PALABRA DOS

Descargar

Palabra Dos

بِسْمِ اللّهِ الرّحْمنِ الرّحِيمِ

(1)اَلَّذِينَيُؤْمِنُونَبِالْغَيْبِ

Bismillahir Rahmanir Rahim

“En el Nombre de Allah el Clemente y el Misericordioso”

Si quieres entender qué gran felicidad y bendición, qué gran placer y paz hay en la Fe y con qué facilidad podemos encontrar la fe en Allah, escucha esta historia, la cual está escrita en forma de comparación:

Una vez, dos hombres salieron de viaje por placer y también para hacer negocios. Uno partió de forma egoísta y desfavorable y el otro de forma piadosa y feliz.

1-Corán 2:3

Debido a que el hombre egoísta era un tanto engreído, egocéntrico y pesimista, terminó en el país más perverso de acuerdo a su propia percepción negativa. Miró alrededor y en todas partes vio impotencia y gran lamentación por la aterradora destrucción causada por la dominación de los rudos tiranos. En todos los sitios por donde viajó vio la misma penosa y dolorosa situación. El país entero tomó la forma de una casa de lamentos. La única manera que encontró para no ver esa situación penosa y sombría fue la embriaguez. Todas las personas le parecían ser extraños y enemigos. A su alrededor sólo vio cadáveres horribles y huérfanos desesperados en llanto. Su conciencia estaba en un estado de tormento.

El otro hombre era bondadoso, devoto, justo y con buena moral de modo que al país al que fuera según su parecer sería el mejor. Este hombre bueno vio la alegría colectiva de la gente en la tierra donde había entrado. Cada sitio era un festival gozoso, un lugar que se desbordaba por el entusiasmo y la felicidad para la conmemoración de Allah. Todo el mundo le pareció muy familiar y amistoso. En todo el país vio las celebraciones festivas que se realizaban cuando cada uno iba a cumplir con sus tareas, acompañadas por gritos de felicidad y agradecimiento. Y también oyó el sonido de un tambor y la banda para el alistamiento de soldados con alegres llamados que decían “¡Allah es el Más Grande!” y “¡No hay más dios que Allah!”. En lugar de sentirse triste por el sufrimiento de la gente del lugar o por él mismo, tal como el caso del pesimista, este hombre afortunado estuvo contento y feliz tanto por su propia alegría como por la de todos los habitantes de ese país. Además, pudo realizar algunos negocios provechosos. Dio gracias a Allah por ello.

Después de un tiempo cuando regresaba se encontró con el otro hombre. Entendió su situación y le dijo: “Haz perdido la razón. La fealdad que habita dentro de ti se ha reflejado en el mundo exterior de modo que imaginaste que las risas eran llantos y cada acto de generosidad era un acto de saqueo y pillaje. Vuelve a tu juicio y purifica tu corazón de modo que este velo calamitoso sea levantado de tus ojos y puedas reconocer la verdad. Ya que el país de un Sultán verdaderamente Justo, Clemente, Caritativo, Poderoso, que ama el orden, no podría ser como imaginaste, ni podría demostrar esta cantidad de claros signos de progreso y logros”.

Reflexionó sobre ello, se arrepintió y dijo, “Sí, yo estaba loco por causa de la bebida. Que Allah esté complacido contigo porque me has salvado del infierno en que vivía”.
¡Oh Alma Mía!, el primer hombre representa a un incrédulo, alguien perverso y negligente. Para él, todo el mundo es un lugar de lamentos. Todo ser vivo es como un huérfano que llora ante el alejamiento y la muerte. Los seres humanos y los animales están solos y sin lazos, y son aniquilados por las garras de la hora designada de la muerte. Las grandes creaciones como las montañas y los océanos son como cadáveres horrendos sin vida. Muchas desilusiones penosas, aplastantes y aterradoras provienen de su incredulidad y extravío y lo atormentan.
En cuanto al segundo hombre, es un creyente. Reconoce y declara que Allah es Todopoderoso. Para él, este mundo es una morada donde los nombres del Misericordioso Allah son constantemente recitados, un lugar de enseñanza para los seres humanos y los animales; y un campo de examen para seres humanos y los genios. Todas las muertes de animales y seres humanos son una desmovilización. Aquellos que han completado su misión, partieron de este mundo transitorio a otro mundo feliz y sin preocupaciones, para que a este lugar vengan a trabajar nuevos oficiales. El nacimiento de animales y personas es su alistamiento en el ejército, son tomados bajo las armas y comienzan a realizar sus tareas. Cada ser viviente es un verdadero soldado alegre, un oficial honesto y contento. Y todas las voces, glorifican a Allah y recitan Sus Nombres al principio de sus labores y agradecen con alegría por el cese del trabajo. Surgen cánticos de gozo por estar trabajando. Para el creyente, todos los seres son siervos; oficiales amistosos y agradables, obras de su Generoso Señor y Misericordioso Dueño. Debido a su fe, se manifestarán muchas más verdades exaltadas, sutiles, agradables y dulces como éstas.

Entonces, la fe da origen a la semilla de lo que es, en efecto, el Árbol de Tuba del Paraíso, mientras que la incredulidad oculta la semilla del Árbol Zakkum del Infierno.

Esto significa que la seguridad y la estabilidad están sólo para ser encontradas en el Islam y la fe. En cuyo caso, deberíamos decir continuamente,

اَلْحَمْدُ لِلّٰهِ عَلٰى دِينِ اْلاِسْلَامِ وَ كَمَالِ الْا۪يمَانِ

“Las alabanzas sean a Allah para la religión del Islam y la fe perfecta.”

 

* * *

Palabra Uno

Palabra Tres