PALABRA TREINTA Y TRES

Nota

Si Allah lo permite, esta Carta, de treinta y tres ventanas, trae fe a los que no tienen fe, fortalece la fe de aquellos cuya fe es débil, hace verdadera la fe de aquellos cuya fe es fuerte pero es imitativa, da gran amplitud a la fe de aquellos cuya fe es verdadera y los hace progresar en el conocimiento de Allah –el fundamento y el medio de toda verdadera perfección– y para aquellos cuya fe es amplia, abre más panoramas brillantes. Por lo tanto, no puedes decir: “una ventana es suficiente para mí”, porque incluso si tu razón estuviera satisfecha, tu corazón también quiere su parte, al igual que tu espíritu. Tu imaginación también quiere su parte de esa luz. Por lo tanto, las otras ventanas son también necesarias porque cada una contiene diferentes beneficios.

El Tratado de la Ascensión del Profeta Muhammad (PyB) fue dirigido primeramente a los creyentes, mientras que el ateo estaba en una posición de oyente. Pero este tratado, está dirigido al negador mientras que el creyente se encuentra en la posición de oyente. Esto debe tenerse en cuenta cuando lo leemos.

Desafortunadamente, debido a una razón importante, esta carta fue escrita con extrema velocidad. También  ha permanecido en la forma de la primera versión. Por lo tanto, existen algunas irregularidades y defectos en la forma de las expresiones, que se deben a mí. Por esto, les pido a mis hermanos que la lean con tolerancia, y si pueden la corrijan y oren por mi perdón.

وَالسَّلَامُ ﱬ مَنِ اتَّبَعَ الْهُدٰى ﱳ وَالْمَلَامُ ﱬ مَنِ اتَّبَعَ الْهَوٰى
سُبْحَانَكَ لَا عِلْمَ لَنَٓا اِلَّا مَا عَلَّمْتَنَاﮈ اِنَّكَ اَنْتَ الْعَل۪يمُ الْحَك۪يمُ
اَللّٰهُمَّ صَلِّ وَسَلِّمْ ﱬ مَنْ اَرْسَلْتَهُ رَحْمَةً لِلْعَالَم۪ـينﭯ وَﱭ اٰلِه۪

وَصَحْبِه۪ وَسَلِّمْ اٰم۪ينْ

La paz sea con aquellos que siguen la Guía y que aquellos que siguen sus propios deseos sean censurados.

 “¡Gloria a Ti! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has enseñado. Tú eres, en verdad, el Conocedor perfecto, el Sabio”. (Corán, 2:32)

Oh Allah, grandes bendiciones y paz para aquel a quien enviaste como una Misericordia para todos los mundos, y a su Familia y Compañeros, les concedas paz. Amén

 

Palabra Treinta y dos

Reflejos