PALABRA DIECINUEVE

Descargar

Palabra Diecinueve

[Acerca de la misión de mensajero de Muhammad (PyB)]

( عَلَيْهِ الصَّلَاةُ وَالسَّلَامُ )وَمَا مَدَحْتُ مُحَمَّدًا بِمَقَالَت۪ى ﱳ وَلٰكِـنْ مَدَحْتُ مَقَالَت۪ى بِمُحَمَّدٍ[1]

Sí, esta Palabra es hermosa,  pero lo que la hace la más bella son los atributos y cualidades de Muhammad (PyB).

El Destello Catorce se compone de catorce “gotas”.

Primera gota

Existen tres cosas importantes y universales que nos dan a conocer a nuestro Sustentador.

Una de ellas es el libro del universo, cuyo testimonio hemos leído  en el Destello trece junto con la lección trece de las obras de Risale-i Nur en árabe.

Otra es el Sello de los profetas (La paz y las bendiciones de Allah sean sobre él), el signo supremo del libro del universo.

La tercera  es el Corán de poderosa estatura.

Ahora tomaremos conocimiento del Sello de los profetas (PyB) que es la segunda prueba que habla, y debemos escucharla.

Sí, consideremos la personalidad colectiva de esta prueba: la faz de la tierra es su mezquita, Meca, su altar, y Medina su púlpito. Nuestro Profeta (PyB), es una prueba contundente, es el líder de todos los creyentes,  el predicador de toda la humanidad, el profeta más importante, señor de todos los piadosos, el líder de un círculo formado por todos los profetas y virtuosos que recuerdan a Allah. Es el árbol luminoso cuyas raíces son todos los profetas, y los frutos frescos son todos los creyentes piadosos; en cuyos clamores todos los profetas confían sus milagros y todos los evliyas también confiando en sus keramets lo confirman y corroboran.

Porque él declara y afirma: لَٓا اِلٰهَ اِلَّا اللّٰهُ La Ilaha illa Allah “¡No hay dios sino Allah!”. Y todo sobre la izquierda y la derecha, es decir, aquellos iluminados recitadores de los nombres de Allah alineados en el pasado y en el futuro, repiten las mismas palabras, y a través de su consenso, declaran: “¡Hablas la verdad y lo que dices es correcto!”. ¿Qué idea falsa tiene el poder de entrometerse en la declaración que está afirmada y corroborada por miles?

Segunda gota

Así como la iluminada prueba de la Unidad Divina se confirma por el consenso y la unanimidad de estas dos alas, así lo hacen cientos de indicaciones en las escrituras reveladas, como la Torá y la Biblia[2], los miles de signos que aparecieron antes del comienzo de su misión, y las buenas noticias dadas por las voces de lo Oculto y el testimonio unánime de los adivinos. Los indicios de miles de sus milagros como la división de la luna y la justicia de toda la Sharía lo han confirmado y corroborado. Así también, en su persona, su loable moralidad que fue la cúspide de la perfección, y en las tareas que llevó a cabo, su completa confianza y cualidades elevadas, que fueron de la más alta excelencia y su extraordinario temor a Allah, adoración, seriedad y fortaleza que demostraron la fuerza de su fe, su absoluta certeza y firmeza, todo esto demuestra tan claro como el sol lo absolutamente fiel que fue a su causa.

Tercera gota

¡Si lo deseas, vamos! ¡Vamos a la península arábiga, a la era de la felicidad! En nuestra imaginación, lo visitaremos y lo veremos en sus funciones. ¡Mira! Encontramos a una persona que se distingue por su buen carácter y bella forma. En su mano tiene un libro milagroso y en su lengua, una guía verdadera. Está anunciando un sermón eterno para toda la humanidad, es decir, para el ser humano, los genios, los ángeles y para todos  los demás seres. Expuso y resolvió el enigma del misterio de la creación del mundo; descubrió y solucionó el abstruso misterio que es el misterio del universo. Ofrece respuestas convincentes y satisfactorias a las tres preguntas sorprendentes y difíciles que se hacen todos los seres y  que están siempre en sus mentes tales como: “¿De dónde vienes? ¿Qué haces aquí? ¿Cuál es tu destino?”.

