RAYO DOCE

Descargar

Rayo Doce

[Parte de los Discursos de Defensa en la Corte de Denizli][1]

……………………

Sí, somos una sociedad y somos una sociedad que cada siglo ha tenido trescientos cincuenta millones de miembros. Todos los días, a través de las cinco oraciones diarias, sus miembros demuestran con completa veneración su apego a los principios de esa sociedad sagrada. A través del programa sagrado de اِنَّمَاالْمُؤْمِنُونَ اِخْوَةٌ ellos se apresuran a asistirse mutuamente con sus oraciones y ganancias espirituales. Somos miembros de esa sociedad vasta y sagrada, y nuestro deber especial es notificarles a los creyentes de una manera certera y verificada, las verdades del Corán sobre la fe y salvarlos y salvarnos de la extinción eterna y del confinamiento solitario permanente en el Reino Intermedio. No tenemos absolutamente ninguna conexión con ninguna sociedad mundanal, política o esquemática, ni con algún grupo clandestino, ni con las organizaciones infundadas y sin sentido con las que nos han acusado; no somos condescendientes con cosas semejantes.

  * * *

 

Si hubiéramos tenido algún deseo de interferir en los asuntos mundanales, no hubiera sido con un zumbido como el de una mosca, hubiera explotado como el disparo de un cañón. Acusar a alguien que se defendió a sí mismo vehementemente en la Corte Militar y en la oficina del Vocero de la Asamblea Nacional en presencia de la furia de Mustafa Kemal, de tramar complots durante dieciocho años sin permitirle a nadie que se de cuenta de ello, es ciertamente debido a algún rencor u odio.

En esta cuestión, Risale-i Nur no debería ser atacado por mis faltas personales o las de algunos de mis hermanos. Está directamente atado al Corán, y el Corán está atado al Trono Supremo, entonces, ¡quién podría animarse a estirar su mano allí y desatar esas sogas fuertes!

Además, Risale-i Nur, cuya fertilidad – material y espiritual – para este país, y su servicio excepcional, se aluden en treinta y tres aleyas del Corán, por tres maravillas de lo Oculto del Imám Ali (que Allah esté complacido con él), y las noticias ciertas de Gawth al-A’zam (que su misterio sea santificado), no pueden ser considerados responsables de nuestras faltas insignificantes y personales; no puede ser y no debería ser. El daño irreparable, si no, vendrá a este país, tanto material como espiritual[2].

Si Allah lo permite, la agresión y los complots contra Risale-i Nur de algunos ateos de mente perversa caerán, porque sus estudiantes no se pueden comparar con otros; no se pueden esparcir ni obligar a rendirse; por la gracia de Allah, no serán derrotados. Han ganado el respeto de esta nación, como si fuera vital para ella, y se encuentran en todas partes; incluso si el Corán no les hubiera evitado la defensa física, aún así no se hubieran involucrado en incidentes menores e inútiles como los del Sheik Said y Menemen. Si, Allah no lo permita, fueran perseguidos y Risale-i Nur fuera atacado al punto de obligarlos, esos ateos y simuladores que engañan al Gobierno seguramente se arrepentirán mil veces.

En Breve: No interferimos en el mundo de lo mundanal, entonces no deberían interferir en nuestro servicio de la fe y en nuestras vidas del Más Allá.

 

El prisionero, Said Nursi

 

  * * *

 

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

 

¡Señores!

            Les digo con certeza que aparte de aquellos de aquí que no tienen conexión o poca conexión con nosotros y Risale-i Nur, tengo tantos verdaderos hermanos y amigos leales en el camino de la verdad como podrían desear.

A través de ciertos descubrimientos de Risale-i Nur, sabemos con la certeza inquebrantable de que dos más dos son cuatro, que a través del misterio del Corán para nosotros, la muerte se ha transformado de una extinción eterna en papeles de desmovilización, y que para aquellos que se oponen a nosotros y siguen el extravío, la muerte cierta es una aniquilación eterna (si no tienen cierta fe en el Más Allá), o un confinamiento oscuro y solitario (si creen en el Más Allá y toman el camino de los vicios y el extravío). ¿Existe un asunto más grande o más importante para el ser humano en este mundo que esto que pueda ser una herramienta para él? ¡Les pregunto! Ya que no lo hay ni puede haberlo, ¿por qué luchan contra nosotros? Enfrentados a vuestro castigo más grande, recibimos nuestros papeles de desmovilización para ir al mundo de luz, entonces lo esperamos con una fortaleza absoluta. Pero sabemos tan claramente como si lo viéramos, como los vemos en esta corte, que quienes nos rechazan y con condenan en nombre del extravío serán condenados a la aniquilación eterna y al confinamiento solitario y en muy poco tiempo sufrirán ese castigo impresionante, y con nuestros sentimientos de humanidad, de todo corazón, sentimos pena por ellos. Estoy listo para probar este hecho certero e importante y también para silenciar a los más obstinados. Si no pudiera probarlo tan claramente como la luz del día, a ese comité prejuicioso y sin rigor académico que no sabía nada de los asuntos espirituales, sino a los académicos y filósofos más grandes, ¡debería contentarme con cualquier castigo!

Sólo a modo de ejemplo, ofrezco el tratado de Los Frutos de la Fe, que se escribió para los prisioneros en dos viernes, explicando los principios y las bases de Risale-i Nur, es como una defensa de él. Estamos trabajando en secreto bajo grandes dificultades para escribir con el nuevo alfabeto para dárselo a los departamentos del gobierno en Ankara. Léanlo y estúdienlo con cuidado; si vuestro corazón (no puedo hablar por vuestra alma maligna) no me confirma, ¡me quedaré en silencio enfrentando cualquier tipo de insultos y tormentos que me inflijan en el confinamiento solitario en que estoy ahora!

En Breve: ¡O dejen a Risale-i Nur completamente libre, o bien aplasten esta verdad poderosa e irrefutable si pueden! Hasta ahora, no he pensado en ustedes ni en vuestro mundo. Y no iba a pensar en él, pero ustedes me han forzado, tal vez incluso el Decreto Divino nos envió por este camino para advertirlos. En cuanto a nosotros, resolvimos tomar como nuestra guía la regla sagrada de مَنْ آمَنَ بِالْقَدَرِ اَمِنَ مِنَ الْكَدَرِ y enfrentamos todas nuestras dificultades que nos dan con paciencia.

