra vida. Por cierto, ese mundo personal nuestro es una página, y nuestra vida es una pluma; muchas cosas que se escriben con ella pasan a la página de nuestras acciones. Si hemos amado nuestro mundo, más tarde hemos visto que debido a que está construido sobre nuestra vida, es efímero, transitorio e inestable como nuestra vida. Hemos percibido y comprendido esto. Nuestro amor por él se vuelve hacia los bellos bordados de los Nombres Divinos de los cuales nuestro mundo personal es el espejo y al los que representa. De eso, después se vuelve hacia las manifestaciones de los Nombres Divinos. Además, si somos concientes de que ese mundo personal nuestro es un almácigo temporario del Más Allá y del Paraíso, y si dirigimos nuestros sentimientos por él como el deseo intenso, el amor y la codicia, hacia los beneficios del Más Allá, que son sus resultados, frutos y brotes, entonces ese amor metafórico se transforma en verdadero amor. De lo contrario, manifestando el significado de la aleya:

نَسُوا اللّهَ فَاَنْسَيهُمْ اَنْفُسَهُمْ اُولئِكَ هُمُ الْفَاسِقُونَ si una persona se olvida a sí misma, no piensa en la naturaleza efímera de la vida, cree que su mundo personal e inestable es constante como el mundo general y cree que no muere, se fija en el mundo y lo abraza con emociones intensas, entonces poco a poco se ahoga en él. Ese amor es tormento y tribulaciones eternas para él. Porque, tal como la compasión por los huérfanos, una delicadeza sin esperanza del corazón nace de ese amor. Se compadece por todos los seres vivos. Por cierto, siente compasión y separación por todos los bellos seres que sufren deterioro y el dolor de la separación, pero no será capaz de hacer nada, sufre en absoluta desesperación.

Sin embargo, la primera persona, que está a salvo de la negligencia, encuentra un antídoto elevado para el dolor de esa compasión intensa. Porque en la muerte y en el deterioro de todos los seres vivos por los que se compadece, ve los espejos de sus espíritus, en los cuales se describen las manifestaciones de los Nombres perdurables de Un Eterno como inmortales; su compasión se transforma en felicidad. También ve detrás de todas las bellas criaturas que están sujetas a la muerte y la fugacidad, una decoración, un embellecimiento, un arte, un otorgamiento y una iluminación que son permanentes y que hacen percibir una belleza gloriosa, una amabilidad sagrada. Ve la muerte y la fugacidad como una renovación con el propósito de aumentar la belleza, refrescar el placer y exhibir el arte, y esto aumenta su placer, su fervor y su asombro.

اَلْبَاقِى هُوَ الْبَاقِى

Said Nursi