 

Cuarta gota

¡Mira! Él difunde tal luz de verdad; si miras al universo como estando afuera de la esfera luminosa, de su verdad y su guía; lo verás como un lugar de lamento general con seres desconocidos que son hostiles unos con otros, con seres inanimados que son como horribles cadáveres y seres vivos como huérfanos llorando por los golpes de la muerte y la separación. ¡Ahora mira! A través de la luz que expande, ese lugar de lamento universal se ha transformado en un lugar donde se recitan las alabanzas y los Nombres de Allah con alegría y éxtasis. Los seres extraños y hostiles se hicieron amigos tal como si fuesen hermanos. Mientras que los necios, seres inanimados se convirtieron en oficiales familiarizados con el resto y dóciles siervos. A los huérfanos que lloraban y se quejaban se los ve recitando los Nombres de Allah, alabando y agradeciendo por haber sido liberados de sus deberes.

Quinta gota

Aunque, a través de su luz, la puesta en marcha y el movimiento del universo, sus variaciones, cambios y transformaciones dejaron de ser insignificantes, inútiles y juguetes de la casualidad; pasaron a ser misivas de la dominación de Allah, páginas escritas con los signos de la creación, espejos de los Nombres Divinos, y el universo se transformó en un libro de la sabiduría del Eternamente Adorado.

La debilidad infinita del ser humano y su impotencia lo hacen inferior a los animales y su inteligencia que es un instrumento para expresar dolor, pena y tristeza lo hace más desdichado, aunque cuando es iluminado por esa luz, se eleva por sobre todos los animales y demás seres. A través de la súplica, su iluminada impotencia, pobreza e inteligencia lo hace un monarca preferido; debido a sus quejas, se ha transformado en un malcriado subgerente de la tierra.

Es decir, si no fuese por esa luz, el universo, el ser humano y todas las cosas no serían nada. Sí, seguramente una persona así es necesaria en este mundo maravilloso, de otra forma, el universo y los cielos no existirían.

Sexta gota

Por lo tanto, ese Ser lleva y anuncia las buenas noticias de la felicidad eterna; es el descubridor y el que proclama una misericordia infinita. Es el heraldo y observador de las bellezas de la soberanía de la dominación de Allah, el divulgador y el que muestra los tesoros de los Nombres Divinos. Si lo consideras de este modo, es decir, en lo que respecta a su condición de siervo adorador de Allah, lo verás como un modelo de amor, el ejemplo de la misericordia, la gloria de la humanidad, y el fruto más luminoso del árbol de la creación. Mientras que si lo ves de esta otra forma, es decir, considerándolo un mensajero, lo verás como la prueba de Allah, la lámpara de la verdad, el sol que guía y los medios hacia la felicidad.

Y ¡mira! Su luz ha iluminado de este a oeste como un rayo deslumbrante, la mitad de la tierra y un quinto de la humanidad han aceptado el regalo de su guía y lo ha preservado como a su propia vida. Entonces, ¿cómo es que nuestras almas malignas y Satanás no aceptan, en todos sus niveles, la base de todo lo que ese Ser afirma:

لَٓا اِلٰهَ اِلَّا اللّٰهُ La Ilaha illa Allah No hay dios sino Allah?

Séptima gota

Ahora, consideremos cómo erradicó rápidamente todas las malas costumbres, los malos y salvajes hábitos  a los que estaban fanáticamente acostumbrados. Cómo engalanó a varios pueblos salvajes e implacables de esa amplia península con todas las finas virtudes. Los hizo maestros de todo el mundo y señores de las naciones civilizadas.

Veamos, no fue una dominación externa, sino que conquistó y subyugó sus mentes, espíritus, corazones y almas. Se transformó en el amado de sus corazones, el maestro de sus mentes, el entrenador de sus almas, el gobernante de sus espíritus.

