PALABRA SIETE

Descargar

Palabra Siete

 

Presta atención a la siguiente historia y comprenderás cuán valiosas son y cuántas dificultades esclarecen las dos partes de esta frase:

اٰمَنْتُ بِاللّٰهِ وَ بِالْيَوْمِ الْاٰخِرِ “Creo en Allah y en el Día Final”,  la cual  resuelve la enigmática clave de la creación y abre la puerta de la felicidad para el espíritu humano; también conoceremos lo beneficioso y curativo que es poner la confianza en tu Creador y refugiarse en Él a través de la paciencia y el ruego. Realizar la súplica a tu Proveedor a través del agradecimiento, escuchar el Corán, obedecer sus órdenes, realizar las oraciones diarias y dejar de cometer grandes pecados, son pasajes sumamente importantes y preciados para el viaje a la eternidad, además de ser provisiones para el Más Allá y luces para la tumba.

Una vez un soldado cayó en una situación muy difícil en un campo de batalla y fue sometido a examen. Sucedió lo siguiente:

Tenía dos profundas y terribles heridas en ambos costados y detrás de él estaba al acecho un feroz león.  Frente a él había una horca que llevaba a la muerte y a la aniquilación a todos los que amaba e incluso a él mismo. Además de todo esto, tenía que afrontar un largo viaje: estaba siendo desterrado; consideraba su situación desesperadamente terrible, sentía que era un soldado desafortunado. Pero una persona amable con luz interior como Khidr apareció y le dijo: “No desesperes. Te daré dos oraciones y te enseñaré a usarlas. Si las usas adecuadamente el león se convertirá en un dócil caballo a tu disposición y la horca se convertirá en un columpio para tu placer y disfrute; también te daré dos medicinas, si sigues las instrucciones las dos heridas se convertirán en dos flores perfumadas de las llamadas rosas de Muhammad (la paz y las bendiciones sean sobre él); además te daré un pasaje con el que serás capaz de hacer un viaje de años de duración en un día, como si volases. Si no me crees, prueba un poco y verás  que es verdad.” El soldado probó un poco y afirmó que era verdad.

Sí, yo, este pobre Said, afirmo esto también. Es porque yo lo experimenté y vi que era absolutamente verdad.

Poco después vio a un hombre, astuto y libertino como un demonio, el cual venía del lado izquierdo y traía consigo galas adornadas; fotografías y fantasías, así como también, muchas bebidas para embriagarse. Se paró delante del soldado y le dijo:

“¡Oye, ven, amigo! Bebamos y divirtámonos. Veamos estas fotos de chicas bonitas, escuchemos música y comamos estos sabrosos alimentos”. Entonces le preguntó: “¿Qué eso que recitas?”

“Una oración”, fue su respuesta.

“¡Deja de hacer eso que no tiene sentido! ¡No amargues nuestra diversión!  E hizo una segunda pregunta: “¿Qué eso que tienes en tu mano?”

“Una medicina”, el soldado respondió.

“¡Tírala! Estás sano, no hay nada malo en ti. Es hora de disfrutar”. Y le preguntó: “¿Qué es ese papel con cinco marcas?”

“Es un pasaje y una tarjeta para recibir alimentos.”

“¡Oh, rómpelo!”, el hombre dijo. “¿Para qué necesitamos hacer un viaje en esta hermosa primavera?”. Intentó persuadirle con todo tipo de artimañas y el pobre hombre estaba un poco convencido. Sí, las personas pueden ser engañadas. Yo fui engañado con tales trampas astutas.

De repente, escuchó del lado derecho una voz tan fuerte como un trueno, que dijo: “¡Ten cuidado, no te dejes engañar! Di a este tramposo: “¡Si tienes la forma para matar al león que está detrás de mí, quitar la horca que está delante mío, acabar con las heridas de mi izquierda y mi derecha e impedir el largo viaje que tengo que hacer, entonces ven y hazlo!¡Muestra lo que puedes hacer y déjanos verlo! Entonces sí podrás decir, venga vamos a divertirnos. ¡De lo contrario, calla! Deja hablar al hombre inspirado por Allah que se parecía a Khidr.”

¡Oh alma mía, la cual reía en su juventud y ahora llora! El desafortunado soldado es el ser humano y eres tú. El león es la hora señalada y la horca es la muerte,  decadencia, y separación a través de la cual, en la alternación del día y la noche todos los amigos son despedidos y se pierden. Y estas dos heridas son la impotencia infinita y preocupante del ser humano y su pobreza ilimitada. El exilio y el viaje son un largo recorrido de examen que pasa desde el mundo de los espíritus a través de la matriz y la infancia hasta la vejez; a través del mundo, la tumba y el reino intermedio, hacia la resurrección y el Puente de Sirat.

