PALABRA QUINCE

UNA SEGUNDA,  PEQUEÑA OBJECIÓN DE SATANÁS

  مَا يَلْفِظُ مِنْ قَوْـلٍـ  اِلَّا لَدَيْهِ رَق۪يبٌ عَت۪يدٌ ﱳ وَجَٓاءَتْ سَكْــرَةُ الْمَوْـتِـ

بِالْحَقِّ ذٰلِكَ مَا كُــنْتَ مِنْهُ تَح۪يدُ ﱳ وَنُفِخَ  ﯺﰆ  الصُّورِ ذٰلِكَ يَوْمُ

الْوَع۪يدِ ﱳ وَجَٓاءَتْ كُــلُّ نَفْسٍ مَعَهَا سَٓائِقٌ وَشَه۪يدٌ ﱳ لَقَدْ كُــنْتَ ﯺﰍ

غَفْلَةٍ مِنْ هٰذَا فَكَــشَفْنَا عَنْكَ غِطَٓاءَكَ فَبَصَرُكَ الْيَوْمَ حَد۪يدٌ ﱳ وَقَاـلَـ

قَر۪ينُهُ هٰذَا مَا لَدَىَّ عَت۪يدٌ ﱳ اَلْقِيَا ﯺﰍ  جَهَنَّمَ كُــلَّ كَفَّارٍ عَن۪يدٍ ﱳ  [1]

[1] Corán, 50:18-24

Una vez leyendo estas aleyas de قٓ وَالْقُرْاٰنِ الْمَج۪يدِ Sura Qaf, Satanás me dijo: “Piensas que los aspectos más importantes de la elocuencia del Corán están en su claridad y fluidez de estilo. Pero en esta aleya se salta de un tema al otro. Salta de las agonías de la muerte a la Resurrección de los Muertos, del soplido de la Trompeta del Juicio Final, a la entrada de los incrédulos en el Infierno. ¿Qué fluidez de estilo permanece con estos cambios extraordinarios? En la mayor parte del Corán, se unen temas que tienen poca relación entre,

sí, como este. ¿Dónde está su elocuencia y suavidad con tal discontinuidad?”

Yo respondí así: “Después de su elocuencia, uno de los elementos más importantes del milagroso Corán de Exposición Milagrosa es su concisión. La concisión es uno de los elementos más fuertes y más importantes del milagroso Corán. Los casos de esta concisión milagrosa del Corán son tan numerosos y hermosos que los eruditos más exigentes quedan maravillados. Por ejemplo:

وَق۪يلَ يَٓا اَرْضُ ابْلَع۪ى مَٓاءَـكِـ وَيَا سَمَٓاءُ اَقْلِع۪ى وَغ۪يضَ الْمَٓاءُ وَقُضِىَ الْاَمْرُ وَاسْتَوَتْ

ﱰ الْجُودِىِّ وَق۪يلَ بُعْدًا لِلْقَوْمِ الظَّالِم۪ـينﭯ  ﱳ[1]

“Esto describe la Gran Inundación y sus consecuencias tan concisa y milagrosamente en algunas oraciones cortas que ha hecho que muchos eruditos de la retórica se postren ante su elocuencia. Y, por ejemplo:

كَـذَّبَتْ ثَمُودُ بِطَغْوٰيهَا ﱳ اِذِ انْبَعَثَ اَشْقٰيهَا ﱳ فَقَالَ لَهُمْ رَسُولُ اللّٰهِ نَاقَةَ اللّٰهِ وَسُقْيٰيهَا ﱳفَكَــذَّبُوهُ فَعَقَرُوهَا فَدَمْدَمَ عَلَيْهِمْ رَبُّهُمْ بِذَنْبِهِمْ فَسَوّٰيهَا ﱳ

وَلَا يَخَافُ عُقْبٰيهَا ﱳ   [2]

“En estas pocas oraciones cortas y con milagrosidad dentro de la concisión, fluidez, y claridad, y en un camino que no estropea el entendimiento, el Corán relaciona los acontecimientos extraños y trascendentales acerca del pueblo Zamud, junto con las consecuencias y su final calamitoso. Y por ejemplo:

[3]وَذَا النُّونِ اِذْ ذَهَبَ مُغَاضِبًا فَظَنَّ اَنْ لَنْ نَقْدِرَ عَلَيْهِ فَنَادٰى ﯺﰆ الظُّلُمَاـتِـ

اَنْ لَٓا اِلٰهَ اِلَّٓا اَنْتَ سُبْحَانَكَ اِﯼﰇﰍ كُــنْتُ مِنَ الظَّالِم۪ـينﭯ

“Aquí, muchas oraciones tienen que ser ‘enrolladas’ entre las palabras اَنْ لَنْ نَقْدِرَ عَلَيْهِque ya no teníamos ningún poder sobre él’  y

فَنَادٰى ﯺﰆ الظُّلُمَاتِ ‘Mas el gritó en seguida hacia nosotros desde el seno de la oscuridad’, pero estas oraciones omitidas ni estropean el entendimiento, ni estropean la fluidez del estilo. Esto menciona los elementos más importantes en la historia de Jonás (la paz sea sobre él), y deja el resto a la inteligencia.

“Y por ejemplo, en la Sura Yusuf, las siete u ocho oraciones entre las palabras اَرْسِلُونِ  y يُوسُفُ اَيُّهَا الصِّدّ۪يقُ [4] han sido saltadas en la concisión. Y esto ni perjudica el entendimiento, ni estropea la suavidad del estilo. Hay muchísimos casos de esta clase de concisión milagrosa en el Corán que, de hecho, son muy hermosos.

“Sin embargo, la concisión de las aleyas de la Sura Qaf que es en particular maravillosa y milagrosa. Ya que cada una de ellas indica el futuro realmente terrible de los incrédulos cuando cada día interminable durará cincuenta mil años, y las cosas penosas y extremas que les pasarán en las revoluciones imponentes del futuro. Esto le hace entender a la mente como un relámpago, presentando aquel período largo, largo de tiempo a la imaginación como una sola página presente. Refiriendo los acontecimientos que no son mencionados a la imaginación, los describe con la fluidez más elevada y suavidad de estilo.

وَاِذَا قُرِئَ الْقُرْاٰنُ فَاسْتَمِعُوا لَهُ وَاَنْصِتُوا لَعَلَّكُــمْ تُرْحَمُونَ[5]

Y ahora si tienes algo que decir, Oh Satanás, dilo

Satanás contestó: “No puedo oponerme a lo que dices, no puedo defenderme. Pero hay muchas personas tontas que me escuchan; y muchos demonios con forma humana que me asisten; y muchos faraones entre filósofos que aprenden cosas de mí que adulan sus egos, y previenen la publicación de trabajos como el tuyo. Por lo tanto no posaré mis armas ante las tuyas”.

 

 

* * *

 

[1] Corán, 11:44

[2] Corán, 91:11-15

[3] Corán, 21:87

[4] Corán, 12:46

[5] Corán, 7:204

Palabra Catorce

Palabra Dieciéis