DESTELLO DOCE

Descargar

Destello Doce

 

[Éste explica dos puntos delicados relacionados al Corán y se escribió en relación a dos preguntas menores de Re’fet Bey.]

بِاسْمِه۪ سُبْحَانَهُ  ﱳ وَاِنْ مِنْ شَىْءٍ اِلَّا يُسَبِّحُ بِحَمْدِه۪
اَلسَّلَامُ عَلَيْكُـــﮥْ وَﱬ اِخْوَانِكُـﮥْ وَرَحْمَةُ اللّٰهِ وَبَرَكَاتُهُ

Mi Querido Hermano Leal, Re’fet Bey:

 

Tus preguntas en este momento difícil me ponen en una situación difícil. En esta ocasión son menores, pero sí me parecieron significativas ya que están relacionadas a dos puntos del Corán y tu pregunta sobre el globo terráqueo menciona las críticas sobre los siete niveles de la tierra y de los cielos que hicieron la geografía y la astronomía. Entonces, sin considerar la trivialidad de tus preguntas, explicaré dos puntos delicados sobre dos aleyas del Corán de forma académica y general, tú también puedes tomar tu parte por tu pregunta pequeña.

 

PRIMER TEMA

Éste consiste de dos puntos.

Primer Punto: Según el misterio de las aleyas:

وَكَــاَيِّنْ مِنْ دَابَّةٍ لَا تَحْمِلُ رِزْقَهَاﮍ  اَللّٰهُ يَرْزُقُهَا وَاِيَّاكُــمْ

اِنَّ اللّٰهَ هُوَ الرَّزَّاقُ ذُو الْقُوَّةِ الْمَت۪ـينﭮ

el sustento es directamente supervisado por el Todopoderoso de Gloria y viene de la tesorería de Su misericordia. Ya que el sustento de cada ser vivo está garantizado por el Sustentador, nadie debería morir de hambre. Mientras que aparentemente muchos sí mueren de hambre y de falta de sustento. La resolución de esta verdad y de este misterio es como sigue:

La garantía del Sustentador es verdad; nadie muere de hambre. Para ello, el Omnisciente de Gloria almacena un poco de comida que Él envía a los cuerpos de los seres vivos como grasa, como reserva. De hecho, Él almacena una parte del sustento que envía a cada célula, en la célula, como una reserva para gastarla cuando no viene comida de afuera. Los seres mueren antes de que lo almacenado se termine. Es decir, la muerte en esos casos no es por falta de sustento; los seres mueren por los hábitos erróneamente adquiridos y debido a la enfermedad que resulta del deseo de cosas equivocadas y por renunciar al hábito.

Sí, el sustento natural almacenado en los cuerpos de los seres vivos en forma de grasa generalmente dura perfectamente bien por cuarenta días. Incluso puede durar el doble en casos de enfermedad o en algunos estados de éxtasis. Se escribió en los periódicos hace trece años que por su extrema obstinación, un preso en Londres se las arregló para vivir saludablemente por setenta días sin comer nada.

Ya que el sustento natural dura de cuarenta a setenta u ochenta días; y ya que la manifestación del nombre Divino de Proveedor es evidente en la faz de la tierra verdaderamente extensiva; y ya que los alimentos emanan de los pechos e incluso de la madera de manera absolutamente inesperada; si la humanidad llena de maldad no interfiere con sus elecciones equivocadas ni confunde las cosas, ese nombre viene a ayudar a los seres vivos antes de que el sustento natural se consuma, evitando que muera de hambre. En cuyo caso, si quienes mueren de hambre lo hacen en menos de cuarenta días, definitivamente no es por falta de sustento. Más bien, según el dicho de: “abandonar el hábito es fatal”, ocurre por un hábito que viene de un deseo malo o por la enfermedad que resulta de renunciar a los hábitos. En cuyo caso se puede decir que no hay muerte por hambre.

