PALABRA TRES

Descargar

Palabra Tres

بِسْمِ اللّهِ الرّحْمنِ الرّحِيمِ

(1) يَآ اَيُّهَا النَّاسُ اعْبُدُوا

Bismillahir Rahmanir Rahim

“En el Nombre de Allah el Clemente y el Misericordioso”

Si quieres entender cuán grande es la ganancia y la felicidad que obtienes con la adoración, y cuán grande es la pérdida y la ruina que provoca el vicio y el libertinaje escucha y presta atención a la siguiente historia, la cual está en forma de comparación:

1- Corán 2:21

Una vez, dos soldados recibieron la orden de ir a una ciudad lejana. Viajaron juntos hasta que el camino se bifurcó. En la bifurcación había un hombre, que les dijo: “el camino de la derecha no causa ninguna pérdida. Nueve de cada diez personas que lo toman reciben una importante recompensa y experimentan gran tranquilidad. Mientras que el camino de la izquierda no produce ninguna ventaja y nueve de cada diez de sus viajeros sufren pérdidas. Los caminos son de la misma longitud y sólo hay una diferencia; aquellos que toman el camino de la mano izquierda el cual no tiene reglas ni autoridad, viajan sin equipaje ni armas. Se sienten aparentemente ligeros y engañosamente cómodos. Mientras que aquellos viajeros del camino de la mano derecha, el cual está bajo orden militar, están obligados a llevar una bolsa completa de raciones nutritivas que pesa mas o menos cuatro kilos y un magnífico rifle de alrededor de dos kilos que vencerá y derrotará a cualquier enemigo…”

Después de que los dos soldados escucharon lo que dijo el hombre instruido, el venturoso tomó el camino de la derecha. Cargó un peso de seis kilos en su espalda, sin embargo su corazón y su espíritu se salvaron de cientos de kilos de miedo y de sentirse en compromiso con los demás.  Pero el otro desafortunado soldado, dejó el arma. No quiso someterse a las instrucciones dadas y se fue por la izquierda. Fue liberado de soportar la carga de seis kilos, pero su corazón fue oprimido por miles de kilos de endeudamiento y su espíritu encontró innumerables miedos. Emprendió su camino mendigando a todos y temblando ante cada cosa y cada evento, hasta que alcanzó su destino. Y allí fue castigado como un rebelde y un desertor.

En cambio, el soldado que amaba la disciplina militar, cuidaba su valija y arma. Tomó de manera tranquila el camino de la derecha. Durante su viaje no fue obligado a nada por nadie, no tuvo miedo y  llegó a la ciudad que estaba buscando con un corazón despreocupado y sereno. Allí fue recibido con una merecida recompensa por ser un honorable soldado que ha llevado a cabo con éxito su tarea.

¡Oh Alma rebelde!, uno de aquellos viajeros representa a quienes que se rinden a la Ley Divina, mientras que el otro representa la rebeldía y a los que siguen sus propios deseos. El camino es el de la vida, que comienza en el mundo del Espíritu, pasa a través de la tumba y nos lleva hacia el Más Allá. La valija y el arma son la adoración y el temor a Allah. Hay una aparente carga en la adoración, pero es un alivio  y descanso indescriptible.

En el rezo, los que adoran declaran: اَشْهَدُ اَنْ لَٓا اِلٰهَ اِلَّا اللّٰهُ “Atestiguo que no hay otro dios que Allah. Esto significa: “No hay otro Creador y Proveedor más que Él. Los males y los beneficios están en Su mano; es el Omnisciente, Él no hace nada en vano, y es Todo Clemente. Su generosidad y misericordia son abundantes,” el creyente encuentra la puerta del Tesoro de la Misericordia en cada cosa. Y llama con su súplica. Además, como observa que cada cosa está subyugada a la orden de su propio Señor, se refugia en Él. Pone su esperanza en Él y confía en Él y es fortalecido contra toda calamidad. Su fe le da una completa confianza.

Asimismo, la fuente de la valentía es la fe y la adoración en Allah, como sucede con toda virtud verdadera. Y del mismo modo como sucede con toda iniquidad, la fuente de la cobardía es el extravío.  

De hecho, para un adorador con un corazón verdaderamente iluminado, si incluso el globo terráqueo se convirtiese en una bomba y explotase, no se asustaría. Podría ver esto con agradable asombro, como una maravilla del Poder del Supremo Soberano. Por el contrario, cuando un famoso filósofo perverso con una mente muy lúcida pero sin corazón vio un cometa en el cielo, tembló y exclamó ansiosamente: “¿Acaso el cometa no chocará con la Tierra?”. (En una ocasión, los norteamericanos asustadísimos de una estrella fugaz que apareció en el cielo, abandonaron sus hogares durante las horas de la noche).

Sí,  a pesar de que el ser humano necesita innumerables cosas, su capital es igual a nada, y es víctima de un número infinito de calamidades, su poder es también igual a nada. Simplemente, la extensión de su capital y su poder llegan tan lejos como lo que sus manos pueden alcanzar. Aún así, sus esperanzas, deseos, dolores y angustias llegan tan lejos como el ojo y la imaginación puede alcanzar. Entonces, cualquiera que no esté totalmente ciego puede ver y entender lo grande que es la ganancia, felicidad y bendición para el espíritu humano -que es  impotente y débil- , y qué necesarias y deseadas son la adoración, la afirmación de la Unidad de Allah, la confianza en Allah y la sumisión a  Él.

Es obvio que el camino seguro es preferible antes que el peligroso, incluso si la posibilidad de su seguridad es una de diez. Pero en el camino de la adoración, el cual es nuestro asunto ahora, hay nueve de cada diez posibilidades de alcanzar el tesoro de la eterna felicidad y la certeza. Ya que está establecido por el testimonio – que se encuentra en el nivel de opinión – de innumerables expertos y sabios que no sacan provecho de ello y  hasta el vicioso lo admite, que el camino de la incredulidad y la disipación termina en la miseria eterna. De acuerdo con los informes de aquellos que han descubierto los misterios de la creación lo que aquí se presenta  es absolutamente cierto.

En resumen: Del mismo modo que sucede en el Más Allá, la felicidad en este mundo también reside en la adoración y en ser un soldado para Allah Todopoderoso. En tal caso debemos decir constantemente: اَلْحَمْدُ لِلّٰهِ عَلَى الطَّاعَةِ وَالتَّوْف۪يقِ

“Las alabanzas sean a Allah por otorgarnos la obediencia y el éxito  y tenemos que dar gracias por ser Musulmanes…

* * *

Palabra Dos

Palabra Cuatro