Octava gota

Sabes que un pequeño hábito como fumar cigarrillos en una pequeña nación, ésta puede ser eliminada de forma permanente solamente con el gran esfuerzo de un gobernante poderoso. ¡Pero mira! Este Ser que removió numerosos hábitos arraigados de las naciones intratables, fanáticas con un poder livianamente externo y un pequeño esfuerzo en un corto período de tiempo, y en su lugar estableció exaltadas cualidades que se volvieron tan firmes como si se hubiesen mezclado con sangre. Logró muchas hazañas extraordinarias como esta. ,

Por lo tanto, presentamos a la península arábiga como un desafío para quienes se niegan a ver el testimonio de la bendita época del Profeta (PyB). Que cada uno lleve cien filósofos, que vayan allí y luchen cien años; ¿podrían llevar a cabo una centésima parte de lo que él hizo en un año?

 

 

Novena gota

Además, sabes que una persona insignificante de bajo rango en una comunidad pequeña no puede decir, en un asunto en disputa de poca importancia, ni siquiera una pequeña y descarada mentira sin tener miedo, sin mostrar ansiedad ni suficiente inquietud para informar de su engaño a los enemigos que están a su lado. Ahora mira a este Ser; aunque tomó una tremenda responsabilidad que requirió comportarse como un oficial de gran autoridad y gran estatura en una situación de extrema seguridad. ¿Acaso puede haber alguna contradicción en todas las palabras que dijo en una gran comunidad  frente a una situación de gran hostilidad con respecto a una causa importante y a asuntos muy significativos con gran facilidad y libertad, sin miedo, duda, desconfianza o ansiedad; con sinceridad pura, gran seriedad y de una manera elevada que enfureció a sus enemigos?. ¿Es posible que cualquier tipo de engaño pudiera haber sido involucrado? ¡Allah no lo permita!

اِنْ هُوَ اِلَّا وَحْىٌ يُوحٰى  La verdad no engaña y quien percibe la verdad no es engañado. Su camino que es verdad, está libre de engaños. ¿Cómo podría una fantasía parecer verdad a quien ve y conoce la verdad y así de esta forma, engañarlo?

Décima gota

¡Ahora mira! ¡Qué curiosidad despiertan las verdades atractivas, necesarias y sorprendentes que él demuestra, qué asuntos ha probado!

Sabes que lo que más impulsa al ser humano es la curiosidad. Incluso si se te hubiese dicho: “si das la mitad de tu vida y tus posesiones, alguien vendrá de la luna y Júpiter a contarte las más maravillosas cosas sobre ellas. También te dirá la verdad sobre tu futuro y lo que te sucederá, estarías obligado a dárselas si tienes curiosidad de saber todo. Mientras que ese Ser hablará sobre un Monarca y en su reino, la Luna vuela como una mosca alrededor de una polilla que simboliza la tierra, la polilla  revolotea alrededor de una lámpara, que es el sol, una simple lámpara entre miles en una de las miles de casas de huéspedes de ese Monarca.

Además, dice la verdad de un mundo maravilloso y de una revolución trascendental que si la tierra fuese una bomba y explotaría, no seria del todo tan extraño. ¡Mira! Escucha las Suras que recita como:

اِذَا الشَّمْسُ كُوِّرَتْ ﱳ اِذَا السَّمَٓاءُ انْفَطَرَتْ ﱳ اَلْقَارِعَةُ

También habla con certeza sobre un futuro con una comparación que muestra al futuro en este mundo como un pequeño espejismo. Afirmó seriamente una felicidad mayor que la felicidad mundana que no es más que un destello fugaz de un rayo en relación a un sol eterno.

Undécima gota

Seguramente, nos esperan maravillas debajo del aparente velo del universo que es extraño y perplejo. Por lo que es necesario alguien extraordinario, que muestre todo lo sorprendente y es necesario que hable de sus maravillas. Es evidente que desde su conducta, ha visto tales maravillas, las ve y dice lo ha visto.  Nos enseña más profundamente sobre lo que Allah de los cielos y la tierra, quien nos alimenta con sus bondades, quiere y desea de nosotros.

Por lo tanto, todos deberían dejar cada una de las cosas, correr y prestar atención a este Ser quien enseña numerosas verdades necesarias  que despiertan la curiosidad sobre las verdades como estas, entonces ¿cómo es que la mayoría de la gente está sorda y ciega e incluso demente que no pueden ver esta verdad y no escuchan ni entienden?