Por cierto, observando, el sustento es inversamente proporcional al poder y a la voluntad. Por ejemplo, cuando está aún dentro del vientre materno, un bebé está completamente privado de poder y voluntad y, sin embargo, es alimentado de una manera que tampoco necesita mover su boca. Luego, cuando llega al mundo aún carece de poder y voluntad, pero ya que tiene un tipo de habilidad y sentidos potenciales, necesitando sólo de apresurar su boca hacia los pechos, el más perfecto, el alimento nutritivo y fácilmente digerible se le da a su boca de aquellas fuentes, de una forma muy gentil y extraña. Luego, mientras adquiere una pequeña cantidad de poder y voluntad, ese alimento fácil y delicado comienza a ser retirado de él. Las fuentes de los pechos se secan y su alimento se envía de otras partes. Sin embargo, ya que su poder y voluntad aún son insuficientes para buscarlo, el Proveedor Munificente envía la ternura y compasión de sus padres para ayudarlos. Cada vez que su poder y voluntad se perfeccionan, entonces su sustento no se apresura hacia él y no se hace apresurar. El sustento permanece en su lugar, diciendo: “¡Ven, búscame, encuéntrame y tómame!” Es decir, el sustento es inversamente proporcional al poder y la voluntad. Ciertamente hemos explicado en muchas partes de Risale-i Nur que los animales más carentes de voluntad y poder son mejor alimentados y viven mejor.

Segundo Punto: Existen diferentes tipos de posibilidades, como la posibilidad razonable, la posibilidad de la costumbre y la posibilidad común. Si un evento no está dentro de los límites de la posibilidad razonable, es rechazado y si no está dentro de los límites de la posibilidad de la costumbre, es un milagro pero puede no ser un keramet fácilmente. Si no hay nada similar a ello, según el uso común o en principio, sólo puede aceptarse a través de una prueba categórica tan clara como un testimonio.

Como consecuencia de esto, los estados extraordinarios de Sayyid Ahmad Badawi, quien por cuarenta días se negó a comer ni siquiera pan, están dentro de los límites de la posibilidad de la costumbre. Podría haber sido un keramet y una práctica habitual fuera de lo común. Sí, hay numerosas narraciones unánimes en relación a los estados extraños y la concentración extasiada de Sayyid  Ahmad Badawi (que su misterio sea santificado). En una ocasión, él comió sólo una vez en cuarenta días, pero no hacía eso todo el tiempo; lo lograba a veces como una instancia de keramet. Posiblemente se volvió un hábito para él porque no sentía la necesidad de comer mientras estaba en un estado de éxtasis. Keramets de este tipo han sido narrados por muchos evliyas de su tipo. Como demostramos en el Primer Punto, el sustento almacenado permanece sin reducirse por más de cuarenta días y es posible no comer por ese lapso de tiempo a través del hábito y ese estado se ha narrado de fuentes confiables sobre gente que era fuera de lo común. En consecuencia, no se puede negar.

Dos asuntos importantes se explicarán en relación a la segunda pregunta, porque las ciencias de la geografía y la astronomía han criticado la aleya e incluso tontamente han intentado negarla porque, con sus leyes abreviadas, principios estrechos y balanzas diminutas, no han sido capaces de ascender a los cielos del Corán ni han sido capaces de descubrir los siete niveles de los significados en las estrellas de sus aleyas.

 

PRIMER ASUNTO IMPORTANTE

Éste es en relación a que la tierra tiene siete niveles como los cielos. Este asunto les parece falso a los filósofos de la actualidad; sus ciencias sobre la tierra y los cielos lo encuentran inaceptable y, usándolo como pretexto, se oponen a algunas de las verdades del Corán. Señalaremos brevemente algunos puntos sobre esto.

El Primero: Primero, el significado de la aleya es una cosa y las partes del significado y los puntos que lo confirman, otro. El significado no se puede negar aunque una de las muchas partes del significado universal esté ausente. De las numerosas partes del significado universal en relación a los siete niveles de los cielos y las siete capas de la tierra, se evidencian claramente siete puntos que lo confirman.

Segundo, la aleya no afirma explícitamente que “la tierra tiene siete capas”. El significado aparente de la aleya es:

اَللّٰهُ الَّذ۪ى خَلَقَ سَبْعَ سَمٰوَاتٍ وَمِنَ الْاَرْضِ مِثْلَهُنَّ

“Él creó la tierra como los siete cielos y la hizo un lugar de morada para Sus seres”. No dice: Yo la creé en siete niveles. El similar es una alegoría con respecto a la creación y a que es el hábitat de los seres.