 

      El prisionero, Said Nursi

* * *

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

            Al decir que estamos “corrompiendo la religión”, ellos nos han censurado por recopilar un Hizb al-Qur’ani, como un gran An’am, entre cientos de aleyas reconocidas que son las fuentes particulares de Risale-i Nur, a pesar de que esta es una tradición İslámica que se ha practicado desde la época del Profeta (PyB).

Ellos también quieren condenar con el Tratado Sobre la Vestimenta Islámica, por lo que yo ya he servido una sentencia de un año, que estaba siendo tratado como confidencial, y como se registró en el reporte policial, se sacó de debajo de la leña; ellos quieren mostrar que se escribió y se publicó este año. También, dije palabras fuertes a la persona (Mustafa Kemal) quien era el líder del Gobierno en Ankara; lo critiqué en su cara y él no respondió sino que permaneció en silencio; aún así, las críticas naturales, necesarias y confidenciales que hice de él, después de su muerte mientras explicaba el significado de un Hadiz que indicaba su error, se consideró como un crimen. Pero, ¿qué importancia tiene el estado de alguien que está muerto y que ya no tiene ninguna conexión con el Gobierno más que las leyes de la justicia que son el recuerdo de la nación y del gobierno que también son una manifestación de la soberanía Divina?

Además, la libertad de la conciencia, que es uno de los principios del Gobierno de la República en los que hemos confiado tanto y con los que nos hemos defendido, se convirtió en la base de los cargos en contra nuestro; como si nos opusiéramos al principio de libertad de conciencia.

Otra cosa se me atribuye en el reporte policial, que nunca jamás se me ha ocurrido, que por criticar los males y las faltas de la civilización moderna, no acepto el uso de la radio[3], de los aeroplanos ni del ferrocarril; se me acusa de oponerme al progreso moderno.

Si Allah lo permite, el fiscal público de Denizli, imparcial y justo, y la corte hará analogías con los ejemplos citados anteriormente y demostrarán qué injustos son estos procedimientos, y no le darán ninguna importancia a las sospechas infundadas de esos reportes.

El más extraordinario de ellos es este, que el fiscal público en otro juicio me preguntó: “Usted dijo en el Rayo Cinco confidencial que el ejército se salvaría a sí mismo del liderazgo de esta persona temible. Su intención fue la de incitar al ejército a rebelarse contra el Gobierno”. Respondí: “Lo que quise decir era que el comandante moriría o bien sería transferido, y el ejército se salvaría de su dominación”. ¿Cómo puede un tratado que es extremadamente confidencial, las copias de él que han llegado a mis manos sólo dos veces en ocho años y luego se han perdido, que expone un significado universal de un Hadiz sobre el final de los tiempos, que fue originalmente escrito hace mucho tiempo, y, además, que ni un solo soldado lo ha visto; cómo puede ese tratado ser la razón de estos cargos? Lamentablemente, esa carga asombrosa de esos crueles ha entrado en la acusación.

Lo más extraño de todo fue esto, que dije en un lugar que las grandes bendiciones de Allah Todopoderoso como el aeroplano, el ferrocarril y la radio deberían ser respondidos con mucho agradecimiento, aún la humanidad no había hecho esto y habían llovido bombas sobre las cabezas de la gente con los aviones. Mientras que el agradecimiento por la generosidad vasta de la radio se mostraría al hacerla un recitador universal del Corán de millones de lenguas que le permitiría a la gente de todo el mundo escuchar el Corán. Y en las explicaciones de la Palabra Veinte de las noticias de lo Oculto del Corán sobre las maravillas de la civilización, dije en referencia a las alusiones de una aleya que los incrédulos derrotarían al mundo Islámico por medio del ferrocarril. A pesar de que exhorté a los musulmanes a trabajar por estas maravillas, se me acusa al final de la acusación por la malicia del fiscal público anterior, de “oponerme a los avances modernos como el ferrocarril, el aeroplano y la radio”.

También, a pesar de que no tiene ninguna conexión en absoluto, alguien ha dicho sobre el nombre Risaletü’n-Nur, que es otro nombre para Risale-i Nur, que “es un ‘mensaje’ (risalet) inspirado en la luz del Corán”; y asignándole un significado incorrecto en otra parte de la acusación, lo convirtieron en otro cargo, como si yo hubiera dicho “Risale-i Nur es un Mensajero Divino”.

También, he demostrado fehacientemente en veinte partes en mi defensa que no haríamos de la religión, del Corán ni de Risale-i Nur herramientas de nada, ni siquiera enfrentados a todo el mundo, y no podríamos, ni cambiaríamos una sola de sus verdades por todo el mundo, y que así es como somos en realidad. A lo largo de estos últimos veinte años hay miles de evidencias de esto. Ya que esto es así, declaramos con toda nuestra fuerza: حَسْبُنَا اللَّهُ وَنِعْمَ الْوَكِيلُ

Said Nursi

* * *

 

 

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

Un Complemento de Mis Objeciones a la Acusación

[Aquellos a quienes están dirigidas estas objeciones no son la Corte de Denizli ni el fiscal público, sino los oficiales maliciosos y sospechosos, principalmente los fiscales de Esparta y de Inebolu, quienes con sus registros falsos e imprecisos fueron la causa de la acusación extraordinaria contra nosotros aquí.]

Primero: Los estudiantes de Risale-i Nur, que son inocentes y no están involucrados en política de ninguna manera, inconcebiblemente y sin ningún tipo de justificación se los llamó una sociedad política. Los desafortunados que se han unido a ese círculo y no tienen otro objetivo más que la fe y el Más Allá, se los ha considerado culpables de ser diseminadores de esa sociedad, u oficiales activos o miembros de ella, o de leer Risale-i Nur, o de enseñarlo o escribirlo,  y  han sido enviados a juicio. Una prueba certera de qué tan lejos esto está de la esencia de la justicia es que a pesar de que según los principios de la libertad de pensamiento y la libertad de estudio, no se considera un crimen leer las obras dañinas del Doctor Dozy y de otros ateos hostiles hacia el Islam, es considerado un crimen para aquellas personas que necesitan de las verdades del Corán y de la fe leer y escribir Risale-i Nur, que enseña aquellas verdades tan brillantemente como el sol. Además, sólo algunas oraciones de dos o tres tratados de cientos, que hemos mantenido como confidencial para que no se les asignara ningún significado erróneo ni hemos permitido que se publique, se utilizaron como pretexto para nuestra acusación. Mientras que con una excepción, la Corte de Eskishehir había examinado esos tratados y habían visto lo que ellos necesitaban. En cuanto a la excepción, le di una respuesta extremadamente decisiva en ambas de mis peticiones con objeciones ante la Corte de Eskishehir, y se demostró en veinte sentidos que “nosotros tenemos luz, no la maza de la política”. Sin embargo, esos fiscales injustos infirieron que tres o cuatro oraciones en los tres tratados confidenciales y sin publicar se podrían extender a toda la colección Risale-i Nur y nos acusaron a quienes leen y escriben Risale-i Nur y a mí de desafiar al gobierno.