Duodécima gota

Por lo tanto, tal como este Ser es una prueba elocuente y una verdadera evidencia  de la veracidad de la unidad del Creador de los seres, así también es una fehaciente y clara prueba de la resurrección de los muertos y la felicidad eterna. Sí, por medio de su guía, él es la razón para el logro de la felicidad eterna y es el medio para conseguirla, así también a través de sus oraciones y súplicas, es la causa de su existencia y la razón de su creación.  Repetimos aquí este misterio que fue mencionado en la Palabra Diez, debido a su “estación”.

¡Veamos! Este Ser hace una oración tan suprema que es como si la misma península arábiga y la tierra rezaran a través de esta oración, y ofrece súplicas.

Veamos, también hace ruegos en una congregación tan grande que es como si todos los miembros  iluminados y perfectos de la humanidad del tiempo de Adán hasta nuestra era, y hasta el fin de los tiempos, lo siguieran y le dijeran “Amén” a sus súplicas. ¡Y veamos! Está suplicando por una necesidad universal que no es solamente de los habitantes de la tierra sino también quienes habitan los cielos, y  todos los seres se unen en su oración declarando: “¡Sí! ¡Oh, Sustentador nuestro! ¡Concédenos eso! ¡También lo queremos!” Y él suplica con tanto deseo, con tanta humildad, de una manera tan amorosa, con anhelo y de manera suplicante que hace llorar a todo el cosmos, llevándolos a unirse a su oración.

¡Y veamos! El propósito y fin de su oración es elevar al ser humano, al mundo y todos los seres desde lo más bajo a lo más alto, de la inferioridad, la desvalorización y la inutilidad a lo más alto; es decir, tener valor, permanencia y deberes exaltados. ¡Y veamos! Busca, pide ayuda y misericordia en una forma elevada y dulce, es como si hiciera que todos los seres, los cielos y la tierra escucharan y los llevara al éxtasis y proclamen: “¡Amén, Oh, Allah nuestro! ¡Amén!”. ¡Y veamos! Pide por sus necesidades a uno tan Poderoso, Generoso, que oye, Conoce, ve todo y es Compasivo; que ve y escucha la necesidad más secreta del ser viviente más oculto y acepta sus súplicas y tiene misericordia. Porque Allah le da a quien pide, y solamente a Su manera. Y da de una forma Sabia, con visión y misericordia que no deja duda que el sustento y la regulación le pertenecen a Allah que todo lo ve y escucha, al Más Generoso y Compasivo.

Decimotercera gota

¿Qué es lo que desea, este ser quien es el orgullo de la raza humana, que lleva sobre sus espaldas todo lo ilustre de la humanidad, se para sobre la cima del mundo y levantando sus manos, está orando? ¿Qué busca este Ser único quien es verdaderamente la gloria del cosmos? ¡Escucha! Busca felicidad eterna. Pide vida eterna y encontrar a Allah. Quiere el Paraíso. Y lo quiere con todos los Nombres Divinos, que muestran sus bellezas y decretos en los espejos de los seres. Incluso, si no hubiese razones para el cumplimiento de esas incontables peticiones, como misericordia, gracia, sabiduría y justicia, una sola de las oraciones de ese Ser sería suficiente para la construcción del paraíso. Para el Poder Divino su creación sería tan fácil como la creación de la primavera. Sí, así como su condición de mensajero fue la razón para la apertura de este lugar de examen y juicio, así también su adoración y servicio hacia Allah fueron las razones para la apertura del mundo venidero.

¿Fueron el perfecto orden observado en el universo y la belleza impecable del arte con misericordia, la incomparable hermosura de la dominación que han provocado que eruditos y estudiosos digan:

لَيْسَ ﯺﰆ الْاِمْكَانِ اَبْدَعُ مِمَّا كَــانَ “no es posible que haya algo mejor que lo que existe”; permitirían estas cosas la fealdad, la crueldad y la falta de orden para escuchar y responder al más insignificante de los deseos y las voces menos importantes, y considerar sin importancia a los más importantes, los deseos más necesarios, y sin escucharlos ni entenderlos, y no llevarlos adelante? ¡Allah no lo permita! Tal belleza no permitiría semejante fealdad; no podría ser fea.