El Segundo: El globo terráqueo es ciertamente muy pequeño en relación a los cielos, pero como la exhibición, la muestra, el lugar de reunión y el centro de incontables obras de arte Divinas, como el corazón y el centro inmaterial de los cielos vastos e infinitos, es equivalente a ellos como el corazón puede considerarse equivalente al cuerpo. Por esta razón, que la tierra tenga siete zonas, como se suponía en la antigüedad; también los reconocidos siete continentes, Europa, África, Oceanía, las dos Asias y las dos Américas; también junto con los mares, el Este, Oeste, Norte y Sur, las siete reconocidas regiones de esta faz y sobre la faz del Nuevo Mundo; también los siete variados y contiguos niveles desde el centro hacia la corteza exterior, que se han establecido por la ciencia; y los famosos siete elementos universales, llamados los siete niveles, que comprenden los setenta elementos simples que son el medio de perpetuar las vidas de los seres vivos; también los cuatro elementos de agua, aire, fuego y tierra, junto con el reino animal, vegetal y mineral, hacen siete niveles y reinos; también los siete reinos de la tierra verificados por quienes develan los secretos de la creación y la gente de testimonio, que son muy numerosos, su testimonio de que ellos son los mundos y el hábitat de los genios, demonios y varios otros seres vivos y sensibles; también los siete niveles que indican que otros siete globos existen que se parecen a nuestro globo terráqueo, y que son moradas de seres vivos; de estas indicaciones se ha comprendido de las aleyas del Corán que la tierra también tiene siete niveles.

Así se vuelve claro que la tierra tiene siete tipos de niveles que existen de siete maneras. La octava, que es el significado final, es importante desde otro punto de vista; no se incluye en el séptimo.

El Tercero: Ya que el Absolutamente Sabio no desperdicia nada y no crea nada en vano; y ya que los seres existen para los seres concientes y encuentran su perfección por medio de los seres concientes, se regocijan a través de ellos y se salvan de la inutilidad por medio de ellos; y ya que observadamente, el Absolutamente Sabio, el Todopoderoso de Gloria, llena el elemento del aire, el mundo de agua y la capa de tierra con innumerables seres vivos; y ya que tal como el aire y el agua no son un obstáculo para el movimiento de los animales, así también la materia densa como la tierra y la piedra no forman obstáculos para el paso de materia como la electricidad y los rayos-X; por cierto el Omnisciente de Gloria, el Creador Que No Muere, no dejará vacíos e inhabitados los amplios espacios, mundos, cuevas y siete capas contiguas desde el centro de nuestro globo terráqueo hasta la corteza exterior, que es nuestro hábitat y centro. Ciertamente, Él los ha poblado y ha creado y establecido allí seres concientes apropiados para esos mundos. Ya que aquellos seres concientes deben ser especies de ángeles y de seres espirituales, incluso la capa más densa y dura será para ellos como el mar es para los peces y el aire para los pájaros. Incluso el increíble fuego del centro de la tierra debe ser para aquellos seres concientes como el calor del sol es para nosotros. Creado de la luz, para aquellos seres espirituales concientes, el fuego es como la luz.

El Cuarto: Mencionado en la Carta Dieciocho hay una comparación sobre las descripciones hechas por la gente de iluminación de las extrañas maravillas de los niveles de la tierra, que están afuera de los límites de la razón. Un resumen es este:

En el Reino Manifiesto, el globo es una semilla, mientras que el Mundo de las Similitudes y el Reino Intermedio es tan vasto como para igualar a los cielos como un árbol poderoso. Si la gente de iluminación ha visto un nivel de la tierra particular a los demonios que tiene una amplitud de mil años, no es en la semilla de la tierra que pertenece al Mundo Manifiesto, sino que es una manifestación de sus ramas y niveles en el Mundo de las Similitudes. Ya que un nivel aparentemente insignificante de la tierra tiene una manifestación tan vasta en otro mundo, seguramente se puede decir que tiene siete niveles que son el equivalente de los siete niveles de los cielos. Para recordar estos puntos, las aleyas del Corán aluden a ellos al mostrar de una manera milagrosamente concisa que la tierra diminuta es el equivalente de los siete niveles de los cielos.

 

SEGUNDO ASUNTO IMPORTANTE

تُسَبِّحُ لَهُ السَّمٰوَاتُ السَّبْعُ وَالْاَرْضُ وَمَنْ ف۪يهِنَّ

ثُمَّ اسْتَوٰٓى اِﱫﱷ السَّمَٓاءِ فَسَوّٰيهُنَّ سَبْعَ سَمٰوَاتٍ وَهُوَ بِكُــلِّ شَىْءٍ عَل۪يمٌ

Numerosas aleyas como estas describen los cielos como multiplicados por siete. Es apropiado escribir aquí sólo un resumen de este asunto, que por obligación exponemos brevemente en el comentario Los Signos de Milagro, mientras estábamos en el frente el primer año de la Primera Guerra Mundial. Es como sigue:

La filosofía antigua concebía los cielos como nueve; aceptando en la lengua de la Sharía el trono de Allah y el asiento de Allah junto con los siete cielos, describían los cielos de manera extraña. Los términos brillantes de los filósofos genios mantuvieron a la humanidad bajo su dominio por muchos siglos. De hecho, muchos comentadores Coránicos se vieron obligados a adaptar los significados aparentes de las aleyas a su escuela. De esta manera, el milagro del Sabio Corán se ocultó en cierta forma. En cuanto a la nueva filosofía, llamada ciencia moderna, frente a los excesos de la filosofía antigua sobre los cielos, se fue al otro extremo y simplemente negó la existencia de los cielos. Los primeros se excedieron y los últimos fueron deficientes; no fueron capaces de retratar la realidad en su totalidad.