Llamo como testigos a mis amigos cercanos y a quienes se reúnen conmigo y juro que aparte de dos Presidentes, un diputado y el Gobernador de Kastamonu, por más de diez años, no he conocido quienes son los miembros y ministros del Gobierno, ni a sus líderes, oficiales o diputados, y no he tenido la más mínima curiosidad de averiguarlo. ¿Es acaso posible que una persona no conozca a la gente a la que se opone y no sienta curiosidad por ellos, que no sepa si son amigos o enemigos, y no darle ninguna importancia para averiguarlo? Se entiende claramente de esto que ellos están inventando pretextos completamente infundados para condenarme.

Ya que esto es así, no le digo a la corte, sino a esas personas injustas: me tiene sin cuidado el castigo más severo que me puedan dar; no me importa. Porque yo tengo setenta años y estoy en la puerta de la tumba. Es una gran bendición para mí poder intercambiar uno o dos años de vida inocente perseguida por el rango de mártir. De las miles de pruebas de Risale-i Nur, creo con absoluta certeza que para nosotros la muerte consiste de papeles de desmovilización. Si somos ejecutados, una hora de angustia sería la llave hacia la felicidad y misericordia eterna. Pero ustedes, ¡gente injusta que confunde lo judicial en nombre del ateísmo y preocupan al Gobierno con nosotros sin ninguna razón! Sepan con seguridad que serán condenados a la aniquilación eterna y al confinamiento eterno y solitario, ¡y tiemblen! Veamos que los harán pagar por esto muchas veces. Incluso sentimos pena por ustedes. Sí, la muerte, que ha vaciado a esta ciudad cien veces en un cementerio, por cierto tiene demandas más grandes que la vida. Y el asunto de la gente que se salva de ser ejecutada por ello es lo más urgente, lo más importante que enfrentan y su necesidad más esencial y cierta. Incluso los lunáticos, en consecuencia, comprenderían que a los ojos de la realidad y la justicia, quienes acusan a los estudiantes de Risale-i Nur con pretextos sin importancia, quienes encontraron esta solución para sí mismos, y Risale-i Nur, que lo provee apoyándose en miles de pruebas, en sí mismos se vuelven el objeto de la acusación.

Hay tres asuntos que engañan a estas personas injustas, llevándolos a sospechar que los estudiantes de Risale-i Nur son una sociedad política, con la que ellos no tienen conexión en absoluto:

El Primero: Desde los primeros días, mis alumnos se han apegado a mí apasionadamente, como hermanos y esto ha hecho surgir sospechas de una sociedad política.

El Segundo: Algunos estudiantes de Risale-i Nur han actuado como los grupos dentro de la comunidad islámica, igual que en todas partes y como está permitido por las leyes de la República, y por esto se creyó como una sociedad. Pero la intención de aquellos tres o cuatro estudiantes no era una especie de sociedad política, era puramente una hermandad sincera al servicio de la fe y una solidaridad que mira hacia el Más Allá.

El Tercero: Ya que esas personas injustas saben que están extraviadas y que aman la vida de este mundo y, ya que ellos encuentras algunas de las leyes del gobierno convenientes para sí mismos, se dicen: “Sin duda, Said y sus amigos se oponen a nosotros y a las leyes del Gobierno que son favorables para nuestras pasiones ilícitas ‘civilizadas’. En consecuencia, ellos deben tener una sociedad política que es antagónica a nosotros”. Entonces les digo a ellos:

¡Ustedes, desafortunados! Si el mundo hubiera sido eterno y el ser humano fuera a permanecer en él por siempre, y si los deberes del ser humano hubieran consistido sólo de política, podría haber habido posiblemente algún significado en estas calumnias de ustedes. Y si me hubiera embarcado en este asunto con fines políticos, no hubieran encontrado diez oraciones en cien tratados, sino mil que fueran combativas y que estuvieran conectadas con la política. Y si, suponiendo lo imposible, como ustedes nosotros estuviéramos trabajando con toda nuestra fuerza para objetivos, placeres y políticas mundanales – que incluso Satanás no podría haber hecho que nadie lo crea o lo acepte – y si así fuera – ya que no hay nada en estos veinte años que sugieran esto, y el Gobierno se concentra en la mano y no en el corazón, y todos los gobiernos tienen oponentes feroces; entonces aún así no habría nada con lo que pudiéramos ser acusados según las leyes de la justicia. Mi palabra final es:

حَسْبِىَ اللّٰهُ لاَ اِلهَ اِلاَّ هُوَ عَلَيْهِ تَوَكَّلْتُ وَهُوَ رَبُّ الْعَرْشِ الْعَظِيمِ

  * * *

 

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

[Cito exactamente un recuerdo viejo y un asunto sutil de defensa que no fue develado en la Corte de Eskishehir, no fue registrado oficialmente, y ni siquiera fue escrito en mi defensa.]

Allí me preguntaron: “¿Qué piensas sobre la República?” Respondí: “Mi biografía, que tienes en vuestras manos, prueba que yo era un republicano religioso antes que cualquiera de vosotros, con excepción tal vez del Presidente de la Corte de Eskishehir, hubiera nacido. Un resumen de ello es esto: como ahora, en ese momento estaba viviendo en reclusión en una tumba inhabitada. Alguien me traía sopa y yo solía darles los granos de trigo a las hormigas. Solía comer mi pan con el agua de la sopa. Algunas personas oyeron esto y me preguntaron sobre ello, respondí: “Las naciones de las hormigas y las abejas son republicanas; les di a las hormigas las migas por respeto a su republicanismo”.

Entonces dijeron: “Te opones a los primeros líderes del Islam”. Respondí: “Los Califas Bien Guiados fueron tanto Califas como presidentes de la república. Seguramente Abu Bakr el Veraz (que Allah esté complacido con él), era como el presidente de la república de los Diez Paraísos Prometidos, y de los Compañeros del Profeta. Pero no fue un título sin sentido; ellos fueron líderes de una república religiosa cuyo significado era la verdadera justicia y la libertad de la Sharía”.