¡Y así, mi amigo imaginario!  Esto es suficiente por ahora, debemos regresar. Porque si nos quedamos cien años en esta era en la península arábiga, no comprenderíamos por completo cien de las maravillas de los deberes de ese Ser y los prodigios que ha realizado, y nunca nos cansaríamos de verlo.

¡Ahora ven! Debemos mirar a los siglos, que pasan por arriba de nosotros. ¡Veamos cómo cada siglo se abre como una flor a través de la luz que recibió del Sol que guía!  Produjeron millones de frutos ilustrados tales como Abu Hanifa, Shafi’i, Abu Bayazid Bistami, Sheik Geylani, Sheik Naqshband, Imam Ghazzali, e Imam Rabbani. Por postergar los detalles de nuestras observaciones a otro momento, debemos recitar algunas bendiciones para quien nos mostró milagros y nos trajo la guía, que menciona una cantidad de sus milagros:

ﱬ مَنْ اُنْزِـلَـ عَلَيْهِ الْفُرْقَانُ الْحَك۪ــيمُ مِنَ الرَّحْمٰنِ الرَّح۪يمﭭ ﱳ مِنَ الْعَرْشِ الْعَظ۪يمﭭ ﱳ سَيِّدِنَا مُحَمَّدٍ اَلْفُ اَلْفِ صَلَاةٍ وَاَلْفُ اَلْفِ سَلَامٍ بِعَدَدِ حَسَنَاـتِـ اُمَّتِه۪  ﱳ ﱬ مَنْ بَشَّرَ بِرِسَالَتِهِ التَّوْرٰيةُ وَالْاِنْج۪يلُ وَالزَّبُورُ ﱳ وَبَشَّرَ بِنُبُوَّتِهِ الْاِرْهَاصَاتُ وَهَوَاتِفُ الْجِنِّ وَاَوْلِيَٓاءُ الْاِنْسِ وَكَوَاهِنُ الْبَشَرِ ﱳ وَانْشَقَّ بِاِشَارَتِهِ الْقَمَرُ ﱳ سَيِّدِنَا مُحَمَّدٍ اَلْفُ اَلْفِ صَلَاةٍ وَسَلَامٍ بِعَدَدِ اَنْفَاسِ اُمَّتِه۪ ﱳ ﱬ مَنْ جَٓائَتْ لِدَعْوَتِهِ الشَّجَرُ، وَنَزَلَ سُرْعَةً بِدُعَٓائِهِ الْمَطَرُ، وَاَظَلَّتْهُ الْغَمَامَةُ مِنَ الْحَرِّ ﱳ وَشَبِعَ مِنْ صَاعٍ مِنْ طَعَامِه۪ مِآٰـتٌـ مِنَ الْبَشَرِ، وَنَبَعَ الْمَٓاءُ مِنْ بَـيْنِ اَصَابِعِه۪ ثَلَاثَ مَرَّاتٍ كَـالْكَوْثَرِ، وَاَنْطَقَ اللّٰهُ لَهُ الضَّبَّ وَالظَّبْىَ وَالْجِذْعَ وَالزِّرَاعَ وَالْجَمَلَ وَالْجَبَلَ وَالْحَجَرَ وَالْمَدَرَ صَاحِبِ الْمِعْرَاجِ وَمَا زَاغَ الْبَصَرُ ﱳ سَيِّدِنَا وَشَف۪يعِنَا مُحَمَّدٍ اَلْفُ اَلْفِ صَلَاةٍ وَسَلَامٍ بِعَدَدِ كُلِّ الْحُرُوفِ الْمُتَشَكِّلَةِ ﯺﰆ الْكَــلِمَاتِ الْمُتَمَثِّلَةِ بِاِذْنِ الرَّحْمٰنِ ﯺﰍ  مَرَايَا تَمَوُّجَاتِ الْهَوَٓاءِ عِنْدَ قِرَاءَةِ كُلِّ كَلِمَةٍ مِنَ الْقُرْاٰنِ مِنْ كُــلِّ قَارِئٍ مِنْ اَوَّلِ النُّزُولِ اِﱫﲄﲁ اٰخِرِ الزَّمَانِ ﱳ وَاغْفِرْ لَنَا وَارْحَمْنَا يَٓا اِلٰهَنَا بِكُــلِّ صَلَاةٍ مِنْهَا.. اٰم۪ـينﭯ  ﱳ