En cuanto a la sagrada sabiduría del Sabio Corán, dejó de lado esos excesos y esa deficiencia y, eligiendo el camino medio, dijo que el Creador Glorioso creó los siete niveles de los cielos. Los planetas nadan en los cielos como peces y glorifican a Allah. Dice en un Hadiz: اَلسَّمَٓاءُ مَوْجٌ مَكْفُوفٌ Es decir, los cielos son un océano en el que las olas están detenidas.

Demostraremos esta verdad Coránica extremadamente breve con siete reglas y siete aspectos de significado.

Primera Regla: Está establecido por la ciencia y la filosofía que el espacio ilimitado no es un vacío infinito sino que está lleno de materia llamada éter.

La Segunda: Está establecido por la ciencia y la razón, por cierto por la observación, que una materia que llena el espacio es el lazo de las leyes que gobiernan los cuerpos celestes como aquellos de atracción y repulsión, y es el conductor y transmisor de esas fuerzas en materias como la luz, el calor y la electricidad.

La Tercera: Se ha establecido empíricamente que mientras queda como éter, tiene varias formas y formaciones como otra materia. Tal como tres tipos de materiales como líquido, gaseoso y sólido, por ejemplo, vapor, agua y hielo están hechos de la misma materia; así tampoco hay nada que evite razonablemente que el éter tenga siete niveles; no se puede objetar de ninguna manera.

La Cuarta: Si los cuerpos celestes se estudian con cuidado, se verá que hay una diferencia en los niveles. El nivel que contiene la vasta esfera nebular llamada la Vía Láctea por supuesto que no se parece al nivel de las estrellas fijas. Es como si aquellas estrellas han madurado como los frutos del verano, mientras que las estrellas incontables aparentes en forma de nube en la Vía Láctea emergen y comienzan a madurar constantemente. Según una comprensión repentina y precisa, el nivel de las estrellas fijas también aparece diferente al nivel del sistema solar. Y así sucesivamente. Se entiende por el sentido y por la comprensión repentina los siete sistemas y los siete niveles que difieren entre sí.

La Quinta: Está establecido por la comprensión repentina, el sentido, el razonamiento inductivo y la experiencia que si a un material se le da orden y forma y si otras obras de arte se hacen de ese material, se transforma en varios niveles y formas. Por ejemplo, cuando una mina de diamantes se trabaja, desde lo material, se producen cenizas, carbón y diamantes. Y cuando se prende, el fuego se separa en niveles de llama, humo y brasas. Y, por ejemplo, cuado el hidrógeno y el oxígeno se combinan, se forman los niveles como el agua, el hielo y el vapor. Es decir, se entiende que cuando una sola sustancia se trabaja, se puede separar en niveles. En cuyo caso, cuando el Poder Creativo comenzó a trabajar en la sustancia llamada éter, según la aleya فَسَوّٰيهُنَّ سَبْعَ سَمٰوَاتٍ   creó de ella siete tipos de cielos como niveles que se diferencian.

La Sexta: Las indicaciones anteriores necesariamente indican tanto la existencia como la pluralidad de los cielos. Ya que los cielos son ciertamente numerosos y el Portador de Noticias Seguras (PyB) afirmó con la lengua del Corán que son siete, por cierto son siete.

La Séptima: Ya que en Árabe, los términos como siete, setenta y setecientos expresan multiplicidad, esos siete niveles universales pueden comprender múltiples niveles.

En Breve: El Todopoderoso de Gloria creó los siete cielos del éter y lo formó en niveles, lo ordenó con un orden verdaderamente delicado y extraño y sembró las estrellas en él. Ya que el Corán de Milagrosa Exposición es un discurso eterno que le habla a todas las clases de toda la humanidad y de los genios, por cierto cada una de esas clases recibirá su parte desde cada una de las aleyas del Corán y sus aleyas contendrán varios y numerosos significados, tanto explícitos como implícitos, de una manera que satisfará el entendimiento de cada uno.