¡Sr. Fiscal y Miembros de la Corte! Me están acusando de sostener una idea cuyo opuesto he sostenido por cincuenta años. Si me preguntan por la república secular, lo que entiendo por ella es que el secularismo significa ser imparcial; es decir, según el principio de la libertad de conciencia, se refiere a un gobierno que no interfiere con la gente religiosa y piadosa, de la misma manera que no interfiere con los irreligiosos y disolutos. Me he retirado de la vida política y social por diez, y ahora son veinte, años. No se el estado del Gobierno de la República. Si, Allah no lo permita, ha tomado una forma temible por la cual, por la irreligión, promulga leyes condenando a quienes trabajan por su fe y por sus vidas en el Más Allá, proclamo ante ustedes sin temor alguno y les advierto: si tuviera mil vidas, estaría listo para sacrificarlas a todas por la fe y el Más Allá. Hagan lo que quieran, mi última palabra es: حَسْبُنَا اللَّهُ وَنِعْمَ الْوَكِيلُ Enfrentado a vuestra sentencia injusta a la pena de muerte o prisión perpetua, digo: como Risale-i Nur ha descubierto y probado fehacientemente, no seré ejecutado sino liberado de mis obligaciones; e iré al mundo de luz y a la morada de la dicha. En cuanto a ustedes, ¡desafortunados que nos persiguen en nombre del extravío! Ya que se que están sentenciados a la aniquilación eterna y al confinamiento solitario perpetuo, estoy preparado para rendir a mi espíritu con perfecta paz en mi corazón, habiéndome vengado de ustedes completamente.

El prisionero, Said Nursi

* * *

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

¡Señores!

He formado la opinión cierta, como resultado de numerosas indicaciones, de que hemos sido atacados no por ‘poner en peligro la seguridad pública al explotar los sentimientos religiosos’ en nombre del Gobierno, sino que detrás de un manto de mentiras, en nombre del ateísmo, por nuestra fe y nuestro servicio de la fe y la seguridad pública. Una prueba de esto, entre muchas, es que a pesar de que veinte mil personas que leen y aceptan las veinte mil copias de las partes de Risale-i Nur durante veinte años, la seguridad pública no se ha puesto en peligro por los estudiantes de Risale-i Nur en ninguna ocasión de ninguna manera, no se registró ningún incidente por el Gobierno, ni tampoco las cortes anteriores y las presentes han encontrado tal incidente. Mientras que, si hubiera habido cualquier propaganda política ponderosa generalizada, se hubiera vuelto evidente dentro de veinte días. Es decir, contrario al principio de libertad de conciencia, el Artículo 163 de esta ley ambigua, que abraza a todos quienes dan consejo religioso, es una máscara falsa. Los ateos engañan a ciertos miembros del Gobierno, confunden al tribunal y quieren aplastarnos sin importar lo que suceda.

Ya que la realidad del asunto es esta, decimos con toda nuestra fuerza: ¡Oh, desdichados que venden la religión por el mundo y han caído en absoluta incredulidad! ¡Hagan lo que puedan! ¡Vuestro mundo será el fin de vosotros! Y va a ser así. ¡Que nuestras cabezas también se sacrifiquen por una verdad sagrada por la que cientos de millones de cabezas se han sacrificado! ¡Estamos listos para cualquier castigo y para nuestra ejecución! En esta situación, estar fuera de la prisión es cien veces peor que estar dentro de ella. Ya que no hay libertad para nada – ni libertad religiosa, ni libertad de conciencia, ni libertad académica – bajo el despotismo absoluto que nos confronta, para quienes tienen honor, la gente religiosa y los seguidores de la libertad, no otra hay solución más que la muerte o entrar en la prisión. Decimos:

اِنَّا لِلّٰهِ وَاِنَّا اِلَيْهِ رَاجِعُونَy confiamos en nuestro Sustentador.

El prisionero, Said Nursi

* * *

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

¡Presidente de la Corte, Sr. Ali Riza!

Tengo un pedido importante para defender mis derechos: no se el nuevo alfabeto, y mi escritura en el antiguo es muy inadecuado. También, no me permiten encontrarme con nadie; me mantienen en lo que es simplemente un confinamiento solitario. La acusación incluso me fue quitada después de quince minutos. Tampoco tengo los medios para emplear a un abogado. Pude obtener sólo una copia de parte de la defensa que presenté ante ustedes, con el nuevo alfabeto, en secreto. Yo también había escrito una  copia de Los Frutos de la Fe, que es una especie de defensa de Risale-i Nur y un resumen de su camino, para dársela al fiscal público y unas copias para enviarlas a los departamentos del gobierno en Ankara. Repentinamente me las quitaron y no me las devolvieron. Mientras que las autoridades judiciales en Eskishehir nos enviaron una máquina de escribir a la prisión. Escribimos una o dos copias de nuestras defensas con ella con el nuevo alfabeto, y la Corte también las escribió. Mi pedido importante, entonces, es que nos provean de una máquina de escribir, o bien nos permitan procurar una de afuera para que podamos escribir con el nuevo alfabeto dos o tres copias tanto de nuestras defensas como del tratado que es una especie de defensa de Risale-i Nur. Entonces se las enviaremos tanto al Ministerio de Justicia, como al Gabinete y a la Asamblea Nacional, y al Concejo de Estado. Porque Risale-i Nur es la base de la acusación, los cargos contra Risale-i Nur; las objeciones no son asuntos personales menores como para que no se les de ninguna importancia. Por el contrario, es un asunto general de seria repercusión para la nación, para el país y el Gobierno, en consecuencia provocará la atención significativa al mundo islámico.

Sí, quienes atacan encubiertamente a Risale-i Nur son quienes para destruir la consideración, el amor y la hermandad del mundo islámico, que es la fuerza más grande de la gente de este país, y desencadenó el odio, están estableciendo encubiertamente la incredulidad absoluta al hacer de la política una herramienta de la irreligión. Ellos han engañado al Gobierno y dos veces han confundido al tribunal, al decir: “Risale-i Nur y sus estudiantes explotan la religión para la política y hay una posibilidad de que se perturbe la seguridad pública.

¡Ustedes, desafortunados! Risale-i Nur definitivamente no tiene ninguna conexión con la política, pero ya que ha aplastado la incredulidad absoluta, destruye y rechaza la anarquía, que subyace en la incredulidad absoluta, y el despotismo absoluto, que lo subyace. Una de los cientos de pruebas que asegura el orden público, la seguridad, y la justicia es Los Frutos de la Fe, que es como su defensa. Se debe examinar por un comité de eruditos prominentes y de sociólogos; si no confirmas lo que digo, ¡accedo a cualquier castigo o ejecución tortuosa!