Infinita paz y bendiciones sobre nuestro maestro Muhammad,  por el número de buenas obras de su comunidad, a quienes les fue revelado el Criterio Omnisciente de verdad y falsedad, del Más Misericordioso, Compasivo del Trono Sublime; cuyo mensajero fue predicho por la Torá y la Biblia, y mencionado por sus signos maravillosos, las voces de los genios, piadosos, y adivinos; bajo cuya indicación se dividió de la luna; ¡nuestro maestro Muhammad! Paz y bendiciones sobre él, miles y miles de veces multiplicadas por el número de respiraciones de su comunidad, por cuyo pedido vino el árbol, por cuya oración la lluvia cayó con rapidez, a quien la nube cubrió del calor; quien alimentó a cientos de personas; de entre cuyos dedos luego de tres veces fluía el agua como del arroyo de Kawzar, y por quien Allah hizo hablar a la lagartija, la gacela, el lobo, el camello, la espalda, los brazos, las montañas, las rocas y un terrón; aquel que ascendió y cuyos ojos no vacilaron; nuestro maestro e intercesor, ¡Muhammad!

Paz y bendiciones sean sobre él, miles y miles de veces según el número de letras del Corán que forman palabras, representadas por el permiso del más Misericordioso en los espejos del éter, en la recitación de todas las palabras del Corán por todos aquellos a quienes fue revelado desde la primera vez hasta el fin de los tiempos. Y Concédenos perdón y ten misericordia de nosotros, oh, Allah, para cada una de estas bendiciones. Amén.

[He descrito las evidencias de la condición de profeta de Muhammad (PyB) que he indicado brevemente en un tratado escrito en turco llamado Suaat-i Marifeti’n-Nebi, en la Carta Diecinueve (Los Milagros de Muhammad) y también fueron mencionados brevemente los aspectos milagrosos del Sabio Corán. Una vez más, en un tratado escrito en turco llamado Lemeat (Destellos) y en la Palabra Veinticinco (Los milagros del Corán) expliqué de manera concisa cuarenta puntos que demuestran que el Corán es un milagro, e indiqué cuarenta aspectos de su condición milagrosa. Y de esos cuarenta aspectos, solamente de la elocuencia en el orden de las palabras, escribí en cuarenta páginas en un comentario en lengua árabe llamado Isharat al-I’jaz (Signos de lo Milagroso). Si sientes la necesidad, puedes referirte a estas tres obras.]

Decimocuarta Gota

El sabio Corán, el tesoro de milagros y del supremo milagro, prueba la condición de Profeta de Muhammad (PyB) junto con la divina unidad de manera tan decisiva que no se necesitan otras pruebas. Daremos su definición y señalaremos uno o dos destellos de su condición milagrosa que ha sido causa de algunas críticas.

El sabio Corán, que se nos dio a conocer por nuestro Sustentador, es así: el traductor eterno del gran libro del universo; el divulgador de los tesoros de los Nombres divinos que están ocultos en las páginas de la tierra y los cielos; la llave de las verdades escondidas debajo de los acontecimientos; el tesoro de los favores de las señales Más misericordiosas y eternas, que vienen del mundo de lo Oculto detrás del velo del este mundo manifiesto; el sol, el fundamento, y el plan del mundo espiritual del Islam, y el mapa de los mundos del Más Allá; el expositor diferente,  con un despliegue lúcido, la prueba elocuente y el claro traductor de la Esencia, atributos y obras Divinas; el instructor, de la verdadera sabiduría, guía y el líder mundial de la humanidad; es tanto un libro de sabiduría y de leyes así también de oración y adoración, un libro de mandatos y órdenes, una fuente de invocación y conocimiento Divino – es para todas las necesidades espirituales; es una biblioteca sagrada que ofrece libros adecuados para todas las necesidades espirituales de todos los piadosos y veraces, los purificados y los eruditos cuyos caminos y senderos son todos diferentes.