En cuanto a las dos oraciones, son la fe en Allah Todopoderoso y el Más Allá. Además, a través de la oración sagrada, la muerte toma la forma de un caballo manso que lleva al creyente de la prisión mundana hacia los jardines del Paraíso y ante la presencia del Más Misericordioso. Es por esto que los sabios que han descubierto este misterio no le temen a la muerte. Ellos la han deseado antes de que llegase. Y a través de la oración de la Fe en Allah, el paso del tiempo, el cual es decadencia y separación, muerte y fallecimiento, se transforma en el medio para observar y contemplar con perfecto placer los milagros del Glorioso Hacedor de todas las cosas, tales como los renovados bordados  multicolores, las maravillas de Su poder, y las manifestaciones de Su misericordia. Por supuesto, los espejos reflejarán los colores de la luz del sol: cambiados, renovados y las imágenes serán cambiadas, mejorarán, transformándose en escenas más bellas.

En cuanto a las dos medicinas una es la paciencia y la confianza en Allah y la otra es la fe en el poder de tu Creador; tener confianza en Su sabiduría. ¿Es éste el caso? Por supuesto lo es. ¿Qué miedo puede tener la persona que, al sentir su impotencia, confía en el Señor del Mundo que tiene el poder de dar la orden: [1] كُنْ فَيَكُونُ¡Sé! y es!,? Frente a la calamidad más horrible, que dice:اِنَّا لِلّٰهِ وَاِنَّٓا اِلَيْهِ رَاجِعُوـنَـ [2] , y con  una fe fuerte deposita su confianza en su Clementísimo Sustentador. Por supuesto, una persona con conocimiento verdadero de Allah disfruta de su incapacidad, de su temor a Allah. Sí, hay placer en el temor. Si un bebé de un año fuese lo suficientemente inteligente y se le preguntase: “¿qué es lo más placentero y dulce para ti?”, él debería responder: “darme  cuenta de mi incapacidad, de mi debilidad y temer al golpe de mi madre a la vez que me refugio en su dulce pecho.” Pero  la compasión de todas las madres no es más que un reflejo de la manifestación de la Divina Misericordia. Es por esta razón que los sabios han encontrado tal placer en la impotencia y el temor a Allah que se han declarado apasionadamente libres de su propia fuerza y poder y se han refugiado en Allah. Han hecho de la falta de poder y el temor un instrumento de intercesión para ellos mismos. Otra medicina, es el ruego y la súplica con el agradecimiento, la satisfacción, y la confianza en la misericordia del Clemente Proveedor. ¿Es esto así?

Sí, ¿cómo pueden la pobreza y la necesidad ser dolorosas y pesadas para un huésped del Generoso y Munificente que hace de la faz de la tierra una mesa de bendiciones y convierte a la primavera en un ramo de flores y es Él Quien coloca las flores en la mesa y las dispersa? La pobreza y la necesidad toman la forma de un apetito placentero. El huésped intenta incrementar su pobreza de la misma forma que hace con su apetito. Es por esto que los sabios se precian de la pobreza, ¡pero ten cuidado, no lo malinterpretes! Entiende la pobreza como el significado de humildad de uno ante Allah suplicándole y no entender la idea la pobreza ante la gente actuando como un mendigo.

Y en cuanto al pasaje y al bono equivalen a practicar las tareas religiosas obligatorias y sobre todo a realizar el rezo y dejar de cometer pecados graves. ¿Es  así? Sí, lo es. De acuerdo al consenso de aquellos que observan y tienen conocimiento de lo invisible y de quienes descubren los misterios de la creación, las provisiones, la luz y el caballo Burak para el largo y oscuro camino de la post-eternidad, sólo puede conseguirse a través del cumplimiento de las órdenes del Corán y evitando lo que está prohibido. La ciencia, la filosofía y el arte no tienen mucho mérito en este camino. Su luz alcanza sólo hasta la puerta de la tumba.

¡Oh mi alma perezosa! ¡Qué fácil, ligero y rápido es realizar las cinco oraciones diarias y dejar los siete pecados mortales! Si tienes la facultad del razonamiento y no eres corrupto, entonces entiende qué importantes y amplios son sus resultados, sus frutos y sus beneficios. Di al Demonio y quienes están animándote hacia el vicio y la disipación:

“Si tienes los medios para acabar con la muerte, y puedes hacer que la decadencia y la transitoriedad desaparezcan del mundo; eliminas la pobreza y la impotencia del ser humano, cierras la puerta de la tumba, entonces ¡dínoslo y déjanos escucharlo, de lo contrario cállate! El Corán lee el universo en la gran mezquita de la universo. Déjanos escucharlo. Déjanos ser iluminados con esta luz. Déjanos actuar de acuerdo a su camino. Déjanos recitarlo constantemente. En verdad, el Corán es la Palabra. Eso es lo que dicen de Él. El Corán es la verdad y viene del Verdadero. Dice la verdad, la muestra y esparce luminosa sabiduría…”