El prisionero, Said Nursi

* * *

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

¡Presidente de la Corte!

Tres asuntos se han convertido en la base del Juicio:

El Primero es una sociedad política. Cito como testigo a todos los estudiantes de Risale-i Nur aquí, a quienes se han reunido conmigo, y a quienes leen o escriben Risale-i Nur; ustedes pueden preguntarles. No le ha dicho a nadie que íbamos a establecer una sociedad política o una asociación Naqshbandi. Siempre les dije que íbamos a trabajar para salvar la fe. Ninguna sociedad se ha mencionado entre nosotros aparte de la sagrada comunidad del Islam, que incluye a todos los creyentes y tiene más de trescientos millones de miembros. Por la hermandad de todos los creyentes y por nuestro servicio del Corán, nos encontramos en el ‘Partido del Corán’ (Hizb al-Qur’an), que en el Corán se llama el Hizb Allah. Si a esto se refieren en el Juicio, lo admitimos con todo nuestro espíritu y orgullo absoluto. Pero si se refiere a otra cosa, ¡no sabemos nada de ello!

El Segundo Asunto: Como se afirma en el Juicio y se confirma con el reporte de la policía de Kastamonu, algunos libros como el Tratado Sobre la Vestimenta Islámica y Los Seis Ataques y su apéndice, se encontraron en cajas clavadas debajo de pilas de leña y carbón en una condición que no les permitiría ser publicados. Se han examinado y criticado por la Corte de Eskishehir, una sentencia leve se había cumplido por ellos, y por cierto se habían tratado como privado. Ahora, leyendo los significados falsos en algunas de sus oraciones, quiere llevarnos nueve años para atrás y acusarnos nuevamente de un crimen cuyo castigo ya hemos cumplido.

El Tercer Asunto: En muchos lugares en el Juicio, se han utilizado frases que expresan posibilidad más que un evento real, como “él puede romper el estado de seguridad del gobierno o puede dañarlo”. Es posible que cualquiera cometa un asesinato, pero ¿se los puede acusar de ello debido a la posibilidad?

El prisionero, Said Nursi

* * *

 

 

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

¡Presidente de la Corte!

Presento mi defensa, que es de la forma de una petición que le envié a los departamentos del gobierno en Ankara y al Presidente, y la respuesta de la Oficina del Primer Ministro, que muestra que ellos reconocen su importancia. Contenidas en esta defensa hay respuestas decisivas para las sospechas infundadas y ofensivas que la fiscalía ha establecido en contra nuestro. Hay numerosas cosas que no son verdad ni lógicas en el reporte del comité de expertos de aquí, que se basó en los reportes superficiales y maliciosos de otros lugares; mis objeciones a estos también se han presentado.

En Breve: Como he afirmado anteriormente, le dije a la Corte de Eskishehir cuando quisieron condenarme bajo el Artículo 163: de los doscientos diputados del Gobierno Republicano, la misma cantidad, 163, acordaron en asignarle ciento cincuenta mil liras a mi universidad, medrese en Van. Debido a esto, la consideración en la que me sostenía el Gobierno Republicano invalida el Artículo 163 hasta donde yo sé. A pesar de que yo le dije esto a la corte, el comité de expertos corrompió lo que yo dije y escribió: “163 diputados presentaron una demanda contra Said”. Es por esta acusación totalmente infundada de ese primer comité de expertos que la fiscalía está presentando cargos contra nosotros. Esto es a pesar del hecho de que Risale-i Nur fue referido, por vuestra decisión, al comité más erudito y científico. Habiendo estudiado e inspeccionado todas sus partes, el comité unánimemente hizo esta afirmación sobre nosotros: “No hay nada explícito o que se infiera en los escritos de Said y de los estudiantes de Risale-i Nur que sugiera que ellos tengan alguna intención de explotar la religión o los asuntos sagrados, que aliente a poner en peligro la seguridad del estado, o funden una sociedad política, o conspiren contra el Gobierno. Se entiende que en sus correspondencias, los alumnos de Said no alimentaron ninguna mala intención contra el Gobierno, ni tienen la idea de fundar una asociación política, ni de establecer una orden sufí”.

El segundo comité de expertos también afirmó por unanimidad que “el noventa y nueve por ciento de los tratados de Said Nursi son tanto sinceros como voluntarios, y de ninguna manera se han apartado de los principios de lo académico, de la realidad y la religión. Claramente no hay nada en ellos que explote la religión, ni en relación a la formación de una sociedad política, ni a poner en peligro la seguridad. Las cartas y la correspondencia entre los estudiantes, entre ellos y Said Nursi son de este tipo. Aparte de cinco o diez partes confidenciales, de queja y no académicas, todos los tratados exponen aleyas Coránicas o los verdaderos Hadices. El noventa por ciento de los tratados disponibles contienen comparaciones que ilustran claramente los principios de la fe en Allah, el Profeta, y el Más Allá y su terminología, los puntos de vista académicos, las amonestaciones morales para los ancianos y los jóvenes, y los incidentes instructivos seleccionados de sus experiencias de vida y anécdotas beneficiosas. No contienen nada que pueda dañar al Gobierno, a la administración o a la seguridad pública.

Así, la fiscalía ignoró el reporte de este comité eminente y presentó cargos extraordinarios contra nosotros basados en el primer reporte confuso y deficiente, por lo que estamos verdaderamente afligidos. De ninguna manera consideramos que esto sea apropiado a esta corte justa con su imparcialidad comprobada. Si no hay un error en la comparación, se parece a esta historia: le preguntaron a Bektashi por qué él no realizaba las oraciones obligatorias. Él les dijo: “Dice en el Corán: لاَ تَقْرَبُوا الصَّلَوةَ Cuando le recordaron que la aleya continuaba con: وَاَنْتُمْ سُكَارَى él les dijo: “No he memorizado todo el Corán”. Toman una sola oración de Risale-i Nur, y sin importar lo que sigue, que la pone en contexto y la explica, la utilizan en nuestra contra. Treinta o cuarenta ejemplos de esto se ven en la defensa que presentaré, cuando la compare con la acusación. Contaré un incidente sutil que es uno de esos ejemplos:

La fiscalía de la Corte de Eskishehir utilizó la frase sobre la instrucción en la fe de Risale-i Nur que fue de todos modos el resultado de un error, como “corrompe a la gente”. A pesar de que más tarde no la usó, uno de los estudiantes de Risale-i Nur llamado Abdürrezzaq, dijo un año después del juicio:

“¡Desafortunado! Risale-i Nur ha recibido las apreciaciones de las indicaciones de treinta y tres aleyas Coránicas, su valor para la religión se ha establecido por tres noticias de lo Oculto de las maravillas del Imám Ali (que Allah esté complacido con él) y las alusiones poderosas de Gawth al-A’zam (que su misterio sea bendecido); estos veinte años no le ha causado al Gobierno ningún problema ni nada. Además de no dañar a nadie en absoluto, ha iluminado y guiado a miles de hijos de esta tierra, ha fortalecido su fe y rectificado su conducta, y aún así llamas a esa guía ‘corrupción’. ¡No tienes temor de Allah! ¡Que tu lengua sea maldecida!”