Consideremos los destellos de milagros en sus repeticiones, que algunos suponen como un error: ya que el Corán es un libro de invocación y de oración, de órdenes, la repetición es deseable, en verdad, es esencial y muy elocuente.  No es un error como se imaginan. Porque la huella de la invocación es iluminación en la repetición. La huella de la oración se fortalece a través de la repetición. La marca de las órdenes y los mandatos se confirman por medio de la repetición. Además no todos son capaces de leer el Corán completo pero seguramente son capaces de leer una Sura- por lo tanto, ya que los propósitos  más importantes del Corán están incluidos en muchas de las Suras más largas, cada una es como un pequeño Corán. Es decir, para que nadie pueda ser privado de algunos de sus objetivos como la Unidad Divina, la resurrección de los muertos y la historia de Moisés, se han repetidos. También, como las necesidades corporales, las necesidades espirituales son variadas, el ser humano tiene necesidad de algunas de ellas, en cada vez que respira, así como el cuerpo necesita aire, el espíritu necesita la palabra Hu (Él). Algunos se necesitan todas las horas, como “en el nombre de Allah”. Y así sucesivamente. Esta significa que la repetición de aleyas surge de la repetición de la necesidad. Esto hace que repetición señale la necesidad, la despierte y la incite y para hacer surgir el deseo y el apetito.

También, el Corán es un fundador; es el fundamento de la Religión transparente, y el fundador del mundo del Islam. Cambió la vida social humana, es la respuesta a las reiteradas preguntas de sus diversas clases. La repetición es necesaria para que un fundador establezca las cosas en orden, es  necesaria para corroborarlas. La confirmación, la verificación y la repetición son necesarias para enfatizarlas.

También, habla de asuntos poderosos y diminutas verdades que las numerosas repeticiones son necesarias en diferentes formas para establecerlos en los corazones de todos. Sin embargo, aparentemente son repeticiones pero en realidad cada aleya tiene numerosos significados, beneficios y muchos aspectos y niveles. En cada lugar se mencionan con un significado diferente, para diferentes beneficios y propósitos.

Además, el Corán no es tan específico y conciso en algunas cosas relativas al cosmos que es un destello de lo milagroso para el propósito de la guía. No puede ser objeto de críticas ni es un error como suponen algunos ateos.

Si preguntas: “¿Por qué el Sabio Corán no habla de los seres en la misma forma que la filosofía y la ciencia? Deja algunas cuestiones de forma breve, sobre algunos temas habla de manera simple y superficial, que es  fácil desde el punto de vista general, no lastima sentimientos generales  ni aburre o pone a prueba las mentes de la gente común. ¿Por que sucede esto?”.

Como una forma de respuesta decimos: el porqué es que la filosofía se ha desviado del camino de la verdad. También, por supuesto, si has entendido de las palabras del pasado y de las enseñanzas que el Sabio Corán habla del universo con el fin de dar a conocer la Divina esencia, atributos y Nombres. Es decir, explica los significados del libro del universo para dar a conocer a su Creador.  Esto significa que mira a los seres, pero no a ellos mismos sino a su Creador. Además, está dirigido a todos. La filosofía y la ciencia, en cambio, miran a los seres por ellos mismos, en particular se dirige a los científicos. En tal caso, dado que el Sabio Corán hace de los seres pruebas y evidencias, la evidencia debe ser aparente para que pueda ser entendida rápidamente desde el punto de vista general. Y dado que la guía del Corán está dirigida a todo las clases de seres humanos, la gente común que forma las clases más numerosas, quiere una guía que sea concisa sin cosas innecesarias que le dan un significado vago y que tenga cosas sutiles utilizando comparaciones y que no cambie cosas que bajo el punto de vista general son obvias en innecesarias o incluso en formas dañinas, para no caer en el error.