اَللّٰهُمَّ نَوِّرْ قُلُوبَنَا بِنُورِ الْا۪يمَانِ وَالْقُرْاٰنِ اَللّٰهُمَّ اَغْنِنَا بِالْاِفْتِقَارِ اِلَيْكَ وَلَاتُفْقِرْنَا بِالْاِسْتِغْنَٓاءِ عَنْكَ تَبَرَّاْنَا اِلَيْكَ مِنْ حَوْلِنَا وَقُوَّتِنَا وَالْتَجَئْنَا اِﱫﲄ حَوْلِكَ وَقُوَّتِكَ فَاجْعَلْنَا مِنَ الْمُتَوَكِّل۪ـينﭯ عَلَيْكَ وَلَا تَكِــلْنَا اِﱫﲄ اَنْفُسِنَا وَاحْفَظْنَا بِحِفْظِكَ وَارْحَمْنَا وَارْحَمِ الْمُؤْمِن۪ـينﭯ وَالْمُؤْمِنَاتِ وَصَلِّ وَسَلِّمْ ﱬ سَيِّدِنَا مُحَمَّدٍ عَبْدِـكَـ وَنَبِيِّكَ وَصَفِيِّكَ وَخَل۪يلِكَ وَجَمَالِ مُلْكِكَ وَمَل۪يكِ صُنْعِكَ وَعَـيْنِ عِنَايَتِكَ وَشَمْسِ هِدَايَتِكَ وَلِسَانِ حُجَّتِكَ وَمِثَاـلِـ رَحْمَتِكَ وَنُورِ خَلْقِكَ وَشَرَفِ مَوْجُودَاتِكَ وَسِرَاجِ وَحْدَتِكَ ﯺﰍ  كَــثْرَةِ مَخْلُوقَاتِكَ وَكَاشِفِ طِلْسِمﭭ كَٓائِنَاتِكَ وَدَلَّاـلِـ سَلْطَنَةِ رُبُوبِيَّتِكَ وَمُبَلِّغِ مَرْضِيَّاتِكَ وَمُعَرِّفِ كُــنُوزِ اَسْمَٓائِكَ وَمُعَلِّمﭭ عِبَادِـكَـ وَتَرْجُمَانِ اٰيَاتِكَ وَمِرْاٰةِ جَمَاـلِـ رُبُوبِيَّتِكَ وَمَدَارِ شُهُودِـكَـ وَاِشْهَادِـكَـ وَحَب۪يبِكَ وَرَسُولِكَ الَّذ۪ٓـيـ اَرْسَلْتَهُ رَحْمَةً لِلْعَالَم۪ـينﭯ وَﱭ اٰلِه۪ وَصَحْبِه۪ اَجْمَع۪ـينﭯ وَﱭ اِخْوَانِه۪ مِنَ النَّبِيّ۪ـينﭯ وَالْمُرْسَل۪ـينﭯ وَﱬ مَلٰٓئِكَــتِكَ الْمُقَرَّب۪ـينﭯ وَﱬ عِبَادِـكَـ الصَّالِح۪ـينﭯ اٰم۪ينْ

¡Oh Allah! Ilumina nuestros corazones con la luz de la fe y  en el Corán.

¡Oh Allah! Enriquécenos con la necesidad de Ti y no nos empobrezcas con la carencia de Tu presencia. Haznos libres de nuestra propia fuerza y poder, y refúgianos en Tu fuerza y poder. Y señálanos entre aquellos que colocan su confianza en Ti y no nos hagas confiar en nosotros mismos. Cuídanos con Tu protección y ten misericordia de nosotros y ten misericordia de todos los hombres y mujeres creyentes y ofrece bendiciones y paz a nuestro Maestro Muhammad, Tu Siervo y Profeta, Tu Amigo y Amado, la Belleza de Tu Dominio, la Soberanía de Tu Arte, la Esencia de Tu favor y el Sol de Tu Camino, la Lengua de Tu Prueba y el Ejemplar de Tu Misericordia, la Luz de Tu Creación y la Gloria de Tus Seres, la Luz de tu Unidad en la Multiplicidad de tus Seres y el Revelador del Misterio de Tus Seres, y el Heraldo de la Soberanía de tu Dominio y el Anunciador de aquellas cosas que Te placen, el Anunciador de los Tesoros de Tus Nombres y el Instructor de Tus Siervos, el Interpretador de Tus Señales, y el Reflejo de la Belleza de tu Dominio, y el Sentido de Tu presencia y atestiguarte, Tu Amado y Tu Profeta al que Tú enviaste como una Misericordia a Todos los Mundos y a toda su Familia y sus Compañeros, y a sus hermanos entre los profetas y mensajeros  y a Tus ángeles y a los honrados entre Tus siervos. AMÉN.

 

[1] Corán 2:117

[2] Corán 2:156

Palabra Seis

Palabra Ocho