Ahora, la fiscalía ha visto estas palabras de ese estudiante, entonces apelo a vuestra imparcialidad y conciencia de expresión: “Said ha esparcido la corrupción”.

Con la idea de interferir en las enseñanzas sociales de Risale-i Nur, la fiscalía dijo: “El lugar para la religión es la conciencia; no puede estar ligada a leyes ni regulaciones. Anteriormente hubo malestares sociales porque estuvo ligada a las leyes”. Entonces yo digo: “La religión no consiste sólo de la fe; su segunda mitad es las acciones rectas. ¿Es suficiente el temor del encarcelamiento o de ser visto por un detective del gobierno para disuadir a aquellos que cometen numerosos pecados grandes que envenenan a la sociedad, como el asesinato, el adulterio, el robo, las apuestas y el alcohol? Si eso fuera así, debería haber un policía o detective estacionado permanentemente en cada casa, o incluso al lado de cada persona, para que las almas desobedientes se refrenen de esos actos sucios. Mientras que, con respecto a las buenas obras y la fe, Risale-i Nur ubica un ‘prohibidor’ inmaterial permanente al lado de cada persona. Fácilmente los salva de las malas obras al recordarles la prisión del Infierno y de la ira Divina.

También, debido a la firma en un tratado de una ‘coincidencia’, tawafuk, maravillosa y extraordinaria, la fiscalía hizo una inferencia sin sentido, al decir: “los miembros de una sociedad política”. ¿Los que sostienen las firmas de este tipo en los libros contables de los negociantes y de los posaderos se llaman una sociedad? Hubo una acusación sin fundamentos similar en la Corte de Eskishehir. Cuando respondí y mostré el tratado llamado Los Milagros de Muhammad (PyB), se quedaron asombrados. Si hubiéramos formado una sociedad mundanal, quienes habían sufrido tanto daño en mi nombre seguramente hubieran huido de mí con total aversión. Esto significa que tal como nosotros tenemos una relación con el Imám Ghazali que no está rota porque pertenece al Más Allá, no a este mundo; entonces estas personas inocentes, sinceras, puras y religiosas han demostrado un apego poderoso a un desafortunado como yo en nombre de sus enseñanzas sobre la fe. Esto ha provocado sospechas infundadas de una sociedad política imaginaria. Mi última palabra es:

حَسْبُنَا اللّٰهُ وَنِعْمَ الْوَكِيلُ

El prisionero en confinamiento solitario,

Said Nursi

* * *

[Esta parte es muy importante]

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

Una Parte Importante de Mi Palabra Final

¡Señores! ¡Presidente de la Corte! ¡Anoten!

 

Ya que condenar a Risale-I Nur y a sus estudiantes es equivalente a condenar las verdades del Corán y de la fe, es intentar cerrar – directamente en nombre de la incredulidad absoluta – la carretera grande que se toma cada año por mil trescientos años por trescientos millones de musulmanes, que lleva a la realidad y la felicidad de ambos mundos, y atraerá hacia ustedes su asco y sus objeciones. Porque quienes están en la carretera asisten con sus oraciones y buenos actos a quienes ya han pasado por allí. También será un medio para que el Día del Juicio estalle sobre este bendito país. ¿Qué respuesta darán el Día del Juicio Final cuando les pregunten frente a esos trescientos mil millones de solicitantes: “Ustedes no interfirieron en la obra francesa del Doctor Dozy llamada Tarih-i Islam, que de principio a fin ataca el Islam, tu país y tu religión, ni con las obras de los ateos en tus bibliotecas y su libre disponibilidad, ni con los estudiantes de esos libros que se formaron en sociedades ilegales, ni con las sociedades que se opusieron a vuestra política como los comunistas, anarquistas, las viejas sociedades revolucionarias, o los turquistas negativos; entonces por qué han interferido con los lectores de una obra de verdad y realidad como Risale-i Nur, un verdaderos comentario del Corán, y sus estudiantes, que no tienen conexión con la política para nada y han tomado la carretera del Corán y de la fe solamente para salvarse a sí mismos y a sus compatriotas de la aniquilación eterna y del confinamiento solitario? ¿Y por qué han llamado a la amistad y la hermandad de esas personas sinceramente religiosas que sólo anhelan el Más Allá, una sociedad política? Los han condenado bajo una ley bizarra, y eso era lo que ustedes querían”. Nosotros les preguntamos lo mismo. Nuestros enemigos, los ateos y los simuladores, los engañan, confunden lo judicial y ocupan al Gobierno con nosotros de una manera perjudicial para el país y para el pueblo; al llamar al despotismo absoluto “la República”, al hacer de la apostasía absoluta parte del régimen, al llamar al vicio absoluto “civilización”, al adjudicarle el nombre de “la ley” a la fuerza arbitraria y a la compulsión en nombre de la incredulidad, a la vez preocupan al Gobierno y nos han arruinado, así repartiendo golpes en nombre de los extranjeros a la supremacía del Islam, del país y del pueblo.

¡Señores! Como lo indican los cuatro terremotos severos en cuatro años coincidiendo exactamente con la agresión severa contra los estudiantes de Risale-i Nur y su persecución, ocurriendo en cada ocasión exactamente en el momento en que los estudiantes eran atacados y deteniéndose cuando cesaban los ataques, ¡ustedes son responsables de los desastres de los cielos y de la tierra que han ocurrido al condenarnos!

Said Nursi,

quien  es mantenido en total aislamiento y confinamiento solitario en la Prisión de Denizli.

* * *

 

بِاسْمِهِ سُبْحَانَهُ

Otra Parte de Mi Palabra Final

¡Señores!