Sí, la amplitud del discurso Coránico y lo abarcativo de sus significados e indicaciones y su adecuación y adulación a todos los niveles de comprensión desde la gente más común sin educación hasta la elite más alta muestra que cada aleya tiene un aspecto que mira hacia cada clase. Así, como consecuencia de este misterio, como un ejemplo, las siete clases de personas comprenden el significado de los siete variados niveles del significado universal de “siete cielos” como sigue:

Una clase corta de vista y de mente estrecha comprende la atmósfera de la aleya فَسَوّٰيهُنَّ سَبْعَ سَمٰوَاتٍ  . Mientras que otra clase, empanada por la astronomía, comprende que las estrellas famosas conocidas popularmente como los siete planetas y sus órbitas. Aún otro grupo comprende siete globos celestiales pareciéndose a nuestro globo, que están habitados por los seres vivos. Otro grupo de personas comprende el sistema solar está separado en siete niveles y siete sistemas solares junto con nuestro sistema. Y aún otro grupo comprende que el éter está separado en siete niveles. Otra clase de personas con ideas más amplias cuenta todos los cielos visibles dorados con estrellas como un cielo y, diciendo que es el cielo de este mundo, comprende que hay seis niveles de cielos además de él. Y la séptima más alta clase no considera los siete cielos como restringidos al Mundo Manifiesto y comprende que los Mundos del Más Allá y de lo Oculto, este mundo y el Mundo de las Similitudes tienen siete cielos, cada uno de los cuales es un contenedor abarcativo y un techo.

Similarmente, hay muchos otros significados particulares en el universal de la aleya, como los siete niveles mencionados del significado de los siete niveles. Todos reciben su parte según su comprensión y todos encuentran su sustento en esa mesa celestial.

Ya que la aleya así tiene numerosos puntos que lo confirman, los filósofos irrazonables y los astrónomos tontos que atacan la aleya de esa manera con el pretexto de negar los cielos es como los niños tontos que arrojan piedras a una estrella con la esperanza de hacerla caer. Porque si uno de los puntos que lo confirman desde el significado universal de la aleya es correcto, el significado universal es correcto y verdadero. Un particular incluso que no es literalmente verdadero sino que es comúnmente aceptado, se puede incluir en el significado universal para adecuarse a las ideas sostenidas en general. Mientras que vimos numerosos particulares que son correctos y verdaderos. ¡Ahora mira esta geografía injusta y esta astronomía ebria e intoxicada: qué equivocadas han estado estas dos ciencias, cerrando sus ojos al significado universal, que es correcto y verdadero; y no viendo los aspectos que lo confirmen y son absolutamente correctos; que un particular imaginario y extraordinario es el significado de la aleya y han arrojado piedras contra la aleya! ¡Y se han roto sus propias cabezas y han perdido su fe!

En Breve: Ya que como los genios y los demonios, las ideas materialistas incrédulas no han sido capaces de ascender a los siete niveles de los cielos del Corán, que fue revelado en siete recitaciones, y con siete aspectos, siete tipos de milagros, siete verdades y siete pilares, no saben lo que hay y no lo que no hay en las estrellas de sus aleyas y dan reportes falsos e incorrectos. Entonces las estrellas que caen como la discusión anterior descienden sobre sus cabezas de las estrellas de aquellas aleyas y los queman. Sí, a los cielos del Corán no puede ascenderse por medio de la filosofía de los filósofos astutos. Se puede elevar a las estrellas de sus aleyas sólo a través de la ascensión de la verdadera sabiduría y las alas de la fe y del Islam.

 

اَللّٰهُمَّ صَلِّ ﱬ شَمْسِ سَمَٓاءِ الرِّسَالَةِ وَقَمَرِ فَلَكِ النُّبُوَّةِ وَﱬ اٰلِه۪ وَصَحْبِه۪ نُجُومِ الْهُدٰى لِمَنِ اهْتَدٰى
سُبْحَانَكَ لَاعِلْمَ لَنَٓا اِلَّا مَا عَلَّمْتَنَاﮈ  اِنَّكَ اَنْتَ الْعَل۪يمُ الْحَك۪ــيمُ
اَللّٰهُمَّ يَارَبَّ السَّمٰوَاـتِـ وَالْاَرْضِ زَيِّنْ قُلُوبَ كَــاتِبِ هٰذِهِ الرِّسَالَةِ وَرُفَقَٓائِه۪ بِنُجُومِ حَقَٓائِقِ الْقُرْاٰنِ وَالْا۪يمَانِ اٰم۪ـينﭯ