Por ejemplo, dice sobre el sol: “El sol es una lámpara giratoria o una linterna”. No habla del sol en sí mismo y de su naturaleza, sino porque es el motivo principal de un orden y centro de un sistema, y el orden y sistema son espejos de la habilidad del Hacedor. Dice: اَلشَّمْسُ تَجْر۪ى Es decir, “el sol gira”, para traer a la mente las disposiciones ordenadas del Poder divino en las revoluciones del invierno y verano, del día y la noche con la frase, El sol gira, permite entender el tremendo poder del Hacedor. Por lo tanto, cualquiera sea la realidad de ser giratorio, no afecta el orden, está entrelazado y observado, éste  es el propósito. También dice,

وَجَعَلَ الشَّمْسَ سِرَاجًا A través de la palabra lámpara, que representa al mundo en la forma de un palacio, y las cosas dentro como decoraciones, necesidades y provisiones preparadas para los seres humanos y otros seres vivientes, deduciendo que el sol es también un candelabro subyugado, hace conocida la misericordia y  el otorgamiento del Creador. Ahora mira lo que dice este filósofo necio y parlanchín:

“El sol es una inmensa masa ardiente en estado líquido”. Hace que los planetas que fueron desprendimientos giren a su alrededor. Su masa es de tal y tal. Es esto, es aquellos”. No permite al espíritu la satisfacción y el cumplimiento del verdadero conocimiento, sólo un miedo terrible y una maravilla que atemoriza. No habla del sol como lo hace el Corán. Puedes entender esto desde el valor de los asuntos de la filosofía, cuyo interior es hueco y cuyo exterior es ostentoso. ¡Así que no se dejen engañar por su brillante exterior y no sean irrespetuosos hacia las exposiciones más milagrosas del Corán!

اَللّٰهُمَّ اجْعَلِ الْقُرْاٰنَ شِفَٓاءً لَنَا وَلِكَاتِبِه۪ وَاَمْثاَلِه۪ مِنْ كُلِّ دَٓاءٍ، وَمُونِسًا لَنَا وَلَهُـﮥْ ﯺﰍ حَيَاتِنَا وَبَعْدَ مَمَاتِنَا، وَﯺﰆ الدُّنْيَا قَر۪ينًا، وَﯺﰆ الْقَبْرِ مُونِسًا، وَﯺﰆ الْقِيَامَةِ شَف۪يعًا، وَﱰ  الصِّرَاطِ نُورًا، وَمِنَ النَّارِ سِتْرًا وَحِجَابًا، وَﯺﰆ الْجَنَّةِ رَف۪يقًا، وَاِﱫﱷ الْخَـيْرَاـتِـ كُلِّهاَ دَل۪يلًا وَاِمَامًا، بِفَضْلِكَ وَجُودِـكَـ وَكَرَمِكَ وَرَحْمَتِكَ يَٓا اَكْرَمَ الْاَكْــرَم۪ـينﭯ وَيَٓا اَرْحَمَ الرَّاحِم۪ـينﭯ، اٰم۪ينْ

اَللّٰهُمَّ صَلِّ وَسَلِّمْ ﱬ مَنْ اُنْزِـلَـ عَلَيْهِ الْفُرْقاَنُ الْحَك۪ــيـﮥُ وَﱭ اٰلِه۪ وَصَحْبِه۪ٓ اَجْمَع۪ـينﭯ، اٰم۪ينْ ، اٰم۪ينْ

 

[Nota: Las seis gotas de la Decimocuarta gota en la versión árabe de Risale-i Nur, y especialmente los seis puntos de la Cuarta Gota, explican quince de las aproximadamente cuarenta clases de la condición milagrosa del Sabio Corán. Considerando que es suficiente, hemos limitado la discusión hasta aquí. Si lo deseas puedes referirte a las obras mencionadas y encontrarás un tesoro de milagros]

[1] No podría alabar a Muhammad con mis palabras, sino que mis palabras se volvieron alabanzas dignas por Muhammad (La paz y las bendiciones sean sobre él).

 

[2] En su Risale-i Hamidiye, Husayn Jisri señaló ciento catorce indicaciones de las escrituras. Si esta cantidad se mantuvo después  que los textos fueron adulterados, seguramente hubo antes muchas menciones más.

Palabra Dieciocho

Palabra Veinte