El comité de expertos de Ankara ha confirmado nuestra respuesta decisiva al cargo de formar una asociación política insistentemente presentado por ustedes como un pretexto para nuestra condena, sobre la cual han decidido como se puede deducir del curso seguido por la fiscalía. Mientras que estoy sorprendido y deslumbrado por vuestra insistencia hasta este punto, se me ocurrió este significado a mi corazón: ya que la amistad, las comunidades y asambleas fraternales, y las asociaciones sinceras que pertenecen al Más Allá y la hermandad cada una son a la vez una piedra fundamental de la vida social y una necesidad esencial de la naturaleza humana, un lazo necesario y muy fuerte entre la gente, de la vida de la familia de una tribu, una nación, del Islam y de la humanidad, un punto de apoyo y un medio de consuelo frente a los asaltos de las cosas materiales e inmateriales que causan daño y alarma, que cada persona encuentra en el universo y no puede combatir por sí sola; que evita que cumpla los deberes humanos e islámicos; y ya que hay algunos que le dan el nombre de ‘sociedad política’, a pesar de que no tiene ningún frente político, a las reuniones de los estudiantes de Risale-i Nur sobre las enseñanzas de la fe, que es meritorio y es una amistad sincera centrada en las enseñanzas de la fe y del Corán y por cierto, conduce a la felicidad en este mundo, y en la religión y en el Más Allá, y es una compañía en el camino de la verdad, y la cooperación; seguramente y sin lugar a dudas, han sido engañados de una manera atroz, o bien son anarquistas extremadamente viciosos que son tanto brutalmente desfavorables para la humanidad, como tiránicamente hostiles hacia el Islam, y la enemistad escondida hacia la sociedad de forma absolutamente corrupta y depravada de anarquía, y luchan obstinada e intransigentemente como retractores contra este país y esta nación, la soberanía del Islam y las cosas sagradas de la religión, o son ateos satánicos que, trabajando en nombre de extranjeros para cortar y destruir las arterias que le dan vida a esta nación, están engañando al Gobierno y confundiendo al tribunal para destruirnos o volver contra nuestros hermanos y nuestro país nuestras armas inmateriales que hasta ahora hemos utilizado contra ellos; esos demonios, faraones y anarquistas.

El prisionero, Said Nursi

* * *

 

 

¡Señores!

Con vuestro permiso, dirigiré algunas palabras, en vuestra presencia y aparentemente a ustedes, pero de hecho al comité revolucionario secreto inclinado a la corrupción, que ha tomado muchas formas, con la idea de depravar a esta nación en nombre de la incredulidad y el ateísmo y por los extranjeros, ha empleado durante treinta o cuarenta años cada medio para atacar al Corán y las verdades de la fe, a los oficiales inhumanos y desconsiderados a quienes el comité ha convertido en un velo para sí mismo en este asunto, y a sus propagandistas disfrazados de musulmanes que han confundido a esta corte.

(La decisión de absolvernos al segundo día hizo que este discurso ardiente fuera superfluo.)

Said Nursi, en aislamiento total y confinamiento solitario.

 

* * *

La Respuesta Correcta a una Pregunta Importante

Varios oficiales de alto rango me preguntaron: “¿Por qué no aceptaste la oferta de Mustafa Kemal de un sueldo de trescientas liras y el puesto de predicador general en Kurdistán y las Provincias del Este en lugar del Sheik Sanusi? Si lo hubieras aceptado, hubieras sido de mucha utilidad para salvar las vidas de las cien mil personas que fueron asesinadas por la revolución”.

Les dije en respuesta: Risale-i Nur, que ha sido el medio para obtener para cientos de miles de nuestros compatriotas millones de años de vida en el Más Allá, ha realizado esa tarea más de mil veces, en lugar de veinte o treinta años de vida mundanal que no pude salvar para esa gente. Si hubiera aceptado la oferta, Risale-i Nur, que no puede ser una herramienta de nada ni seguir nada y sostiene el misterio de la sinceridad, no hubiera podido ser. Incluso les dije a mis hermanos respetados en la prisión: si quienes me condenaron a muerte por los golpes pesados de Risale-i Nur, que fue enviado a Ankara, salvaran su fe a través de Risale-i Nur y se libraran de la aniquilación eterna, ¡ustedes sean testigos de que los perdono con toda mi vida y mi alma!

Le dije a quienes me estaban molestando con su vigilancia en Denizli después de nuestra absolución, y a los oficiales de alto rango, al jefe de policía y a los inspectores: es una maravilla innegable de Risale-i Nur que en nueve meses de investigaciones minuciosas no se ha encontrado ningún documento ni ninguna conexión de ningún tipo con ningún movimiento, asociación o sociedad de aquí ni de fuera del país, en los veinte años de mi vida de opresión, ni en mis cientos de tratados y cartas, ni entre mis miles de alumnos. ¿Podría haberse alcanzado esta situación extraordinaria por el poder del pensamiento o por algún arreglo? Si los secretos privados de una persona durante unos años salen a la luz, seguramente habría veinte asuntos para avergonzarla o condenarla. Ya que el hecho es este, ustedes dirán que algún genio brillante indestructible está organizando este asunto, o bien que es una preservación Divina verdaderamente favorable. Sería seguramente un error desafiar a ese genio. Les causaría mucho daño al país y al pueblo. Mientras que oponerse a la preservación Divina y a la gracia del Soberano sería una obstinación faraónica.

Si dicen: “Si te liberamos y no te mantenemos bajo vigilancia, puedes contaminar la vida de nuestra sociedad con tus enseñanzas y misterios profundos”.

Respondo: Todas mis enseñanzas sin excepción han sido revisadas por el Gobierno y las autoridades judiciales, y ningún asunto se encontró que valga ni siquiera un día de castigo. Entre cuarenta y cincuenta mil copias de esas enseñanzas se han pasado de mano en mano, siendo estudiadas atentamente y con curiosidad, aún así los lectores sólo se han beneficiado, nadie ha sufrido ningún daño. También, ya que tanto la corte anterior como la presente no han podido encontrar ninguna ofensa .tipificada como delito, es una injusticia horrible y una sospecha sin sentido que ustedes interfieran con nuestra absolución otorgada por unanimidad por la nueva corte, y conmigo y con Risale-i Nur, como lo demostró fehacientemente la corte anterior, que sólo pudo dar sentencias de seis meses cada una a quince de ciento veinte de mis hermanos que estaban en prisión, sólo arbitrariamente y bajo el pretexto de cinco o diez palabras de ciento treinta tratados, en nombre de un personaje importante a los ojos del mundo. Además, no tengo nuevas enseñanzas y ninguno de mis secretos ha permanecido oculto para que deban intentar modificarlos bajo supervisión.

