PALABRA CINCO

Descargar

Palabra Cinco

1اِنَّ اللّٰهَ مَعَ الَّذ۪ينَ اتَّقَوْا وَالَّذ۪ينَ هُمْ مُحْسِنُونَ

Bismillahir Rahmanir Rahim

“En el Nombre de Allah el Clemente y el Misericordioso”

Si quieres entender que realizar las oraciones diarias y no cometer pecados serios son actos naturales e innatos del ser humano, deberes del ser humano entonces escucha y toma conciencia de la siguiente comparación:

Una vez, en un tiempo de movilización general,  dos soldados se encontraban juntos en un regimiento. Uno estaba bien entrenado y era reflexivo, el otro era un  recluta inexperto y egocéntrico. El primero, concentrado en el entrenamiento y la guerra, no pensaba en las raciones y provisiones, sabía que era tarea del Estado alimentarlo y equiparlo, curarlo si estaba enfermo e incluso ponerle la comida en su boca si fuera necesario. Sabía que su tarea básica era entrenar y pelear. Pero también en alguna ocasión debería cocinar y lavar los utensilios. Si le preguntaban: “¿qué haces?”, respondería: “estoy haciendo tareas de fajina para el Estado” y no diría: “estoy ganándome la vida”.

El recluta inexperto, sin embargo, pensaba en su sustento y no le prestaba atención al entrenamiento ni a la guerra. “Esto es deber del Estado y no es para mí.”, diría. Pensaba constantemente en su subsistencia, y dejaba las filas del ejército para frecuentar el mercado para comprar. Un día, su hábil amigo le dijo:

“Hermano, tu tarea básica es entrenar y pelear. Te trajeron para esto. Confía en el sultán, no te va a dejar hambriento pues es su tarea. Además, no tienes poder suficiente ni deseos y tampoco puedes alimentarte a ti mismo en cada lugar. Estamos en tiempo de movilización y guerra, se te considerará un rebelde y recibirás castigo por ello. De hecho, hay dos tareas que nos conciernen. Una es tarea del sultán: nosotros hacemos sus tareas de fajina y él nos da el sustento. La otra es nuestro deber: entrenar y pelear, y algunas veces el sultán nos ayuda con esto”.

Por supuesto, tú entiendes el peligro en el que estaría el soldado vago si no prestase atención a los consejos del experto.

¡Oh, perezosa alma mía! Este lugar turbulento de guerra es la tormentosa vida mundana. Y la armada dividida en regimientos, la sociedad humana. Y el regimiento es comparable a la comunidad del Islam en este siglo. Uno de los dos soldados es un devoto Musulmán que conoce las obligaciones de su religión, las lleva a cabo y lucha contra Satán y su propia alma para dejar de hacer cosas sin sentido y no cometer pecados; mientras que el otro es un terrible malhechor que está demasiado inmerso en la pelea por el sustento y que calumnia al Verdadero Proveedor: abandona sus obligaciones religiosas y comete pecados en su vida cotidiana. En cuanto al entrenamiento y la instrucción, lo más destacado es la –primera oración- y la adoración. Y de este modo, la guerra  es la batalla entre el alma maligna, sus deseos y los demonios entre los genios y los seres humanos para liberarse del pecado y de la inmoralidad y salvar su corazón y su espíritu de la eterna perdición. La primera de las dos tareas es dar vida y sustentarla, mientras que la otra es la adoración y las súplicas al Dador y Señor de vida: creer y confiar en Él.

1 Corán 16:128

Además, aquél que crea y ofrece la vida, la cual es el milagro más brillante del arte del Eterno Señor y una maravilla de Su sabiduría, es Aquel que la mantiene y  perpetúa a través del sustento. No puede ser otro. ¿Quieres una prueba? Los animales más impotentes y débiles son los que están mejor alimentados, tales como los peces y los gusanos en la fruta; los seres más desvalidos y delicados tienen la comida más selecta como por ejemplo los más pequeños y jóvenes de todas especies.

Seguramente, basta comparar peces y zorros; animales recién nacidos con  bestias salvajes y árboles con animales para entender que la comida lícita no se obtiene a través de la fuerza y la voluntad, sino a través de la impotencia y la debilidad.

Es decir, alguien que deja de realizar la  oración por buscar el sustento, es como el soldado que abandonó el campamento y la trinchera y se fue al mercado. En cambio, el buscador de raciones de las cocinas del Generoso Proveedor de Misericordia, después de realizar la  oración, va por sí mismo a buscar su sustento con el fin de no ser una carga para el resto;  es un acto bueno y valiente y por ello se considera también un tipo de adoración.

Además, la naturaleza del ser humano y las facultades espirituales muestran que  fue creado para la adoración. Respecto al poder y las acciones necesarias para la vida en este mundo, no puede competir ni con el gorrión más pequeño, mientras que con conocimiento y  necesidad, mediante la adoración y las súplicas —que son esenciales para la vida espiritual y la vida en el Más Allá— será como el monarca y el comandante de los animales.

¡Oh alma mía!, si tú haces de la vida terrenal el objetivo de tu vida y trabajas constantemente para ello, llegarás a ser sólo como el gorrión más pequeño, pero si haces de la vida del Más Allá tu objetivo y  único fin y  usas esta vida como medio y campo de cultivo y además te esfuerzas de acuerdo a esto, entonces serás como un poderoso comandante de animales,  un amado siervo suplicante de Allah Todo Poderoso y Su huésped honorable y respetable.

¡Éstos son los dos caminos abiertos a ti! Puedes elegir el que desees… Sólo pide que el Clementísimo te guíe y te otorgue éxito…

* * *

Palabra Cuatro

Palabra Seis