Ahora necesito mucho de mi libertad. He tenido suficiente vigilancia innecesaria, injusta y sin beneficio a la que se me ha sometido durante estos veinte años. Mi paciencia se ha agotado. Hay una posibilidad de que debido a mi ancianidad pronuncie las maldiciones que hasta ahora me he contenido de pronunciar. Que “Los suspiros de los oprimidos se elevan hasta el Trono Divino” es una verdad poderosa.

Entonces esos desdichados tiránicos que ocupan altos cargos a los ojos del mundo dijeron: “Ni una vez en veinte años has vestido nuestro sombrero; no te has descubierto tu cabeza en presencia ni de la corte anterior ni de las presentes; te has presentado en el atuendo anterior. Mientras que diecisiete millones han adoptado la vestimenta moderna”. Entonces respondí: en lugar de vestirme por un permiso de la Sharía y bajo la coacción de la ley, la vestimenta, no de diecisiete millones ni siquiera de siete millones, sino con su propio consentimiento y la aceptación sincera de siete mil borrachos que adoran lo europeo, prefiero vestir, según la Sharía y el temor de Allah, la vestimenta de siete mil millones de personas. No se puede decir que alguien como yo que por veinticinco años se ha recluido de la vida social “él se opone obstinadamente a nosotros”. Incluso si fuera obstinación, ya que Mustafa Kemal no pudo romperla, dos cortes no pudieron romperla, y las autoridades de tres provincias no pudieron aplastarla, ¡quiénes son ustedes para luchar sin sentido para romper esa obstinación en detrimento de tanto la nación como el Gobierno! Incluso si fuera un oponente político, ya que como lo han confirmado, él ha cortado sus conexiones con el mundo durante estos últimos veinte años y de hecho, ha estado muerto, no sería devuelto a la vida, no se involucraría sin sentido en la vida política causándose a sí mismo mucho daño, ni lucharía contra ustedes; en consecuencia es un delirio sentir miedos infundados sobre su oposición. Ya que es un delirio incluso hablar seriamente con lunáticos, dejo de hablar con quienes son como ustedes. Dije: “Hagan lo que hagan, ¡no me siento obligado hacia ustedes!”, que a la vez los enojó y los dejó en silencio. Mi palabra final es:

حَسْبُنَا اللّٰهُ وَنِعْمَ الْوَكِيلُ

حَسْبِىَ اللّٰهُ لاَ اِلهَ اِلاَّ هُوَ عَلَيْهِ تَوَكَّلْتُ وَهُوَ رَبُّ الْعَرْشِ الْعَظِيمِ

* * *

Lo Que Dije Esta Vez en mi Defensa Corta

La compasión, la conciencia, la realidad y la verdad en Risale-i Nur nos previene de involucrarnos en política. Porque a los inocentes los aquejan las calamidades y hubiéramos sido injustos hacia ellos. Algunas personas quisieron una explicación de esto, y les dije:

En el presente siglo tormentoso, el egoísmo y el racismo que procede de la civilización cruel, y las dictaduras militares que resultan de la Primera Guerra Mundial e impiedad que surge del extravío han conducido a tal tiranía extrema y despotismo excesivo que si la gente veraz defiende sus derechos por la fuerza física, o por la tiranía severa, numerosos desafortunados serán quemados con el pretexto del partidismo, y en esa situación, ellos también serán excesivamente tiránicos y serán derrotados. Porque quienes actúan y atacan por estos sentimientos, con pretextos simples, golpea de veinte a treinta personas por los errores de uno o dos, y los destruye. Si en el camino de la verdad y la justicia, la gente veraz sólo golpea a quien golpeó, gana sólo uno frente a treinta pérdidas, así está en una posición de derrota. Si, según la regla injusta de responder de la misma manera, la gente veraz también aplasta de veinte a treinta personas debido a los errores de uno o dos, entonces cometerán una injusticia horrenda en nombre de lo correcto.

Ésta entonces, con la orden del Corán, es la verdadera razón y el propósito por los que hemos evitado enérgicamente la política e interferir en el gobierno, y por nuestra aversión hacia ellos. Porque el poder de la verdad que tenemos a nuestra disposición es tal que podríamos haber defendido nuestros derechos por completo y perfectamente. Pero ya que todo es transitorio y pasajero, la muerte no muere, y la puerta de la tumba no se cierra, y si uno sufre un contratiempo, se transforma en misericordia; seguramente pondremos nuestra confianza en Allah con paciencia y gratitud, y nos quedaremos en silencio. Romper nuestro silencio por la fuerza y la coacción se opone totalmente y es contrario a la justicia, la imparcialidad y al fervor patriótico.

Para Concluir: Los miembros del Gobierno, los políticos, los administradores, la policía, y los jueces no tienen absolutamente nada por lo que luchar con nosotros. Como mucho, por el fanatismo de la incredulidad absoluta, que ningún gobierno del mundo puede defender ni a nadie que tenga inteligencia  le gusta, y el fanatismo del ateísmo, que surge del materialismo y es una plaga temible y por su maldad ciertos ateos encubiertos engañan a una cantidad de oficiales del gobierno, provocan sus sospechas, y los incitan en nuestra contra. Y decimos: si no incitaran a algunas personas sospechosas de esa manera sino a todo el mundo en nuestra contra, por la fuerza del Corán y la gracia de Allah, no huiríamos; ¡no depondríamos nuestras armas ante esa incredulidad absoluta y traicionera y ese ateísmo!

Said Nursi

  * * *

 

[1] Ya que los asuntos eran los mismos, nuestro Maestro Bediüzzaman Said Nursi, presentó la misma defensa – salteando donde fuera necesario y agregando donde fuera necesario – a la Corte de Afyon como lo hizo en Denizli. Él entonces puso la mayor parte de los discursos de la defensa de Denizli junto con los de Afyon, y les dio el nombre del Rayo Catorce. [Firmado, Sus Alumnos]

[2] Esta petición se escribió veinte días antes del terremoto de Kastamonu. A través de la fertilidad de Risale-i Nur, Kastamonu fue preservado de los desastres más que en cualquier otra provincia, pero ahora los desastres han comenzado y ¡han confirmado lo que dijimos!

[3] Dije, para estimular la ofrenda de infinito agradecimiento por una generosidad Divina suprema como la radio, que el Corán se debía recitar en la radio para que la gente pudiera escucharlo en todo el mundo, y la atmósfera del planeta se convirtiera en un recitador del Corán.